jueves, 28 de julio de 2016

Jon Nieve, la Kardashian y el fundraising



El equipo de radioterapia del Liverpool Cancer Therapy Centre (en Australia) ha decidido lanzar una campaña de fundraising a través de la web Dry July para mejorar las instalaciones que utiliza el paciente y la calidad del servicio que prestan. Para promover la campaña, han lanzado el Dry July Shave Off para el día 29 de julio (¡mañana!), con corte de pelo de todo el equipo para que sea utilizado en la confección de pelucas para pacientes.

Hasta aquí podríamos hablar de algo habitual, más o menos. Pero decidieron dar un paso más, y se lanzaron a imitar algunas de las fotografías más conocidas del famoseo y artisteo más cool. Han recopilado las fotografías en esta página de facebook pero os dejamos aquí algunas de las más divertidas (junto a la original):

Estilo Kim Kardashian:


Estilo Kendall Jenner:


Princesa Leia



Nota final: nuestro personaje favorito de las fotos es, sin duda, el pato amarillo de Jon Nieve.


martes, 26 de julio de 2016

Motivos para hacer las cosas mal



Vivimos en un mundo lleno de normas, y no nos referimos al mundo exterior, atiborrado de leyes, decretos y reglamentos diversos, sino al mundo de los servicios sanitarios. ¿Por qué tenemos normas? El objetivo básico es para conseguir una atención sanitaria de calidad y evitar que ocurra lo que nadie quiere: dañar al paciente. La seguridad del paciente está por encima de todo, pero aún así, con un objetivo tan claro y tan convincente, todavía quedan (algunos, muy pocos) profesionales que no cumplen las normas.

Podríamos empezar por el lavado de manos, por ejemplo, o por la cumplimentación del checklist quirúrgico o incluso por el uso de consentimiento informado, pero los detalles nos llevarían a olvidar algunos motivos básicos del incumplimiento. Si las ventajas y los beneficios son claros: ¿por qué no se cumplen siempre?

Hemos ido recopilando varios motivos:
- Son ilógicas. Muchas veces las normas y recomendaciones las hacen políticos o representantes que no conocen el día a día de la sanidad y eso se nota a la hora de poner en marcha ciertas medidas.
- Desconocimiento de la norma. Los problemas de difusión están a la orden del día: y no solo en las organizaciones sino también en cursos, etc. La norma hay que concoerla con una antelación suficiente.
- Imitación del mal comportamiento. Tal y como nos recuerda la teoría de las ventanas rotas, el mal comportamiento se contagia rápidamente. Si veo que el de al lado no se lava las manos y no le pasa nada, yo también lo haré.
- Costumbre. Como diría Azu Santillán, si siempre se ha hecho así, ¿para qué cambiar aunque lo digan las recomendaciones?
- No tengo tiempo, y aunque sea imprescindible u obligatorio, no puedo hacerlo. Y punto.
- El jefe no las cumple. Es crucial que los responsables de cada unidad cumplan las normas y recomendaciones ya que, aunque no lo parezca, son un modelo a imitar cuando lo hacen mal.
- No hay percepción de riesgo si no se cumplen. Si no hay castigos, reacción social, rechazo por parte del grupo, etc. el profesional no percibe ninguna diferencia entre cumplir o no las normas. Mark Twain lo contaba muy bien en su obra "Las aventuras de Huckleberry Finn": "Bueno, entonces, dije, ¿para que te vale aprender a obrar bien, cuando es dificultoso obrar bien y no es nada dificil obrar mal, y el pago es igual en los dos casos?"
- El cumplimiento no implica refuerzo. Aunque hacer las cosas bien debería implicar una satisfacción moral y ética por hacer las cosas bien, evidentemente muchas veces no es así y algunos profesionales buscan o exigen un refuerzo explícito.
- Algún directivo podrá pensar que todas las recomendaciones o normas están incluidas entre los objetivos de las unidades, pero el exceso de prioridades no es bueno. Habrá que buscar otras fórmulas.
- Esa recomendación no coincide con mis mindlines (siguiendo el famoso artículo del año 2004 firmado por Gabbay y publicado en el BMJ). Cuando el conocimiento informal tiene más peso que el formal.
- Esos procesos diseñados casi a propósito para que no se cumplan determinadas normas de seguridad o calidad... Pasa poco pero pasa.
- A veces la forma de difundir las recomendaciones, normas, etc. es casi más una imposición, y a veces eso genera rechazo.
- Existe una aceptación general del incumplimiento de ciertas recomendaciones (se perdonan). Esa tolerancia de lo inapropiado juega en nuestra contra y acaba generando entornos inseguros de trabajo, al más puro estilo de la teoría de las ventanas rotas. Lo peor de todo es que muchas veces no nos damos cuenta. Un buen ejemplo son los profesionales que fuman dentro del quirófano (aunque sea escondidos en un wc) o los que van a la cafetería con un fonendo que después no limpiarán.

