miércoles, 15 de abril de 2009

"Vamos al hospital a visitar al abuelo"


Desde hace años, los hospitales públicos españoles se caracterizan por su política de puertas abiertas. Atrás quedaron los pases de acceso, las horas de visita muy restringidas y la limitación de dos personas por habitación. Ahora podemos llegar a 7 u 8 personas por habitación, más 3 o 4 niños jugando en el pasillo a futbol, o al pilla-pilla o como se llame, y eso a cualquier hora del día, los 365 días del año...

Dicha libertad de visitas es algo muy valorado por la mayoria de los visitantes, que ayuda al enfermo a sentirse mejor en ocasiones, pero realmente perjudica al paciente (que en muchas ocasiones necesita de una cierta calma a su alrededor) y a los profesionales ya que entorpece su labor asistencial. Además, debido a la menor higiene, podemos poner en peligro la seguridad del paciente y multiplicar las infecciones nosocomiales.

Las alternativas que actualmente se barajan pasan por:
+ Visitas solo por la tarde o fines de semana.
+ Limitar de forma estricta un número máximo de personas por habitación (aunque se plantea el típico dilema: ¿quien va a controlar que se cumpla ese número?).
+ Volver al régimen de pases (en muy pocos centros se lo han planteado, la presión social sería muy fuerte contra esta medida).

Si en España fuesemos como en los países nordicos en los que apenas se visita a los enfermos: solo una vez al día, por familiares muy próximos, y apenas diez minutos... Claro, allí el problema es que carecen de la típica figura española del cuidador (familiar que acompaña 24 horas al paciente y que está pendiente de su cuidado). Una figura muy criticada en algunos ámbitos pero que, si no existiera, provocaría un cambio profundo en los métodos y costumbres de trabajo en las plantas de hospitalización si no existiera.
¿Alguna idea para el debate?



Foto: zona de espera eun una planta. City Hospital. Turku (Finlandia)

5 comentarios:

  1. Yo soy totalmente contraria a las visitas en tropel. Cada enfermo es un mundo, pero yo necesito tranquilidad y dormir para sentirme mejor, y no estar pendiente de las visitas, y encima que tengan que verte en esa situación. Yo he estado hospitalizada una sola vez en mi vida y acabé de las visitas y de la gente hablando en la habitación bastante harta la verdad. En cuanto a la figura del "cuidador", es fundamental en España, ya que tienen casi una función de vigilancia. Del goteo, de mil cosas...pero no voy a hablar mucho de esto porque en la familia tenemos muchas anécdotas sobre la figura del cuidador. Vaya tela.

    ResponderEliminar
  2. Es difícil de decir que es lo mejor, hay personas que si no reciben visitas se ponen tristes, y hay otras que nos agobian las visitas.
    La verdad es que el que tenga que regular no va a quedar bien de ninguna de las maneras.

    ResponderEliminar
  3. el problema no es el sistema, somos todos... Llamemoslo cultura o comportamiento social, no se.

    ResponderEliminar
  4. en pamplona en el hospital maternal han vuelto al sistema de pases, sólo dos personas autorizadas mediante pase en la habitación, y las visitas sólo en horario de tarde, todo esto con una persona a la entrada del hospital pidiendote el pase, yo entiendo que es lo mejor para el paciente en algunos casos, pero en otros no :)

    ResponderEliminar
  5. Aunque no demasiado saludable, es una figura y una costumbre arraigada en nuestra origenes de cultura judeocristiana dificil de desterrar
    ¡Fijate estuve ingresado y ni siquiera fue a verme!

    es una frase comun muy reveladora

    Yo por mi parte creo que no debería permitirse que la gente pernocte de mala manera en las habitaciones de los hospitales con el unico objetivo de cuidar un enfermo que no lo necesita.

    pero claro eso significaría aumentar las plantillas

    ResponderEliminar