miércoles, 28 de enero de 2009

¿Pagar o enfermar?


Y por fin, tras varias peticiones tanto formales como informales, nuestro amigo (y desde hoy colaborador) Xavi Bellot ha publicado en su blog Els Nuvols una entrada acerca de la sanidad, en relación a un reciente anuncio que apareció en televisión. La entrada original está en su blog y, con su permiso, os la ofrecemos traducida al castellano.

¿Pagar o enfermar?

Suena una música de fondo, muy lejana. Una mujer, entre los 30 y los 40 años, está frente al espejo, mirandose. De repente, se descubre una inquietante mancha en la piel. La alarma, la angustia y el miedo invaden su rostro, que hace un giro de 180 grados hacia la tranquilidad cuando descubre que la mancha es solo la huella del dedo de su hija, que está dibujando. Finalmente, aparece un mensaje que nos invita a pensar como sería nuestra vida sin una aseguradora privada de salud.

El efecto que busca la aseguradora con el anuncio es identificar la ausencia de un seguro privado de salud con el mas absoluto desamparo ante la enfermedad como si no hubiera otra alternativa que pasar por caja para poder respirar tranquilo ante futuras complicaciones de salud.

En epocas de crisis, una especie de miedo irracional se inatala en los cerebros de todos. Da igual si la crisis afecta o no: se activa como un estado de alerta ante el futuro inmediato en todas sus vertientes, no solo la económica. Y ya que ante un caso de ruina siempre queda la salud, es por este resquicio por el que se aumenta la cuenta de resultados.

Ah, ¿entonces la sanidad es publica, universal y gratuita? Si, puede ser si no es Vd una persona con muchas manias, y quiere tragarse colas interminables, y compartir habitacion con vecinos indeseables, y no ser atendido como un principe, y muchas otras ventajas que no caben en un triptico publicitario ni en un anuncio de televisión.

La realidad, no obstante, no es como la pintan en el anuncio, para variar. La populaidad de los seguros médicos está provoicando, y lo se por experiencia propia, el mismo fenómeno que se pretende evitar con el pago suplementario por un servicio que ya tenemos cubierto. Colas, las he visto interminables en la privada y en la pública. Y de trato humano, afortunadamente, también en ambos sitios. Y personalmente, creo que hace tiempo que tener un seguro privado ha dejado de ser un signo de distinción social. Eso si, a quien le impresione mucho el anuncio, que se gasta el dinero, que al final estará animando la economía en tiempos de crisis. Y eso, a la salud de los directivos de las aseguradoras les irá muy bien.

Xavi Bellot es periodista, escribe desde hace varios años en diversas publicaciones (ultimamente columnas de opinión) en Valencia, y se dedica actualmente al mundo de la televisión y de la prensa escrita. Su blog Els Nuvols (escrito integramente en valenciano, por cierto) comenzó para recopilar todas sus columnas semanales en la revista Que Y Donde y desde hace unos meses se actualiza a diario con dichas columnas, comentarios sobre noticias de actualidad y breves análisis del día a día.



1 comentario:

  1. Sí, tiene mucha razón. Yo tengo seguro privado y también hay colas para según qué especialistas y según en qué zona vivas.

    ResponderEliminar