martes, 16 de septiembre de 2014

Do you love teamwork?


El trabajo en equipo es uno de los mantras actuales en las organizaciones sanitarias. Pero, ¿los "equipos" que existen son realmente equipos? ¿O son más bien pseudoequipos en base a la falacia del agrupamiento?

Aunque hay cientos de definiciones, una buena forma de entender el concepto es analizar el camino que va de la simple multidisciplinariedad (integración de funciones no interactiva, una especie de trabajo en paralelo), a la interdisciplinariedad (comunicación colaborativa) y  finalmente hasta la transdisciplinariedad (se cruzan las barreras de cada disciplina, con un intercambio activo de conocimientos y habilidades). El músico Alexander Refsum lo explica muy bien en esta entrada de su blog.


Pero, ¿realmente todos los profesionales sanitarios trabajan en equipo? La encuesta a los profesionales del NHS del año 2013 dice que el 96% de los profesionales declara que trabaja en equipo. Sin embargo, si preguntamos por las características básicas de los equipos (objetivos compartidos, interdependencia, evaluación del desempeño, etc.) seguramente el porcentaje será mucho menor, y más en este entorno de luchas gremiales, de jerarquía y de desigual nivel de colaboración.

Todos queremos trabajar en equipo (o casi todos), ¿pero confundimos grupo con equipo? ¿Mejoraría el sistema sanitario potenciando de verdad el trabajo en equipo? ¿Y cual es la fórmula para ello? Acabamos con unas líneas que extraemos de esta entrada del blog de Leticia San Martín:
Sin embargo, la realidad del día a día muestra cómo a los profesionales sanitarios les cuesta trabajar en equipo. Esto es debido a muchos motivos, pero principalmente a que ni hemos sido formados para ello, ni nuestro sistema profesional se rige por la lógica de la colaboración. Arrastramos una cultura profesional de diferenciación, de demarcación de territorios, que a todas luces, no concuerda con la lógica del trabajo en equipo.

Algunas lecturas adicionales:
Teamwork in healthcare: Promoting effective teamwork in healthcare in Canada. Enlace al texto completo
Improving patient safety with effective teamwork and communication: Literature review needs assessment, evaluation of training tools and expert consultations. Enlace al texto completo.

domingo, 14 de septiembre de 2014

El resumen de la semana ambigua


Ayer escuchamos, casi por casualidad, un CD con algunos temas antiguos. En una canción aparecía un concepto que merece la pena recordar de vez en cuando: todo cambia, siempre. El más duro verano no es más que el anuncio del otoño, el frío invierno siempre desemboca en la primavera, la lluvia siempre escampa y el más duro de los días siempre termina arrancado del calendario. 

Ese equilibrio entre extremos, tan difícil de mantener, es nuestro día a día. Y aunque los relojes marquen las horas de forma inexorable, siempre es posible detener el tiempo un par de segundos y romper con la inercia. Puede que después todo se vuelva en nuestra contra, pero... será temporal. Y si esa inercia no te permite leer tus blogs favoritos, nos hemos dedicado a seleccionar algunos de nuestros enlaces favoritos de la semana. Aquí los tienes:

El curriculum es útil pero hay cosas más importantes. Si aún lo dudas, no te pierdas esta entrada con forma de carta que la doctora Jomeini publica en su blog. Aunque la dirige a los estudiantes de medicina, creemos que es útil para otros estudiantes.

Cada vez se dan más pasos para el libre acceso a los datos procedentes de ensayos clínicos. De hecho, en el último número de la revista JAMA se incluye un interesante editorial centrado en ese tema. Os dejamos con una fragmento que resume muy bien el planteamiento de los autores: "The recognition that one trial can potentially lead to different findings and conclusions depending on many discretionary decisions that are made about the data and reanalyses almost mandates that those choices are transparent and described in detail—and that others have the chance to replicate them."

En Estados Unidos, la obesidad es quizás uno de los quebraderos de cabeza a la hora de hablar de salud. Hace poco se publicaban nuevos datos en la web The State of Obesity, un proyecto del Trust for America's Health y de la Robert Wood Johnson Foundation que busca elaborar y difundir estrategias para controlar y reducir la obesidad en la población estadounidense. Algunos datos y su desglose por estado han sido comentados en este artículo de la revista Time.

No sabemos si reir o llorar... En cuanto Apple ha anunciado el lanzamiento de su nuevo reloj, todos los medios especializados en tecnología sanitaria empiezan a bombardear la red con reseñas sobre el nuevo juguetito con logo afrutado. Un buen ejemplo es esta entrada de iMedicalApps sobre su uso para pacientes con diabetes. Esperemos que su uso en salud llegue más lejos que en el caso de las Google Glass.

Deporte y salud siempre van de la mano, en lo positivo y a veces también en lo negativo. El New York Times nos sorprendía hace unos días con un titular muy llamativo (casi alarmista): "Brain Trauma to Affect One in Three Players, N.F.L. Agrees". Aunque se trata de una conclusión compartida por otros estudios anteriores, en este caso el dato procede de un informe elaborado por diversos expertos para la juez de la demanda planteada por 5000 ex-jugadores de la NFL contra la liga por la mayor probabilidad que tienen de sufrir enfermedades neurológicas. 

Y si antes hemos hablado de Google y sus gafas, no podemos olvidar el último gran proyecto de Google en el área de la salud: Calico. La noticia de la semana, que comenta el blog Blogaceutics, es el acuerdo entre Google y la farma Abbvie para el estudio de las enfermedades neurodegenerativas. Curiosamente, del proyecto Calico se conocen muy pocos detalles y sigue siendo un gran desconocido.

El casco, la bici y la seguridad. En Mapping Ignorance analizan la evidencia alrededor de su uso obligatorio y de la prevención de accidentes. En resumen, el casco ayuda pero las leyes que obligan a usarlo no consiguen el resultado deseado. Lectura muy recomendada.

En el blog Avances en Gestión Clínica comentan un reciente artículo de Peter Ubel en Forbes sobre la caída del precio de los tests genéticos. Este descenso de precio, ¿va a acabar provocando que todo el mundo se haga estas pruebas y empiecen a aparecer sospechas de mutaciones genéticas cada día? 

Hemos visto debates en twitter de mil y un temas, pero nos alegra comprobar como algunas áreas temáticas muy concretas (y poco numerosas a priori) también se lanzan a la conversación en las redes. En el caso de la oncología radioterápica, el blog Carpe Diem comenta la iniciativa #radonc sobre encuentros 2.0 al más puro estilo de los journal club (comentando artículos concretos que previamente se anuncian). Mucha suerte a esta iniciativa.

Es (desgraciadamente) habitual que en las residencias e instituciones para personas mayores se usen sujeciones, tanto físicas como químicas (tranquilizantes por ejemplo) para algunos usuarios. En el blog Hemos Leído revisan diversas guías y artículos sobre estos temas y además nos ayudan a conocer iniciativas como la de los Centros libres de sujeciones en el marco del Programa Desatar al Anciano y al Enfermo de Alzheimer.

Esta semana se ha publicado el avance del nuevo disco de Damien Rice. Y como nos encanta, pues aquí tenéis una canción. Feliz domingo... ¡y lunes!


miércoles, 10 de septiembre de 2014

Dos punto miedo



Internet y las redes sociales siguen provocando miedo en las organizaciones sanitarias...

Miedo ante la gran disponibilidad de información y conocimiento. Una información que siempre ha estado ahí, antes se leía en revistas, periódicos o se veía en la televisión, y ahora es mucho más accesible. Algunos de los titulares sobre el caso Ashya King ponen el énfasis en el riesgo de internet, pero ¿realmente es internet un riesgo? ¿no será que aún no hemos sabido adaptarnos?


Miedo a que los profesionales sanitarios usen internet. Un buen ejemplo es este enlace de Expansión bajo el título "A mi jefe no le hace gracia mi influencia en las redes sociales". Todavía hoy, muchos jefes y directivos creen que si un profesional de su organización utiliza las redes sociales está: (a) perdiendo el tiempo; (b) jugando; (c) es un acto de rebeldía y desobediencia (del estilo "el que se mueve no sale en la foto"); (d) todas son correctas.

Miedo al uso de internet y las redes sociales. Teniendo en cuenta que la web 2.0 es una herramienta esencial de comunicación, promoción de la salud y aprendizaje, negarse a su uso es como renunciar a sus posibilidades. Un buen ejemplo de como se intenta desacreditar la información creada de forma colectiva es este post de Rafa Bravo titulado "Quien teme a la wikipedia? (2)".

El cambio es cuestión de tiempo... No es posible en pleno siglo XXI temer algo tan básico y tan humano como la comunicación y el intercambio de conocimiento. Quizás esta canción de Tears for Fears no vaya muy desencaminada...

lunes, 8 de septiembre de 2014

Frágil

Todo tiene su lado difícil, el lado de la incertidumbre, el lado del "y si...". Pero tanto los momentos buenos como los malos, e incluso los momentos que aún no se sabe como van a ser, hay que tomarlos de cara, con los ojos abiertos y con muchas ganas de aprender. 

Bien podríamos recordar a Serrat cuando cantaba aquello de que "nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio", pero hoy preferimos escuchar la versión que Love of Lesbian y Zahara hacen de un clásico de Nacha Pop.

Un mundo lleno de monstruos (de papel). Bienvenidos a la realidad...

domingo, 7 de septiembre de 2014

Nichiioobi: resumen y vuelta al cole



Y tras esta pausa vacacional, volvemos al ataque con el resumen del domingo. Un resumen que selecciona pero no agrega (para evitar que el canon AEDE nos salpique, jeje) y que únicamente pretende difundir contenidos de interés que se publican en blogs sanitarios en castellano e inglés (principalmente).

Aquí tenéis nuestros enlaces favoritos de la semana, aunque hay muchos más. Ya sabes que si quieres recomendarnos algún enlace, puedes escribirnos a saludconcosas (arroba) gmail (punto) com. Empezamos con fuerza:

El blog Pediatría Basada en Pruebas publica todos los sábados una sección titulada Cine y Pediatría, que coordina Javier González de Dios. Hace unos días dedicaba la sección a la película "Efectos secundarios", una historia sobre nuevos tratamientos con efectos secundarios poco conocidos (o poco difundidos), lo que le sirve de excusa para recordar las películas sobre medicamentos, pacientes, profesionales e industria farmacéutica.

