lunes, 10 de noviembre de 2008

Gestores sanitarios: Diario Medico

Leido en Diario Médico y comentado en Mas allá del microscopio...

Se busca gestor menos ligado a la política y más preparado

En los últimos tiempos estamos escuchando mucho que faltan médicos, pero Vicenç Thomas ha lamentado también la falta de gestores sanitarios más preparados y menos ligados a la política, que formen equipos sólidos capaces de hacer proyectos perdurables en el tiempo. En muchas comunidades autónomas ya cuesta trabajo encontrar gestores sanitarios para formar equipos sólidos que reúnan juventud y experiencia y que sean capaces de hacer perdurar los proyectos iniciados.


El consejero de Salud de las Islas Baleares, Vicenç Thomas, ha alertado de que sin buenos profesionales de la gestión se puede producir una pérdida de gobierno de las instituciones sanitarias o, al menos, una debilidad directiva que no sería deseable. Se buscan gestores más preparados y menos ligados a la política.

Thomas ha defendido que, aunque se produzcan cambios en la forma de gobernar, se promuevan, formen y mantengan personas adecuadas para llevar a puerto los proyectos sanitarios. Ha anunciado también que el liderazgo y la profesionalidad de los gestores forman parte de un plan estratégico que su departamento dará a conocer próximamente, pero ya ha avanzado algunas líneas de actuación durante las IX Jornadas sobre Gestión y Evaluación de Costes Sanitarios de la Fundación Signo celebradas en Murcia.

Las razones que el consejero balear esgrime sobre la escasez de profesionales de la gestión son variadas. Por una parte, quedan restos del gerencialismo iniciado hace veinte años en el Sistema Nacional de Salud, con sus virtudes y defectos, que no ha querido juzgar. Otra causa sería el alto índice de rotación de los directivos, que no llegan a los tres años en puestos gerenciales. "En algunas comunidades autónomas se ha vinculado el cambio de gerentes a ciclos políticos, lo que favorece la desprofesionalización y da una imagen confusa entre el partidismo y la gestión de una empresa pública".

A su juicio, hay un tercer elemento influyente en la penuria de vocaciones gestoras, que es el puramente económico. Al deterioro de las retribuciones de mandos medios y superiores, que se han quedado por debajo de los médicos, se une que "al gestor se le manda al paro o a un reciclaje forzoso después de ocho o diez años en un puesto directivo".

En Baleares ya se están tomando algunas medidas. Se trabaja en el desarrollo de órganos colegiados como un hito para la profesionalización, y se pretende incorporar a la gestión lo propio y singular de sus organizaciones sanitarias. "Apostamos por compartir las grandes decisiones con los centros de poder, por modelos de gestión clínica y por la incorporación valiente de los mandos intermedios clínicos a la gestión, tanto en hospitales como en atención primaria".

También ha anunciado la instauración de "microorganizaciones autónomas" dirigidas por un nuevo tipo de jefe clínico que será revalidado en su puesto cada cuatro años, y nuevas fórmulas para seleccionar directivos si se quieren personas con gran competencia profesional.

"Deberíamos reclutar contingentes de nuevos profesionales que quieran iniciar carrera en el sector sanitario y para ello tenemos que ser generosos y proactivos". Además, ha matizado que estos puestos no deben corresponder a una carrera funcionarial con escalafones y ascensos, sino que están más cercanos a la gestión de empresas y por tanto, "el liderazgo y las competencias en dirección serán la base de los nuevos gestores".

Su consejería ya ha preparado un plan de desarrollo directivo que incluye una fase de captación para generar vocaciones, aunque reconoce que hay que establecer con urgencia criterios de continuidad de proyectos y de experiencia. Finalmente, Thomas ha propuesto un acuerdo entre las administraciones autonómicas para facilitar la circulación y el aprovechamiento de experiencias gestoras y ha concluido que "lo que necesita el SNS son profesionales de la gestión y no amateurs con buenas intenciones". El deterioro de las retribuciones, el alto índice de rotación de los directivos y los restos del antiguo gerencialismo son las causas de este vacío

"Puede haber tantos modelos sanitarios como formas de hacer paella; lo importante es que salgan bien". El consejero valenciano de Sanidad, Manuel Cervera, resumía así su exposición sobre los nuevos modelos de sistema sanitario insistiendo en que "no es tan importante el modelo como saber hacia dónde queremos ir".

Tras explicar cómo el Hospital de la Ribera, en Alcira, con su peculiar gestión, ha hecho incrementar la competitividad en el resto de la organización sanitaria valenciana, Cervera se ha mostrado partidario de la autonomía de los centros, "aunque remando todos en la misma dirección", y ha apostado por un modelo de trabajo en equipo como el que alinea en la misma estrategia a los veintidós departamentos sanitarios regionales (en breve veintitrés).

Entre los factores de éxito citados por Cervera está el trazado de proyectos a largo plazo, por encima de las políticas de turno. "La parte variable del salario es todavía insignificante, pero cobrará más el que mejor lo haga". Entre las posibles soluciones, en Baleares están desarrollando órganos colegiados, microorganizaciones autónomas y un plan de desarrollo directivo

1 comentario: