miércoles, 6 de agosto de 2008

Primaria, hospital, los protocolos y el miedo... Un problema

Uno de los problemas de nuestra sanidad es la falta de coordinación asistencial entre atención primaria y hospitalaria. Esa sensación de "libertad" que tiene el paciente cuando vagabundea de un nivel a otro, es algo nefasto en una relación de agencia como la existente entre el profesional sanitario y el paciente. Este ultimo debe sentirse acompañado o, al menos, guiado por alguien, para evitar llamar a puertas que no se abren o que tardan en abrirse.

Los protocolos conjuntos son utiles, hay miles y además contamos con webs tan interesantes como Nice o Guiasalud con una base metodológica muy importante. Incluso hay muchas areas de salud y hospitales en España que tienen sus propios protocolos conjuntos, pero nos encontramos en multiples ocasiones con el mismo escollo: hacer! Si tenemos todo escrito y estamos preparados para actuar pero no damos el paso todos a una, nada significará nada...

Los 3 elementos para conseguir una implantacion óptima de los protocolos conjuntos serían:
- Sistemas comunes de información. La historia clinica compartida o única es el cauce fundamental para conseguir trabajar de forma coordinada, evitando la absurda diferenciación entre primaria y especializada que sigue pesando como una losa en nuestro sistema sanitario.

- Motivación e implicación. Si los de arriba pasan y los que deben utilizar las guias también, poco se puede hacer. hace falta una implicación total de los "jefes" y que los profesionales se encuentren motivados para su uso, o al menos que si van a poner en práctica el protocolo conjunto, no tengan problemas y sea incluso mas sencillo, divertido o eficaz que la anterior forma de trabajar. Y si, divertido no lleva comillas, que el trabajo puede ser agradable y divertido, en ocasiones...

- Comunicación y trabajo en equipo. Hay un miedo y un temor bastante importante entre los profesionales de ambos niveles, y en muchas ocasiones esto impide la normal comunicación que debiera existir. O trabajamos juntos y olvidamos esa separación, o nada tendrá sentido. Si el paciente es uno, para que trabajar de forma separada...

Y esto es todo por hoy...

1 comentario:

  1. Madre mía cómo está el patio...
    Desde luego el elemento común de tantos enfrentamientos es, como bien dices, la falta de coordinación. La apatía de los jefes es lo peor. Se dedican al politiqueo con la barriga llena porque es casi seguro que tienen un subordinado que les hace "pero que muy bien" el trabajo que deberían estar haciendo ellos. Y está claro que si te enfrentas en muchos casos no se consigue nada. Pero qué sería de todos los trabajadores a los que les gusta su trabajo, del buen rollo, si no existiera alguien que nade a contracorriente y que les diga que las cosas se pueden hacer diferente...

    Pfff menudo rollo he soltado

    Saludos

    ResponderEliminar