Seguimos con cine. Naukas publica un interesante post a raíz del lanzamiento de la película Lucy y su relación con el mito de que el ser humano sólo utiliza el 10% de su capacidad cerebral. Más allá del guión, un texto necesario para evitar que estas falsas creencias se difundan.

Si hablamos de Lean, tenemos que hablar de Osenseis, nuestra web de referencia sobre Lean y sanidad en castellano. Si alguien quiere conocer experiencias reales en el terreno de la logística sanitaria aplicando metodología Lean, el próximo 23 de septiembre se celebra una jornada en Madrid. Toda la información en esta entrada del blog de Osenseis.

La salud y la comunicación siempre deben ir de la mano, y es que cualquier momento es bueno (y útil) para lanzar mensajes de promoción y educación en salud. En la web Cuidando, Serafín nos pone un buen ejemplo: el enfermero Paco de Haro cocina en un programa de televisión unas recetas saludables y aprovecha el momento para, además de explicar las recetas, comentar otros temas sobre salud como las úlceras por presión.

En su blog de gestión clínica, Jordi Varela habla de Atul Gawande y su nuevo libro: Being Mortal. El conocido autor del libro "El manifiesto checklist" se adentra esta vez en el campo de los cuidados en el final de la vida. ¿Medicina frente a humanismo? ¿Es posible que vayan de la mano? En el libro, Atul cuenta experiencias para mejorar la atención y los cuidados y habla con distintos profesionales.

El tema de las apps de salud no tiene fin (ni principio). Esta vez, gracias a un interesante artículo de la web Mass Device, hablamos de las apps de salud y la política de privacidad. ¿Sabes que hace con tus datos tu app favorita de salud o de tracking? ¿Tiene política de privacidad? Una serie de preguntas que deberíamos hacernos antes de empezar a usar una nueva app... por si acaso.

Nos encanta leer sobre periodismo y salud, y de hecho hemos publicado algunas entradas sobre el tema. Y ya que nuestra gran amiga Taite ha decidido embarcarse en otras aventuras (su blog A propósito de un caso es un referente en temas de periodismo sanitario), esta vez nos acercamos a ese mundo con el blog "Curar a veces" de Ana de Pablo. En esta entrada comenta algunas noticias que olvidan el secreto médico y la necesaria confidencialidad a la hora de difundir datos de salud. ¿Y nadie dice/hace nada?

Hoy no acabamos con música, que a veces hay que ser transgresores con nosotros mismos. Se trata de una reciente campaña publicitaria de Ikea sobre su nuevo catálogo que parodia el mundo Apple y demuestra que el papel sigue teniendo su hueco en el mundo. El imprescindible de la semana, sin duda.

miércoles, 3 de septiembre de 2014

La asimetría 2.0



Hace unos días, la Comisión Gestora publicaba una entrada titulada "Debates asimétricos" hablando de las conversaciones en la red, tanto en los blogs, como en twitter y facebook. Su gran duda era si los debates que se generan en las redes, importan al grueso de la profesión. Es decir, ¿lo que se comenta en las redes serias tiene que ver con las preocupaciones del profesional de a pie?

Su ejemplo era muy sencillo: un debate sobre el doctorado en enfermería ¿importa a todo el mundo? Citando su entrada: "Mientras nuestras élites (os considero la élite de la profesión) debate sobre si el doctorado debería contar en las bolsas de trabajo, las enfermeras numerarias de la mayoría de los centros hablan de condiciones laborales, de los ajustes en las plantillas, de falta de liderazgo en la profesión o de cosas mucho más mundanas y del diario."

La famosa conversación 2.0 ¿son los padres? ¿es endogámica? ¿tiene efectos más allá de las personas que comparten la información? Precisamente, alrededor del fenómeno de la blogosfera, la revista ENE publicó en 2013 un post analizando la iniciativa #reposiblog (que pretendía indexar en una revista digital la producción relevante de la blogosfera enfermera). Entre las diez razones que argumentaron, hay algunas que merece la pena destacar:
4.- Narcicismo blogosférico. Yo, yo mismo y mi blog. 
5.- Disfunción narcotizante 2.0. Comidos por la inmediatez. 
9.- Libertad de cátedra del bloguero. ¿Por qué ser evaluado? 
10.- Dificultades inherentes a un proyecto colaborativo, altruista y sin resultados a corto plazo

Hace unos días estuvimos precisamente revisando los datos del grupo de Linkedin "Gestión Sanitaria" que se creó en diciembre de 2009 y que cuenta actualmente con más de 9000 miembros. Los debates con el tiempo se han hecho más breves, es difícil encontrar conversaciones de más de 5 respuestas (lo más habitual es el debate que no tiene respuestas) y actualmente se bloquean más del 30% de las aportaciones de inicio de debate dado que son publicidad. Además es habitual encontrar a usuarios que utilizan el grupo como plataforma de difusión de su propio blog, colgando el enlace a todas sus entradas sin plantear ninguna pregunta, debate o conversación sobre el contenido. Quizás Linkedin ya no es lo que era...