Y habrá algún motivo más, ¿no?

jueves, 21 de julio de 2016

El equipo Ébola y la motivación



Aunque el BMJ califique a la investigación cualitativa como de "baja prioridad", las revistas siguen publicando estudios cualitativos de gran calidad. Hay uno que nos ha llamado mucho la atención, publicado por Gaceta Sanitaria con el título "Motivaciones y experiencias emocionales del primer equipo multidisciplinario hospitalario entrenado para atender casos de Ébola en Andalucía (2014-2016)". Su objetivo es conocer la motivación y la experiencia desde una perspectiva emocional, y más teniendo en cuenta toda la presión mediática que se creó tras el contagio de Teresa Romero.

Nos vamos a quedar con unos pocos elementos citados en las entrevistas que realizó el equipo investigador (del departamento de enfermería de la Universidad de Sevilla y del distrito sanitario de atención primaria de Sevilla) respecto de dos temas cruciales: liderazgo y trabajo en equipo.

Sobre liderazgo, nada como esta frase respecto a la confianza en el líder que dijo una médica de infecciosas:

"Confío mucho en X, confío mucho en A, yo llevo 5 años viendo cómo han tratado a los pacientes, viendo cómo han tratado situaciones gravísimas y confío plenamente, pues digo, bueno, si ellos se meten, yo confío plenamente en lo que ellos hagan (...) yo plena confianza y admiración por ellos" (médica de infecciosas).

Sobre el trabajo en equipo son dos frases las que nos llaman la atención, una que dijo un celador y otra de una enfermera de cuidados intensivos.

"El traje ha unido las categorías profesionales (médico de infecciosas) Es un equipo humano, que hace muchos años que eso aquí desapareció. Y no hay estamento ninguno, ahí somos todos iguales" (celador).

"Nos hemos dado cuenta de que haciendo las cosas en grupo las hacemos mejor; creo que también se ha seguido una estrategia buena que hemos ido conociéndonos y hemos ido rodando... La categoría profesional implica la tarea que tienes que hacer, pero es tu compañero y lo tienes que cuidar independientemente de la categoría, yo creo que eso ha reforzado mucho (médico de infecciosas) Cuando yo llegué aquí y vi al equipo y que todos estamos para lo mismo, pues ya para mí el miedo y eso... Pues me sentí como arropada por la gente que estábamos a lo mismo" (enfermera de cuidados intensivos).

Ante tantos tópicos sobre liderazgo y trabajo en equipo, nada como la realidad para comprender mejor los conceptos. Historias que enriquecen, y se agradece. Lectura imprescindible, sin duda.

Nota: En 2015 publicamos una entrada reflexionando sobre el bajo número de publicaciones científicas sobre el ébola. Este artículo se une a los que incluimos en la entrada, y seguro que en breve llega alguno más.

martes, 19 de julio de 2016

Paradojas digitales



Robert Watcher, profesor del departamento de medicina de la Universidad de California, plantea algunas reflexiones sobre el mundo digital en un breve artículo que publica Annals of Internal Medicine. Y aunque sea breve, es de los textos que impacta y te hace pensar.

Watcher recuerda el concepto de la paradoja de la productividad, que planteó en 1993 un profesor del MIT llamado Erik Brynjolfsson. Esta paradoja se basa en las expectativas que siempre existen sobre la irrupción de la tecnología en las organizaciones: esperamos mejoras inmediatas e infinitas, y nos encontramos con que casi nada cambia, y con una productividad que se mantiene constante. Robert Solow, premio Nobel de economía, lo resumió en una frase: "la era de la computación está en todas partes menos en las estadísticas de productividad".

Quizás suene un poco exagerado, pero no podemos esperar mejoras inmediatas a nivel global, y más cuando el cambio basado en la tecnología necesita de un periodo adaptativo muy largo. Las grandes bases de datos y los entornos de programación avanzada, por ejemplo, no transforman los procesos por arte de magia, etc. La clave es otra: necesitamos repensar e imaginar los procesos de trabajo en un nuevo entorno. Es decir, tenemos que hacer un ejercicio de creatividad y replantearnos como queremos trabajar.

Watcher recuerda una frase atribuida a Henry Ford: "Si hubiera preguntado a la gente qué querían, me habrían dicho que un caballo más rápido". La cuestión no es adaptarse a la tecnología e integrarla en nuestra actual forma de hacer las cosas, es necesario preguntarse si todo lo que hacemos es necesario, conveniente o si hay una forma diferente (y mejor) de hacerlo. Para ello, es esencial buscar a las mentes inquietas de la organización (o generar un clima de cambio), a las personas que se replantean a diario la forma clásica de hacer las cosas, y unir las nuevas herramientas con nuestras necesidades y las de los pacientes.

La tecnología funciona, pero los procesos de los años 70 y 80 están pensados para trabajar con máquinas de escribir y con enciclopedias en papel. La creatividad nos pide a gritos que rompamos en trocitos todo lo que tenemos y volvamos a pensar como queremos que sean los sistemas sanitarios del siglo XXI. La prueba del fax siempre funciona: ¿tienes algún proceso que todavía se base en comunicación por fax? Bienvenido a 1985.


domingo, 17 de julio de 2016

Un resumen para entrenadores


Los entrenadores no pierden el tiempo (al menos los que se dedican a los pokemon). Nosotros tampoco. Empieza el resumen de la semana de la blogosfera sanitaria:

Cuando los blogueros saltan de su espacio habitual a los medios, siempre cuentan cosas interesantes. Esta vez, Raul Calvo (autor del blog Medicina en la Cabecera) habla en Gaceta Médica sobre medicina de familia, blogs, libros, recortes y algunos temas más que merece la pena leer.

¿Cual es la responsabilidad del profesional en la visualización de resultados de pruebas complementarias? En el blog de Osatzen comentan el tema en base a un reciente informe del Comité de Ética Asistencial de Atencion Primaria de Bizkaia.

Esther Gorjón destripa y revisa las recientes guías del NICE sobre atención al trauma grave en su blog Signos Vitales 2.0. Ojo porque son dos entradas (y las dos merecen la pena): una más general sobre las 4 guías y otra sobre la guía de evaluación y manejo inicial al trauma grave.

Haz lo que puedas es una frase que nos debería poner los pelos de punta. El reciente caso de la enfermera de un hospital malagueño nos deja ver la desnudez de la poca planificación de muchos centros sanitarios y la poca importancia que se da a la seguridad del paciente. Haz lo que puedas es la frase de la semana, por desgracia. Uno de los textos que mejor lo cuenta es el que publica el blog El Enfermero del Pendiente.

Menuda semanita con Pokemon Go. Un juego que consiste en salir (literalmente ) a cazar Pokemon por la calle. ¿Una muestra sobre la potencia de las apps a la hora de promover hábitos saludables como el ejercicio? ¿O un simple juego que en 3 meses será historia? Os dejamos varios enlaces sobre el tema: 
- Ejercicio y móvil: ¿buena mezcla?
- Los efectos sobre la salud mental y en personas con depresión.
- La capacidad que tiene para conseguir que la gente se mueva y haga ejercicio.

En JAMA Internal Medicine reflexionan sobre la ética y la estética del marketing de los hospitales especializados en atención a pacientes oncológicos. ¿Marketing basado en la esperanza?

En El Confidencial dedican un artículo a hablar de la ley de cuidados inversos (sí, de verdad). En resumen, si eres pobre seguramente te atenderán peor o con menos medios que a los ricos. 

Uno de los proyectos que mas nos ha llamado la atención  esta semana es SueñOn, una iniciativa que pretende promover el descanso en las personas hospitalizadas. ¿Ya te has unido?

¿Cómo afecta la revolución digital a los nativos digitales? En el blog Reflexiones de un pediatra curtido, presentan los resultados de un reciente informe publicado por Influence Central. La edad a la que se tiene el primer móvil, uso de tablets y mucho mas.

Hablar de excelencia no implica que todos los profesionales sean excelentes. Hay muchos que son muy buenos, grandes profesionales, pero como dice Álvaro Sánchez Leon, algunos son una excepción.

La innovación no es solo cosa de los centros de investigación o de la industria farmacéutica. Hay empresas que también luchan cada día con resultados prometedores. En esta entrada de Medcity News presentan algunas startups del mundo sanitario que merece la pena conocer. 

El trasplante de órganos siempre va asociado a numerosos dilemas éticos. En este enlace presentan el problema que ocurre en Estados Unidos cuando la prioridad depende de lo que diga el médico: "Now imagine I’m your doctor. I want to help you get you a heart. But I face an ethical dilemma: Do I ramp up your medical treatment, even beyond what I consider necessary, to bump you higher on the list?"

Cincuenta años después, The Doors siguen siendo pura energía...

jueves, 14 de julio de 2016

Hard y soft: prejuicios en gestión sanitaria


La cultura del sistema sanitario sigue valorando lo hard por encima de lo soft... El presupuesto frente a la calidad, los requisitos legales de la bolsa frente a las competencias del candidato, los resultados clínicos frente a la satisfacción del paciente, la consulta clásica frente a la salud comunitaria y al final siempre quedan en segundo plano aspectos como la seguridad del paciente, los resultados en salud o la humanización de la asistencia. Es decir, están presentes pero aún no forman parte del esqueleto del sistema, y todo porque aunque muchos profesionales los incluyan entre sus principales valores, la rutina de las organizaciones sanitarias a veces se olvida de esa parte soft que tanto hace por el paciente y por la salud de la comunidad.

¿Y a qué viene todo esto? Pues resulta que nos hemos tropezado con un breve artículo publicado en Annals of Internal Medicine en 2015 titulado "Why physicians hate patient satisfaction but shouldn't". El ejemplo de las encuestas de satisfacción del paciente es muy habitual, y más aún cuando los resultados no son buenos: los comentarios habituales son que los pacientes no entienden, o que solo se fijan en aspectos poco técnicos que no sirven para nada o incluso que merece la pena gastar el dinero de la encuesta en mejorar la calidad. ¿Qué diría Peabody de todas estas opiniones?

