viernes, 24 de abril de 2009

Aburrido



Si miro hacia atrás, me aburro... Da algo de pena (por llamarlo de alguna forma) comprobar que, en resumen, el paso del tiempo, los cambios de partidos políticos, la adopción de medidas innovadoras y la generación y difusión de otras ideas no mejoran el sistema sanitario. O al menos, eso es lo que entiendo tras llevar algún tiempo sin leer artículos o blogs que hablen bien de nuestro sistema sanitario, que comenten que el sistema funciona o que los profesionales sanitarios tienen algún factor motivador importante (diferente al del dinero, que a veces parece que todo sea cuestión de pasta).

Lo más curioso es que da igual el partido que gobierne, da igual el color de los gestores, da igual si el gurú de turno (¡que los hay!) tiene una u otra tendencia o sigfue tal o cual moda... El crítico de hoy puede ser el gestor de mañana y, aún así, seguiremos leyendo que todo funciona mal, muy mal.

Por eso es bueno salir de aquí alguna vez, conocer otras culturas, otros sistemas, otras realidades sanitarias, otros entornos laborales... Cuanto más viajo y observo, más me gusta nuestro sistema sanitario. Y sí, las quejas son necesarias, pero si van acompañadas con alguna propuesta, mucho mejor... que es lo que más se echa de menos.


4 comentarios:

  1. Estoy haciendo un curso de implantación de la ISO 9001, me ha sorprendido que estemos de todo, hasta dos jefes de servicio médico, es la 1ª vez desde hace casi 19 años que hago un curso donde todo el mundo tenga interés y sea tan variopinto, te aseguro que para mí es una estupendísima experiencia y una magnífica noticia.
    Las malas noticias y las quejas son como las copas, hacen mucho ruido cuando se caen, cuando están en su sitio y funcionan no se notan.

    ResponderEliminar
  2. Las actitudes críticas son esenciales, imprescindibles... pero la crítica no es sólo señalar todo lo que está mal. Una actitud crítica es la que no sólo dice qué se necesita, qué no funciona, qué va mal, etc. Es la que se plantea el análisis, va más allá para saber por qué falla,por qué se ha llegado a una situación, cuál es el origen del problema... precisamente para buscar soluciones, para proponer alternativas, para intentar mejorar. Es mucho más fácil plantarse en la comodidad y no pensar de qué forma podemos contribuir al cambio, aunque sea sólo a pequeña escala.

    ResponderEliminar
  3. y no crees que a veces la critica, incluso la destructiva, sirve para que la gente se plantee nuevas vias? Todo es necesario... y al final esto es como el proceso de duelo: ahora todos se lamentan, en breve empezará la reconstrucción

    Preciosa foto por cierto

    Lorena

    ResponderEliminar
  4. El criticar todo lo nuestro por decreto sin proponer cambios es un deporte nacional. En este país nos encanta criticar y dilapidar todo lo que va mal, y luego alabamos sin reparos cualquier tontería que viene del exterior. Por suerte, yo también he tenido la oportunidad de viajar y vivir en otros países y es cuando estás allí, o mejor dicho, cuando vuelves, cuando se empiezan a apreciar algunas cosas que tenemos aquí. No digo que todo sea genial aquí, cuidao, yo soy bastante crítica. Pero tienes toda la razón en cuanto al sistema sanitario...No veas como está la cosa en otros países. Tenemos que sentirnos algo contentos con él. Algo bueno tendrá cuando Obama lo quiere copiar ¿no?

    feliz fin de semana

    pd temazo!

    ResponderEliminar