¿Las redes sociales y las comunidades virtuales cansan? ¿Hay un ciclo de vida del usuario de las redes sociales? ¿Las redes tienen que revitalizarse para adaptarse a la evolución de sus usuarios? ¿Realmente con aportar conversación sobre temas trascendentales es suficiente o buscamos algo más? Quizás todo se resuma en la ley de murphy bloguera: el debate sobre temas serios interesa a algunos, pero si hablas de temas mundanos se colapsa el servidor.


lunes, 1 de septiembre de 2014

De lo bueno, lo mejor



De los creadores de "El placebo caro tiene más efecto que el placebo barato" llega "a mayor precio, mejores cuidados sanitarios". Claro que, con un mercado sanitario en el que una apendicectomía puede costarle al paciente entre 1529 dólares y 182955 dólares (sí, sí, son seis cifras), es lógico que el ciudadano busque alguna diferencia que justifique esos importes.



El estudio original ha sido elaborado por The Associated Press-NORC Center for Public Affairs Research que lo ha publicado en su web, por si alguien quiere echarle un vistazo (la verdad es que hay datos muy interesantes). En relación a la conclusión del estudio, Brad Wright (profesor de la Universidad de Iowa) publicó un post en el blog de Kevin MD planteando preguntas como esta:
At what point does the additional cost simply become a meaningless signal, unrelated to additional gains in quality, and representing excessively wasteful health care spending?
Sobre la relación entre coste (y precio) y calidad en los hospitales estadounidenses, os recomendamos algunas lecturas como
+ "Decreasing Hospital Costs While Maintaining Quality Can It Be Done?", publicado en 2010 en JAMA Internal Medicine. Dado que la percepción es que los mejores cuidados cuestan más, este artículo analiza si es posible reducir el coste de los servicios manteniendo la calidad.
+ "The Precarious Pricing System For Hospital Services" publicado en 2006 en Health Affairs. 
+ Dando un paso más, y de cara a conocer la relación entre gasto sanitario y resultados en salud, calidad asistencial y satisfacción del paciente, hay una serie de artículos publicados en Annals of Internal Medicine que son ya un clásico en la materia. El título es "The Implications of Regional Variations in Medicare Spending" y aquí tenéis las dos partes: "Part 1: The Content, Quality, and Accessibility of Care" y "Part 2: Health Outcomes and Satisfaction with Care".

miércoles, 27 de agosto de 2014

El que se mueve no sale en la foto: la desobediencia en las organizaciones sanitarias



Alfonso Guerra, en su época de dirigente socialista, pronunció una frase que casi resume esta entrada: "El que se mueve no sale en la foto". En otras palabras, la desobediencia, no seguir las reglas o abrir nuevos caminos eran hechos que tenían un precio muy caro.

En la actualidad, muchos autores promueven la desobediencia controlada como factor de éxito en las organizaciones. Desde una premisa así, Risto Mejide lanzó su obra Annoyomics que invitaba a molestar a los demás buscando el lado crítico que todos tenemos. También Santi Garcia, en su blog,  habla de desobediencia, entendida como "la voluntad decidida de cuestionar y no acatar esas normas que existen en todas las organizaciones y que no tienen sentido o incluso son perjudiciales para el conjunto de la organización, en la medida que limitan su capacidad para responder con agilidad y eficacia a los desafíos con que se enfrenta".

Pero, ¿sale rentable ser desobediente en una organización sanitaria tradicional? ¿Están los líderes, jefes, directivos y políticos preparados para un entorno de profesionales que cuestionan las normas? La desobediencia inteligente (o controlada) y el inconformismo deberían ser los motores de nuestros hospitales, buscando darle la vuelta a los procesos, las estructuras, la distribución de poder, etc. Pero siempre con la perspectiva de mejora colectiva y no pensando exclusivamente en el beneficio personal (aunque es obvio merece la pena aclararlo). 

Sin embargo, en un entorno tan jerárquico y con una rancia distribución de poder anclada en el pasado, es difícil que el desobediente tenga éxito. En el NHS buscaban ese espíritu crítico en la escuela de radicales sanitarios que lanzaron, un gesto desde la propia organización para que el profesional se de cuenta que hablar, cuestionar, participar, preguntar y proponer son verbos de máxima actualidad. Sin embargo, en algunas organizaciones sanitarias el profesional dócil sigue teniendo siempre más puntos, y más aún cuando la endogamía sigue campando a sus anchas. 

Y volvemos a lo de siempre: miedo, querer que todo siga igual, mantener privilegios, evitar problemas, etc. Un clásico de la gestión...

lunes, 25 de agosto de 2014

La estrategia



Releyendo un post del blog Gestión de Enfermería (que por cierto esta semana cumple dos añitos, así que felicidades) sobre dirección estratégica nos tropezamos con esta frase:
"Todas nuestras organizaciones sanitarias poseen planes estratégicos que marcan las lineas hacia donde deben dirigirse los servicios de salud."

¿Todas las organizaciones tienen un plan estratégico? ¿Elaborado con la participación de todos los profesionales y agentes sociales? ¿Seguro? Mirando un poco hacia atrás, recordamos aquella época en la que el Insalud "obligó" a todos los centros a elaborar su plan estratégico, lo que consiguió al menos que en muchos centros la estrategia y la participación fueran conceptos habituales. Quizás fue una moda, pero consiguió que los profesionales (y a veces los pacientes) se sentaran y miraran hacia adelante, buscando objetivos comunes y líneas de trabajo claras.

Pero todo cambió... Y salvo algunos servicios de salud muy centrados en estos temas, los demás han dejado de lado la estrategia y el futuro de sus hospitales, áreas integradas, gerencias de atención primaria. Claro, teniendo en cuenta que si en el caso del Plan de Salud (una exigencia de la Ley General de Sanidad) hay 6 comunidades que no lo tienen actualizado, no queremos pensar que ocurre con otros documentos de carácter voluntario... 

¿Sabes cual es el rumbo de tu hospital o de tu área de salud? ¿Cuales son sus objetivos asistenciales a medio y largo plazo? ¿Y los objetivos en resultados de salud de los ciudadanos que se pretenden alcanzar? ¿Has colaborado en la elaboración de esa estrategia en tu centro o área? A veces la mejor estrategia es la más sencilla, y aunque en algunos centros el proceso de elaboración es complejo (generalmente en el marco de un trabajo previo de gestión por procesos y de EFQM, como en este Plan del Hospital de Galdakao-Usansolo), en otros es posible llegar a un punto de encuentro válido con técnicas sencillas y, sobre todo, con ideas...

Lo importante del plan estratégico de un centro sanitario o un área de atención primaria no es el documento, sino la metodología y la colaboración que se alcanza a la hora de elaborarlo. Además, sirve de guía para los profesionales de cara al desarrollo futuro: cartera de servicios, investigación, grandes reformas, etc. En un entorno de directivos que duran 4 años en el puesto y de políticos que busca rédito electoral, una buena estrategia a largo plazo es símbolo de continuidad, de rumbo claro. Y así el miedo a los cambios bruscos se diluye, ya que el nuevo directivo tiene unos objetivos predeterminados... 

Aunque hay muchos modelos y tipos, aquí os dejamos el procedimiento de elaboración que ha empleado el Área de Gestión Sanitaria Sur de Granada en su Plan Estratégico:




jueves, 21 de agosto de 2014

Unos kilitos de más


La obesidad en los países avanzados es un grave problema de salud, además de un elemento que pone en peligro la sostenibilidad del sistema sanitario. Hace unos días, Simon Stevens (jefazo del NHS) dio un paso más en la estrategia del NHS para combatir la obesidad al proponer que los profesionales sanitarios del NHS tengan planes específicos para perder peso. El objetivo primordial: dar ejemplo a los ciudadanos.

Aunque no hay una estrategia clara todavía, Stevens avanzó algunas ideas como la puesta en marcha de gimnasios en los centros sanitarios (o en los alrededores) para su uso por los profesionales, promoción del uso de bicicletas (construcción de carriles-bici en los accesos a los centros sanitarios), exigir la retirada de los establecimientos de comida rápida de los centros sanitarios (como aquella mítica hamburguesa de la paz), etc. ¿Y qué se consigue con estas medidas?

Además de tener a unos profesionales más sanos, es evidente que la imagen que se da al ciudadano a la hora de ofrecer consejos para perder peso sale más reforzada. Joyce Ho se lo preguntaba hace unos años en el blog Kevin MD: Would you accept obesity advice from a fat doctor? Es decir, ¿debemos predicar con el ejemplo? ¿Los profesionales sanitarios con algún kilito de más deben dar consejos para perder peso?

La evidencia es clara al respecto. En un estudio publicado en la revista Obesity y titulado "Impact of Physician BMI on Obesity Care and Beliefs" se entrevistó a 500 médicos de primaria con el objetivo de conocer como afectaba su índice de masa corporal en su actitud ante un paciente obeso. Además de otros resultados, hay uno que destaca especialmente: los profesionales suelen calificar como obeso al paciente cuyo peso es superior al del propio profesional. De hecho, los profesionales con un IMC normal tenían una mayor probabilidad de ofrecer estrategias de reducción de peso frente a los médicos con mayor IMC.

Pero, ¿y la imagen? En otro estudio, publicado en International Journal of Obesity ("The effect of physicians’ body weight on patient attitudes: implications for physician selection, trust and adherence to medical advice") se entrevistó a 358 pacientes. En este caso, los resultados mostraron que los pacientes (independientemente de su propio peso) desconfiaban de los médicos con sobrepeso, siendo su consejo médico menos fiable que el de otros médicos con peso normal. En resumen, que la efectividad del consejo médico depende del peso del profesional.

Curiosamente, Francois Fouin (un médico retirado) publicó en julio de 2013 una carta en el BMJ con un título que buscaba la polémica: "It's time to ban obesity in NHS employees". En los pocos párrafos del texto, Fouin llegaba a proponer una nueva norma de selección de profesionales que limitara el acceso al NHS de las personas cuyo peso sobrepasara en un 10% el peso promedio (con excepciones). La carta recibió más de 15 respuestas, y aunque la mayoría coincidía con el autor en apuntar a la obesidad como un gran problema de salud, pocas respuestas apoyaban su propuesta. Además del factor de la discriminación, algunas respuestas recordaban que los profesionales sanitarios son humanos y no autómatas, y que el objetivo principal de su trabajo es ofrecer los mejores cuidados al paciente y no tener un cuerpo perfecto. De hecho, ¿es peor profesional el que tiene sobrepeso? Por supuesto que no, pero como os podéis imaginar, el debate fue tenso.

¿Y qué podemos hacer? Lo primero es crear campañas internas de promoción del ejercicio físico, prohibir la comida rápida dentro de los centros sanitarios, promover los hábitos saludables (el menú con menos calorías puede ser más barato, gimnasio subvencionado, estrategias de promoción del ejercicio como el Club del Paseo) e incluso incentivar con premios ciertos comportamientos saludables mediante programas de gamificación.