Quizás de vez en cuando haya que recordar que la empatía del profesional es un elemento esencial para el paciente o que la relación entre satisfacción y calidad no implica un intercambio según el cual a más satisfacción, menos calidad. Y quizás a los directivos haya que recordarles que el clima de trabajo, la formación y desarrollo de los profesionales, el trabajo en equipo, la gestión del conocimiento, el análisis de datos o la planificación, aunque sean temas aburridos o poco "serios", son aspectos a los que merece la pena dedicarles tiempo y esfuerzo, ya que el resultado que se obtiene a largo plazo es mucho mayor que otras actividades. Tal vez el problema sea que los cursos y masters de gestión sanitaria estén poniendo énfasis en temas poco útiles, pero solo tal vez...

martes, 12 de julio de 2016

Caminando por la vida


Hay artículos que cuando los encuentras aparece de repente una sonrisa en tu cara, y este de JAMA es uno de esos: "As Walking Movement Grows, Neighborhood Walkability Gains Attention". La conclusión es muy sencilla: caminar es bueno para la salud, y de hecho, si vives en un barrio con parques y una elevada "walkability" (podríamos traducirlo por transitabilidad) seguramente tengas una mejor salud, al menos en términos de obesidad.

El artículo habla de profesionales sanitarios que caminan con sus pacientes, de la dificultad de conseguir inculcar ese hábito a la sociedad y de lo positivo que es algo tan sencillo como dedicar 1 hora al día a pasear. Pero el artículo va más lejos: ¿se dan cuenta las autoridades de la importancia de diseñar las ciudades para hacerlas más saludables? ¿Podemos generar salud con el diseño urbano?

Una web interesante sobre este tema es Design for Walkability, que ofrece algunos consejos y casos de éxito sobre el tema. Por ejemplo, ofrece los siete principios sobre la transitabilidad (ellos los han cogido de este informe, en el que aparece con dibujos y fotografías):
1. Crea redes de circulación pedestre (muchas calles conectadas en vez de grandes avenidas).
2. Orienta los edificios hacia la calle y hacia los espacios abiertos para así definir las zonas para peatones.
3. Organiza los usos de los espacios.
4. Sitúa los aparcamientos detrás o debajo de los edificios. Las grandes zonas de aparcamiento abierto no son atractivas.
5. Juega con los volúmenes de los edificios: tamaños, fachadas, iluminación, etc.
6. Crea espacios para peatones para que el centro de la calle no sea el asfalto: paseos, plazas, parques.
7. Crea calles completas con zonas para todos, desde vehículos a bicicletas y peatones.

Acabamos con una charla TED para saber algo más (de una forma muy didáctica) sobre este concepto y su efecto en la salud:

domingo, 10 de julio de 2016

El resumen de sastre



Hoy vamos corriendo, que no queremos robaros tiempo de la playa, la montaña, la barbacoa o la siesta. Así que un resumen ligero, bajo en grasas y que apenas consume energía. Gracias por estar ahí. Empezamos:

Lo primero, las apps. Casi todos los domingos incluimos algún enlace sobre apps y esta semana toca. En El Mundo hablan de la falta de evidencia de muchas apps que hay en el mercado para perder peso. 

Directivos en twitter: ¿realmente son útiles las herramientas digitales para la gestión sanitaria? En los podcast de PR Noticias, Carlos Arenas (gerente del área IX del Servicio Murciano de Salud y miembro de Sedisa) habla sobre internet, sobre directivos y sobre innovación. 

No podemos evitarlo: nos encanta el proyecto Healthy Blue Bits. Esta vez han lanzado una iniciativa sobre salud digital comunitaria, un concepto diferente y un área en la que hay mucho por hacer. Muy recomendable, como siempre.

En esta entrada del blog del grupo de trabajo de innovación tecnológica de la SVMFIC hablan de integración de historia clínica entre atención primaria y hospitalaria. Un camino difícil pero obligatorio para todos los sistemas de información, con un destino claro: historia única y compartida.

Menudo orgullo cuando hemos visto que en el blog Nuestra Enfermería hablan del proyecto TEAyudamos. Se trata de una iniciativa, coordinada por un grupo de enfermeras, para ayudar a pacientes pediátricos con trastorno del espectro autista que se desarrolla en el Hospital de Fuenlabrada. No os perdáis su web.

En el Hospital Clínic han puesto en marcha un sistema de información a los familiares de pacientes quirúrgicos llamado Estimtrack. Se trata de unas pantallas que ofrecen información de cada paciente, tiempos, fases del proceso o número de puerta en la que se va a informar al familiar, todo ello de forma confidencial.

Hace poco se publicó un informe especial del Eurobarómetro sobre consumo de antibióticos y conocimiento de la población sobre su eficacia y sus riesgos. En el blog Sano y Salvo comentan los principales resultados del informe.

Seguramente algún lector saltará este enlace porque conoce perfectamente lo que cuenta, pero otros muchos no. ¿Qué ocurre con los cadáveres que se donan a las facultades de medicina? ¿Cómo trabajan los estudiantes con ellos? En este reportaje de El País hablan de este tema, y de más cosas.

Iñaki nos presenta en su blog Sobrevivirrhhé el decálogo del innovador público. Se trata de 25 compromisos que ya han firmado más de un millar de personas. Una de nuestras entradas imprescindibles de la semana.