Pero, ¿y la visión del paciente? ¿Como cambiar su percepción ante el consejo médico del profesional con sobrepeso? ¿Y ante el profesional que fuma en la puerta del centro sanitario y que en la consulta ha ordenado al paciente que deje de fumar? La separación entre la vida personal y la laboral del profesional sanitario es esencial y debe respetarse al máximo, pero quizás haya que reforzar determinadas habilidades comunicativas para reforzar el mensaje.

Por cierto, esta misma entrada podía haber sido escrita hablando de profesionales sin sobrepeso que fuman o consumen drogas. En ningún momento hemos pretendido asociar obesidad con profesionalidad.


martes, 19 de agosto de 2014

Cuestión de extremos



En el mundo de la gestión sanitaria, los jefes tienen dos opciones extremas: orientación a resultados y orientación a personas. Lógicamente, lo óptimo es una mezcla: una gestión orientada a las personas, buscando crear equipo, motivando a los profesionales, pero también alineando los objetivos institucionales con los de cada grupo para así conseguir los resultados que se establezcan.

Existen directivos/jefes/gestores que sólo se orientan a resultados. Es decir, toman casi exclusivamente medidas, sin escuchar ni a los profesionales ni a los pacientes. Medidas que desmotivan, que no refuerzan comportamientos positivos y que consiguen que el gestor se convierta en un capataz y que el profesional "desconecte" de su institución al sentirse parte de un rebaño. 

Otros directivos deciden centrarse en las personas. Quizás a corto plazo cueste cumplir los objetivos, pero a medio plazo es mucho más sencillo alcanzarlos, sobre todo si se explican, comparten y adaptan previamente. Y además, los profesionales se sienten partícipes de la marcha de la institución. El problema es que trabajar codo a codo con los profesionales y los ciudadanos puede ayudar a comprobar que los objetivos institucionales no tienen sentido y se coloquen en un segundo plano. 

Paradójicamente, para algunos políticos, el jefe que se sólo centra en resultados y cumple objetivos, es un buen líder pese a que acaba siendo el adalid del "hamster health care". El que sólo se centra en personas es un blando y un mal jefe, profesionales motivados pero sin cumplir con unos objetivos en los que nadie cree. Ironías de la vida... y del destino.


domingo, 17 de agosto de 2014

El resumen sin título


Caen los días y la segunda quincena de agosto echa a andar. En breve, las rebequitas serán la prenda de moda, las vacaciones formarán parte del pasado (salvo excepciones, claro) y llegará de nuevo el día mundial de las enfermedades inventadas. El tiempo pasa y por eso hay que exprimirlo bien, como decía aquella escena de El Club de los Poetas Muertos.

Esta semana hablamos un poco de todo, incluso de Ébola. Y aunque el caos y la desidia suelen ser compañeros de viaje en verano, hemos intentado ofreceros algunos de los textos más interesantes e inspiradores (o eso pensamos). Gracias por estar ahí... Empezamos:

Las herramientas de siempre y el problema de su incorporación a unos procesos inflexibles. Un claro ejemplo es el teléfono, que sigue siendo el amigo útil que cuesta incluir en los centros de salud (junto con su colega el correo electrónico). En el blog del Nuffield Trust hablan un poco del teléfono y del acceso a la atención primaria.

El futuro de la medicina y de la salud puede que tenga algo que ver con las ideas de los 8 jóvenes de entre 10 y 21 años que recoge este artículo de la web de CNN. Genes, células, salud pública, cáncer, etc... Nuevas ideas para la medicina de mañana.

A veces parece que las terapias alternativas son el maná para la salud y que la evidencia no es más que una barrera al cambio de los más clásicos y conservadores. Utilizando como ejemplo la homeopatía, en el blog Pediatría Basada en Pruebas revisan nuevos programas ¿políticos? que abrazan estas terapias y las colocan al mismo nivel que otras que cuentan con el aval de la ciencia.

La mezcla de moral y justicia es un dilema al que nos enfrentamos casi a diario en nuestra sociedad, e inclinar la balanza hacia un lado u otro puede provocarnos muchos dolores de cabeza. Hemos encontrado un interesante texto en el blog "Pop Psychology" que precisamente trata ese tema: "Is morality all about being fair?".

Mónica Lalanda traza un relato sencillo e intenso sobre botones, familias, realidad social y medicina (aunque de esto último hay muy poco). Una historia que nos acerca a una realidad muy próxima, la de nuestra propia familia. La reflexión de la semana en su blog Médico a Cuadros.

Cuando un famoso hace algo, se produce un efecto imitación: un gran ejemplo fue el efecto en la realización de mamografías tras el cáncer de mama que sufrió Kylie Minogue (aunque hay muchos ejemplos no relacionados con la salud). En esta noticia del New York Times dan un paso más y se plantean si hay un efecto contagioso en los suicidios de famosos.