¿Tenemos en cuenta las interacciones entre medicamentos y alimentos? En el blog de la Sociedad de Farmacéuticos de Atención Primaria cuentan algunos ejemplos a tener en cuenta.

Este enlace podría salir perfectamente en una entrada del blog Balance for Business. En este enlace de Nature explican que los hombres se autocitan mucho más que las mujeres. ¿Tiene alguna explicación?

Música de sastre...

Desprenderme como un alfiler, 
que nadie lo ve ni escucha caer; 
descoserme como aquel botón, 
que rodará bajo el sillón.


jueves, 7 de julio de 2016

Cuando (casi) nadie te entiende: sobre el consentimiento informado



Los documentos de consentimiento informado fueron un gran avance en su momento: un documento en el que el profesional explica al paciente los riesgos y resultados de la intervención o técnica que va a realizar. En su momento supuso un cambio radical en la relación con el paciente, pero el camino está lleno de espinas. ¿Por qué? Pues porque muchos pacientes no entienden el documento. Un reciente estudio publicado en la Revista de Calidad Asistencial y firmado por López Picazo, Tomás García y Ros Abellán (del Hospital Virgen de la Arrixaca, de Murcia) aporta algo de luz a este tema.

Los autores revisaron 359 documentos de consentimiento informado de su hospital y los evaluaron de dos formas: mediante la extensión y mediante el programa INFLESZ (basado en la hipótesis de que un texto es más fácil de leer cuanto más cortas son las palabras y frases que utiliza). Los hallazgos del artículo son muy interesantes:

- Respecto a las dos variables de medida, los documentos tienen una extensión aceptable (la mayoría ocupan un folio, es decir unas 470 palabras) pero no obtienen una buena puntuación de legibilidad.
- Los documentos quirúrgicos son más difíciles de entender que los procedentes de servicios no quirúrgicos. Un ejemplo es la frase "retardo o ausencia de consolidación en los focos de osteotomíam con o sin rotura del material de osteosíntesis", que difícilmente entenderá un paciente.
- Se utilizan habitualmente los documentos de consentimiento de las sociedades científicas sin una validación o adaptación posterior, lo que perpetúa los errores.

Una de las claves para la mejora de este tipo de documentos es la la explicación verbal que se ofrece y la resolución de las dudas y preguntas del paciente por parte del profesional sanitario. En un estudio realizado con pacientes quirúrgicos en 2011, más del 90% de los pacientes reconoció que había sido informado correctamente, pero una tercera parte de ellos no sabe qué tipo de intervención le van a realizar. Y si nos centramos en la anestesia, casi el 70% dice haber sido informado, pero solo un 40% recuerda algún problema concreto.

Otro tema que se observa es que el lenguaje utilizado sigue siendo muy técnico, por lo es necesario incorporar la experfiencia del paciente y las conclusiones de los estudios que se han realizado dirigidos a proponer mejoras en este ámbito tan importante. La comunicación y la comprensión de los riesgos de las intervenciones es esencial de cara a conseguir una atención sanitaria de calidad.

martes, 5 de julio de 2016

La bolsa



Hace unas semanas saltó la noticia de las presiones que se habían producido por varios responsables médicos en Valencia a candidatos de la bolsa de trabajo. En resumen, que antes que un extraño, el servicio prefería a alguien de la casa, habitualmente un residente que acaba de terminar la residencia o alguien que esté haciendo contratos menores. Una forma muy militar de entender la bolsa de trabajo dado que se prima el hecho de hacer puntos aceptando contratos "menores" o conociendo el servicio.

A raíz de un post publicado en el blog Sanitat Valensiana, nos hemos animado a lanzar algunas reflexiones críticas sobre el modelo actual de bolsa:

El principal objetivo de las bolsas de trabajo o listas de empleo es evitar la arbitrariedad o el dedazo en la contratación de personal temporal. Su principal premisa es la igualdad y para ello se publica un baremo, más o menos acertado, que intenta encontrar elementos objetivos y conocidos para ordenar a los aspirantes que se presentan.

Los otros dos principios que regulan, a priori, las bolsas, son el mérito y la capacidad. Es decir, las bolsas deben valorar a los profesionales que más formación y mejores competencias tienen.Para ello es esencial hacer dos cosas: por un lado incluir más méritos a puntuar que no sean solo el tiempo trabajado (¿alguien con 15 años de experiencia es mejor profesional que otra persona con 3 años de experiencia?) y por otro lado adaptar la forma de puntuar a cada tipo de puesto. 

En la actualidad muchas bolsas no tiene perfiles y la contratación es global: una bolsa para pediatras y otra para enfermería. La puntuación de experiencia y formación es similar y al final podemos contratar a un pediatra experto en neurología para un puesto de endocrinología pediátrica. Ocurre algo parecido en enfermería dado que podemos llamar por bolsa a una enfermera con 15 años de experiencia en UCI neonatal para trabajar de enfermera rural en atención primaria. ¿Estamos desperdiciando el talento? ¿Debería permitirse la selección por otros criterios de algunos puestos que requieren especialización de algún tipo?