Acabamos con el ebola. Primero este post de Mass Device que se pregunta donde queda la ética en relación a la noticia de que los dos pacientes estadounidenses con Ebola recibieron la nueva terapia experimental ZMapp. Dos dudas con mucho debate: ¿es ético dar a estos pacientes un medicamento aún en fase de desarrollo? ¿y por qué se reserva ese uso experimental para pacientes de Estados Unidos y no para los pacientes de los países africanos? Dado que el único paciente español (ya fallecido) también recibió este tratamiento, hay un interesante post en el blog Médico Crítico que se plantea preguntas muy similares.

Además, y desde el punto de vista informativo, el Ébola vuelve a las portadas tras la activación del protocolo por un posible caso ayer en Alicante. Lo más llamativo es que, en una semana con más de 5 posibles casos en toda España, sólo este haya salido en prensa. ¿Faltaban noticias para el domingo? Por cierto, si alguien tiene dudas o quiere saber algo más del protocolo, os recomendamos esta entrada del blog Signos Vitales 2.0

Este fin de semana se ha celebrado el festival Sonorama en Aranda de Duero (Burgos). Y aunque Raphael ha sido el protagonista musical, al menos para los medios de comunicación, nos quedamos con esta canción de otro de los grupos que ha pasado por el escenario: León Benavente. Feliz domingo para tod@s

 

miércoles, 13 de agosto de 2014

It's about time: el reloj, el paciente y el profesional


Gracias a twitter, rescatamos un artículo de Sergio Minué en Diario Médico titulado "Frankenstein en la consulta" acerca de la relación médico-paciente y de la conversación como herramienta diagnóstica y terapéutica. Una de las frases que más nos llama la atención es esta: "el tiempo que transcurre desde que el paciente comienza a hablar hasta que es interrumpido es solo de 22 segundos". Un dato procedente de un estudio realizado en Estados Unidos y Canadá y publicado en JAMA en 1999.

Escuchar al paciente es una de las habilidades clínicas más importante en atención primaria, y de hecho existe el concepto de narrativa curativa para definir las historias que el paciente cuenta y que son la clave de su problema, y generalmente de la solución a este. Sin embargo, con un tiempo medio de consulta en atención primaria tan corto parece difícil cumplir con todas las características de la entrevista perfecta.

Dando la vuelta al punto de partida de este post, ante el dato de 22 segundos como tiempo medio hasta la interrupción, nos deberíamos preguntar: ¿cual es el tiempo medio de expoxisición del paciente si nadie le interrumpe y se utilizan estrategias de escucha activa?

Un breve artículo publicado en 1999 en el BMJ, titulado "Time to let the patient speak", analizaba este problema con un breve estudio de varias consultas en Londres. El tiempo medio de monólogo del paciente sin interrupción era de... ¡menos de dos minutos!


El estudio fue repetido en un área de consultas externas de medicina interna y se publicó en 2002 en BMJ y los datos fueron parecidos: el 78% de los pacientes finalizó su exposición inicial en menos de dos minutos.


En el campo de la atención primaria en España, la revista Atención Primaria publicó el artículo "Tiempos durante la visita médica en atención primaria" en el que se analizaron 289 encuentros médicos. En este caso, el tiempo medio de exposición del paciente fue de menos de 20 segundos, a los que podemos unir los 50 segundos de interrogación. En total, la distribución de tiempos es la siguiente:


El problema del tiempo es un "clásico" en atención primaria, sin embargo es llamativo comprobar como hay la frecuentación (con poblaciones similares) depende mucho del profesional y del manejo que hace de sus pacientes. ¿Puede cada profesional gestionar su demanda y ajustarla al tiempo de que dispone? ¿Es necesario reducir los cupos sin más? ¿El tiempo necesario depende de cada profesional y del tipo de población que incluye su cupo? Como dice Casajuana en "La renovación de la atención primaria desde la consulta":
"deberíamos olvidarnos de la actitud fatalista ante la frecuentación y ser conscientes de nuestra posibilidad real para actuar sobre ella. Es cierto que estamos en un entorno que muchas veces utiliza el servicio de salud como un bien de consumo, pero no es menos cierto que tenemos la capacidad para actuar de forma efectiva sobre nuestra demanda".

En resumen, vuelve a ser el momento de recordar que debemos dejar de hacer (lo superfluo) para poder hacer (lo necesario)...

lunes, 11 de agosto de 2014

La realidad era esto



Bryan Vartabedian es médico y autor del blog 33 charts, quizás una de las visiones más reflexivas e interesantes sobre sanidad, salud y redes sociales. En un reciente post titulado "Lockstep medicine" (lockstep es la forma típica de desfilar, un soldado detrás de otro) ironizaba sobre algunas de las contradicciones entre los hechos reales y los planteamientos futuros de nuestro sistema sanitario.

Hemos robado algunas de las reflexiones que propone Bryan:
  • Idolatramos el liderazgo pero promovemos la gestión.
  • Marginamos la visión mientras premiamos el proceso.
  • Somos formados como "respondedores" y no como iniciadores.
  • Propagamos la cultura del permiso.
  • Creemos que el liderazgo innovador y la transmisión de ideas ocurren gracias a una plataforma de comunicación del siglo XVII.


En nuestro entorno podríamos añadir algunas más:
  • Debatimos sobre gestión clínica, sin saber siquiera adonde queremos llegar.
  • Lo mismo con los crónicos: lo tenemos claro pero no sabemos que modelo diseñar, como financiarlo y como encajarlo en nuestra organización.
  • Todos hablamos de educación y promoción de la salud, pero la tecnología y la innovación se llevan el protagonismo. Y adoptamos herramientas que nos deslumbran sin analizar su eficacia.
  • Hablamos de desinversión basada en la evidencia, pero "mejor no toques nada por si alguien se enfada".
  • Queremos centrar el sistema sanitario en el paciente, pero todo acaban siendo peleas para proteger chiringuitos gremiales (sindicatos, colegios, sociedades, etc).
  • Sabemos resolver los problemas más recientes, pero los problemas de siempre (que más bien debieran ser "características") siguen ahí, como el dinosaurio.
  • La ética es sagrada, pero a muchos les da igual que un premio a la lucha contra la obesidad sea para una clínica quirúrgica, que el ministerio avale la homeopatía o que algunas sociedades científicas parezcan sociedades mercantiles.
  • ¿Profesionalizar la gestión sanitaria? Todos se apuntan, pero que empiece el siguiente...
  • Y como estos, muchos más. 

En definitiva, el presente y el futuro cercano responden un poco a aquella frase de Lampedusa: "Si queremos que todo siga como está, es preciso que todo cambie."

domingo, 10 de agosto de 2014

Del letargo a la alarma en dos telediarios: el resumen de la semana


No queríamos hablar de la noticia de la semana, queríamos dejar el ébola guardado en una cajita y esperar a que el brote acabara pronto. Pero la realidad (aumentada hasta el infinito por la televisión y otros medios) ha conseguido que el ébola sea la conversación de moda. Y por eso hoy, entre otras muchas cosas, hablamos del tema de moda.

Pero la semana tiene otros temas, otras voces, otra melodía... Aquí tenéis nuestros enlaces favoritos de la semana: 

Empezamos con Salvador Casado y la medicina de familia. En una reciente entrada de su blog, Salvador habla sobre la actual situación del médico de familia en un entorno en el que cada vez se diluye su figura ante la hiperespecialización creciente en el sistema sanitario. La continuidad de cuidados frente a la fragmentación: más que contrarios, complementarios.

Osteba ha editado un informe de evaluación sobre el uso de sysadoas en el tratamiento de la artrosis y la conclusión es muy clara: estos medicamentos no deben ser usados en la artrosis por su "baja o nula eficacia". Hay que decirlo más...

Una noticia más sobre medicamentos caros, en este caso para cáncer de mamá. En The Guardian nos cuentan la historia de la reacción del NICE ante la inflexibilidad de Roche para bajar el precio de Kadcycla, un medicamento para cáncer de mama avanzado. De nuevo el dilema de la eficiencia y del tope máximo para tratamientos caros...

La verdad es que las listas nos encantan: los diez momentos del año, los cinco libros del mes, las series de la década... Por eso, cuando hemos visto el post "11 truths of digital health" en el blog de Rock Health no nos hemos podido resistir. Once frases de las que dan en el clavo, y como muestra un botón: "You have a doctor who costs half a million a year spending a quarter of their day doing coding, reimbursement, note-taking—that’s not why they went to medical school and that’s not a good use of time".

Esta semana es la del Ebola, así que aquí tenéis nuestros textos favoritos. Como ya sabéis, el alarmismo no es lo nuestro, así que no busquéis aquí conspiraciones ni nada parecido. Un primer tema ha sido la repatriación del infectado de nacionalidad española para su tratamiento en el Hospital Carlos III. Dos reflexiones interesantes son: la que firma Repullo en su blog Repu Nomada y la de Óscar Zurriaga en el blog Epi y Más.

Ya entrando en materia, han surgido muchas dudas sobre algunos aspectos del virus y de como atender a pacientes con ébola. Desde Estados Unidos, os recomendamos la guía del CDC sobre atención a pacientes infectados de Ebola y una noticia del Wall Street Journal sobre los hospitales de Nueva York y su adaptación a este tipo de pacientes. Esta noticia deja muy claro lo que también dice el CDC: "Although H1N1 was an airborne disease and thus more easily transmitted than Ebola, local hospitals controlled H1N1 because they had appropriate protocols in place, Ms. Armellino said. H1N1 patients required isolation in negative pressure rooms, a precaution that isn't necessary when treating Ebola patients".

Ya en casa, hay tres entradas imprescindibles: (1) "Bienvenido Mr Ébola" es el título de la entrada de Rafa, nuestro microbiólogo de cabecera, que revisa todos los dilemas asociados a la enfermedad, a la repatriación, al tratamiento, las noticias, etc.; (2) también Esther Gorjón (Signos Vitales 2.0) relata desde una perspectiva muy práctica (suena a historia real) lo que podría pasar ante un supuesto caso de ébola; (3) finalmente Javier Padilla (en su blog Médico Crítico) aporta datos y argumentos fiables acerca del ébola, aportando luz ante las conspiraciones, las críticas, las noticias alarmistas y los problemas éticos alrededor de la repatriación de Miguel Pajares. 

Acabamos con una reflexión que incluye Javier Padilla en su blog sobre el actual brote de ébola, que empezó en diciembre de 2013 y ahora ha saltado a las noticias: "Posiblemente una de las cosas que más encoge el cuerpo es el hecho de que el brote de ébola no haya sido un problema de primer orden hasta que ha comenzado a existir amenaza para los países de renta media-alta/alta."

Feliz domingo para tod@s