Por otra parte, influye mucho en la bolsa la planificación de RRHH que se lleve a cabo, que acaba provocando que se contrate a mucho eventual lo que acaba quemando al trabajador y provocando un empleo precario que no satisface a nadie (y más cuando algunos profesionales llevan en 3 años más de 30 contratos firmados). Además, en muchas organizaciones sanitarias, el eventual y el interino son trabajadores "de segunda", que suelen acceder a turnos peores o a unidades poco atractivas. Sería interesante analizar si las diferencias de trato a fijos y temporales son admisibles hoy en día, máxime cuando el fijo ya tiene un beneficio sobre el temporal que es precisamente su no precariedad. 

Finalmente acabamos con el papel de los directivos y los jefes. Uno de los motivos de tener una bolsa así es para evitar que la endogamia, el amiguismo y el enchufe protagonicen las contrataciones en aquellas categorías en las que no hay bolsa. Si en esos casos, la actuación de los jefes/directivos hubiera sido limpia y transparente, con un procedimiento público de contratación y una decisión basada en la capacidad del candidato y no en que haya sido residente en la unidad o sea amigo de alguien, seguramente las bolsas no serían como las actuales.

El problema en 2016 es que la bolsa actual es amada y odiada a partes iguales, hay colectivos que han resultado favorecidos por esta forma de trabajar y otros no tanto. La sensación es que se haga lo que se haga, nunca se acertará. Y sorprendentemente, en otros países no existe este modelo, permitiendo la selección por empresas de selección o por convocatorias individuales para puestos concretos, y nadie las pone en duda. ¿Nos falta madurez ? ¿Desconfiamos de los jefes? ¿O realmente preferimos que las cosas sigan igual?

domingo, 3 de julio de 2016

El resumen del ventilador: la blogosfera estival



Otra semana más, tras la operación salida, con los termómetros a punto de derretirse, y con las chicharras poniendo la banda sonora a estas noches de verano. Empieza el resumen de la semana:

Sin duda, una de las noticias de la semana es la publicación por parte de la industria farmacéutica de las "transferencias de valor" que han realizado durante 2015, es decir, de los pagos a profesionales sanitarios y a sociedades científicas y otras entidades (como asociaciones de pacientes). Los listados aparecen en la web de cada laboratorio en la pestaña "Transparencia". En esta noticia de El Diario comentan dicha publicación, también en Cinco Días y en Diario Médico (que ha preparado estas dudas frecuentes).

Curiosamente, hace unos días, JAMA Internal Medicine publicaba un artículo que compara, en Estados Unidos, los pagos a profesionales sanitarios por parte de la industria farmacéutica y sus datos de prescripción de medicamentos. Los resultados son sorprendentes.

Hacemos una pirueta en el aire para cambiar de tema, y nos vamos con el lenguaje. La Academia Galega ha decidido aceptar la eliminación de la palabra "mongolismo" del diccionario como sinónimo de síndrome de Down. En el caso de "mongólico", todavía aparece como "raza mongol" pero ya no aparece ninguna referencia a dicha alteración genética. Lo hemos leído en esta noticia de El País.

Otra noticia impactante de esta semana es el primer accidente mortal que ha sufrido un vehículo autónomo, en este caso el de Tesla. Ahora solo queda saber si los indicadores de accidentes son mejores o peores que la media actual. Podéis leer algo más en este enlace de Time o en este de Reuters.

Y parecía que lo del Brexit no iba en serio... Una de las posibles consecuencias del Brexit que más puede influir en el sector sanitario tiene que ver con los profesionales que trabajan en Gran Bretaña y proceden de otros países, una cifra que actualmente es del 10% de los médicos y del 4% de las enfermeras. ¿Cual será la opción que se llevará a cabo para reducir al máximo los problemas? Ah, por cierto, la influencia del Brexit en el sector del producto sanitario tampoco pinta muy bien.

Volvemos a hablar de humanización, esta vez de la mano del proyecto HU-CI. Una de las entradas de la semana habla de las visitas de los menores a los pacientes en la UCI, ¿cuando nos plantearemos este tema aunque sea en casos excepcionales? Además, lo firma Ángela Alonso, del Hospital de Fuenlabrada.

El transporte también es un determinante de la salud, y el transporte público más aún. Por eso nos ha llamado mucho la atención esta entrada en Microsiervos que analiza el cierre de la línea 1 de metro de Madrid durante los próximos 3 meses.

¿Cuales son los 10 wearables que más nos pueden ayudar a mejorar nuestros hábitos saludables? Bertalán Mesko los desgrana uno a uno (con comentarios) en este enlace de Medical Futurist. Una buena forma de estar al día con toda la tecnología que ya está disponible para cualquier persona.

Otra vuelta de tuerca al caso del uso de Twitter en los congresos. José Juan Gómez, del blog Cardio 2.0, revisa un reciente artículo del BMJ sobre el tema y plantea algunos dilemas sobre este asunto. 

¿Son realmente tan malos los alimentos transgénicos como dicen? Una de las organizaciones que más rechaza este tipo de alimentos es Greenpeace, que además ha conseguido que diversos gobiernos apoyen esta oposición. Sin embargo, hace unos días, más de 100 premios Nobel han firmado una carta pidiendo a Greenpeace que abandone su postura anti-transgénicos. 

Es curioso que, siendo el porno uno de los principales usos de internet, apenas haya datos, estadísticas, etc. acerca del consumo por países. Este pánico moral a hablar abiertamente de estos temas, se debate en un interesante artículo que publica The Atlantic.

Google no respeta a los blogueros... Nos enteramos con pena y tristeza, que el nuevo sistema operativo de Android ha sido bautizado como Nougat (turrón), copiando la famosa y mítica frase de los chicos de Cuidando: #alturrón. Desde aquí, todo nuestro apoyo a Serafín y Antonio.

Siempre que se estrena alguna película sobre hospitales, atención primaria, etc. muchos de nuestros blogs de cabecera se apresuran a publicar su opinión tras ver la película en cuestión. Esta vez, se trata de "Un doctor en la campiña". Os recomendamos leer lo que han publicado Vicente Baos en El Supositorio y Beatriz en Blogueando que son dos días

Acabamos recordando una de nuestras entradas de la semana, sobre el papel que pueden llegar a tener los medios de comunicación sobre el consumo de estatinas. Para que luego digan que los pacientes no están pendientes de las noticias de salud.

Música de verano...


jueves, 30 de junio de 2016

Estatinas mediáticas


A veces los debates técnicos llegan a la población general, y así un artículo en una revista científica acaba siendo portada de un periódico. Algo parecido pasó con dos artículos publicados por el BMJ en octubre de 2013 que cuestionaban el papel de las estatinas ante problemas cardiovasculares (uno de ellos se titulaba "Saturated fat is not the major issue" y el otro "Should people at low risk of cardiovascular disease take a statin?". Ambos artículos generaron un amplio debate en forma de respuestas rápidas en el propio BMJ (60 entre ambos artículos).

Poco a poco el debate a favor y en contra se trasladó a los medios, y así The Guardian y Mail Online publicaron noticias y reportajes al respecto, defendiendo el papel de las estatinas y quitando importancia a las conclusiones de los artículos antes citados. ¿Cómo afecta a la población general este tipo de debates?

Tal y como cuentan en el artículo "Impact of statin related media coverage on use of statins: interrupted time series analysis with UK primary care data", firmado entre otros por el propio Ben Goldacre, el impacto en la población se materializó con un incremento puntual del número de personas que dejaron de tomar estatinas.Sin embargo, no afectó al número de personas que iniciaron un tratamiento con estatinas.

Teniendo en cuenta el impacto de los medios en la población general, sería conveniente que al menos la información que se distribuye sea rigurosa y basada en la evidencia. Un paso más.

martes, 28 de junio de 2016

Un alto en el camino


Un alto para seguir caminando, sin duda, pero la parada es obligatoria. Como en los largos viajes de las películas y los libros, esos en los que no sabes cual es tu destino, y aparece una encrucijada para pensar y decidir. Una parada necesaria en esta vorágine de tecnología, realidad virtual, big data y demás, para evitar que los sueños (imprescindibles) no nos dejen ver la realidad que nos rodea.

En primer lugar, en el blog Cuadernillo Sanitario, Xose Manuel Meijome apunta algunas ideas esenciales sobre apps: respaldo profesional, evidencia en los consejos y el manejo, y utilidad para el paciente. Como dice en su entrada: "Parece claro que con la vista puesta en si una aplicación propone objetivos clínicos puede entrañar un riesgo y, por ende, debería proporcionar al usuario una advertencia sobre la necesidad de un "respaldo profesional" tanto de los objetivos que propone (mediante la cita explícita de su fuente) como del seguimiento del paciente."

Y en segundo lugar, un artículo sobre las recientes declaraciones del jefazo de la American Medical Association que ha comparado las apps sin evidencia y poco útiles para el ciudadano con los charlatanes que vendían remedios mágicos en pleno siglo XIX. Ya en 2015, dos apps centradas en la detección de melanomas fueron sancionadas con varios miles de dólares por no ser seguras y engañar al consumidor. Incluso, un informe de febrero de 2016 de Commonwealth Fund analizó más de mil apps y comprobó que solo el 46% de las apps de salud de iOS y el 27% de Android parecían ser útiles. ¿Y el resto?

Por eso, se aplauden iniciativas como el portal AppSalut (que ha lanzado la Fundación TicSalut), que pretende acreditar apps relacionadas con la salud y difundirlas tanto para profesionales como para ciudadanos. 

La tecnología está cambiando el sistema sanitario, sin duda. Cada vez más, el papel del profesional sanitario se debe ir adaptando a las novedades tecnológicas que nos invaden, pero no es posible olvidar que no todo vale. El objetivo está claro, mejorar la atención al paciente, pero el entorno debe cumplir unos básicos, como son evaluar la innovación y no dejarnos llevar por ese brillo tan llamativo de lo nuevo que a veces nos deslumbra. Los pasos de gigante hay que consolidarlos, y no ir de flor en flor, dejando proyectos a medias e ideas sin aplicar, y para eso hay que tener claro cual será el siguiente paso.

domingo, 26 de junio de 2016

Resumen en tres colores


Veloz, muy veloz, casi sin respirar. Y la semana acaba, entre sobresaltos, sorpresas, decepciones mezcladas con rabia (como en el caso de Virginia y su llamada de auxilio), cambios y sueños que están por llegar. Todo vale en una semana como esta, aunque no ocurra lo que uno desea.

Nuestra selección es breve e intensa, como las cosas buenas. Gracias a todos por pasaros por Saludconcosas. Empezamos:

La tension arterial es trending topic en el sistema sanitario. Su control es un indicador que se repite en casi todos los servicios de salud. Pero, ¿es tan importante como parece o solo es un camelo? Sergio Minué reflexiona sobre la hipertensión, su control y la obsesión que hay a su alrededor.

Las apps son un simple boom... O al menos eso dicen muchos expertos. Pero, ¿realmente cuanto queda hasta que se agote el modelo? En Techcrunch hacen un ejercicio de adivinación para hablar del futuro, y de apps claro.

El futuro de internet pasa siempre por el concepto de IOT (internet de las cosas) pero es difícil encontrar ejemplos al respecto aplicados al mundo de la salud. En este post de la web Internet of Things Agenda hay 3 casos muy interesantes.

Algunas verdades eternas acaban cayendo al vacío... Un buen ejemplo es la vitamina D, como explican en esta entrada del blog Science Based medicine, ya que no es oro todo lo que reluce.

Si hablamos de salud, no solo hay que hablar de profesionales médicos, de enfermería, etc. El trabajador social juega un papel crucial (o debe hacerlo) en los equipos de salud tanto en atención primaria como hospitalaria. En el blog Avances en Gestión Clínica, Gloria Gálvez habla del papel del trabajador social con algunas referencias muy interesantes.

El fonendo es un símbolo. De hecho es casi la única herramienta que siempre lleva encima un médico. Pero los avances tecnológicos empiezan a ponerle fecha de caducidad, como cuentan en esta noticia de The Guardian.

¿Como es posible que en pleno año 2016 se sigan produciendo errores por parte de los profesionales? ¿Cual es el principal motivo? En la web Scientific American han publicado un artículo clave para entender que hay detrás de esta situación. Merece la pena.

La seguridad de los coches autónomos es un tema que hemos comentado varias veces en el blog. La duda que plantea este artículo de Vozpopuli tiene miga: ¿comprarías un coche programado para sacrificarte? Resulta que en caso de colisión con otras personas, los coches autónomos están programados para hacer el menor daño posible aunque el conductor sufra daños. 

¡Por fin! Google ha decidido incluir información fiable para las búsquedas de síntomas y de enfermedades tal y como señalan en su blog. Para ello, han elaborado una serie de textos muy claros con la ayuda de profesionales de la Mayo Clinic y de Harvard Medical School. En este enlace de El Mundo también lo cuentan.

Acabamos con cine, ya que a partir del 28 de junio podéis disfrutar en la Cineteca de Madrid (matadero) del II Ciclo Cine y Bioética con conferencias, películas y coloquios. Además es gratis.

Música para todos... para ti. Feliz domingo.

viernes, 24 de junio de 2016

Y a su barco le llamó Libertad (de expresión)


Que pena que en pleno 2016 la transparencia y la libertad de expresión se castiguen con presiones, amenazas y escritos poco acertados. Y además, volvemos a lo de siempre: un profesional sanitario que habla abiertamente en su blog de listas de espera, de problemas en la atención sanitaria, etc. ¿Y qué hace el gerente de su hospital? Le remite un escrito a través de la asesoría jurídica, dando un plazo para alegar y amenazando con elevar el expediente a la Inspección Médica. 

Todo empezó cuando Virginia, una oncóloga radioterápica del Hospital de Burgos, decidió escribir esta entrada titulada "Help" en su blog Un rayo de esperanza. El texto habla de una situación límite, de la incapacidad por parte del Hospital de encontrar soluciones, de la búsqueda desesperada de una alternativa. Un periódico de Burgos se hizo eco de lo que contaba y en ese momento la maquinaria sanitaria empezó a redactar un escrito que, si se hace público, pasará a los anales de la historia. Es una pena que aún queden gerentes que no crean en la transparencia y que, ante la libertad de expresión, saquen el arma de la confidencialidad y de los ataques a la institución. Quizás haga más por la institución Virginia con su post que el gerente firmando un escrito de ese tipo y defendiendo lo indefendible.

La SEOR (Sociedad de Oncología Radioterápica) ha publicado una nota de apoyo a Virginia. Además, algunos blogs como el de Ana de Pablo, también han escrito al respecto. Las amenazas deberían ser cosas del pasado, y hoy por hoy son algo inadmisible. Quizás si se hubiera resuelto el problema a tiempo, no pasarían estas cosas. Al final, detrás de todo, hay pacientes esperando un tratamiento y de eso, en el escrito, apenas se habla. Una pena...