domingo, 10 de mayo de 2009

Transformando la realidad...


Ya sabeis que nos encanta el marketing, y también que nos gusta Dilbert y su forma de ver las cosas... Uno de los dilemas clásicos es si el marketing refleja fielmente la realidad o la transforma de forma adecuada para hacerla mas apetecible. Algo así como el clásico enfrentamiento entre los partidarios de mk como herramienta para detectar necesidades ocultas y los que defendian que el mk se dedicaba sencillamente a crear necesidades y "casualmente" ofrecer al momento el producto/servicio perfecto. Esta es otra forma de verlo,o tal vez la misma:



Una traducción aproximada sería:

Dogbert, Vicepresidente de Marketing

- Describe tu producto en términos técnicos y yo lo convertiré al lenguaje del marketing

- Bueno, tiende a sobrecalentarse

- "El producto más caliente del mercado"

- Todas sus piezas son cancerígenas

- "Hace que aprecies la vida"

Tanto la traducción como la idea se la debemos a
Creativos sin Ideas.

7 comentarios:

  1. Es como las estadisticas...da para todo...

    ResponderEliminar
  2. Yo estoy trabajando ahora con una traducción sobre "greenwashing", publicidad y relaciones públicas y alucino con la facilidad que tienen para retorcer el lenguaje...Son artistas..Lo que me pregunto a veces es si tienen escrúpulos (no todos claro)

    ResponderEliminar
  3. el mk y los escrupulos a veces estan peleados... todo por la venta? todo por la pasta?

    ResponderEliminar
  4. Como las estadísticas o como la web 2.0....

    ResponderEliminar
  5. Bueno, hace mucho tiempo que el fin justifica los medios. Cuando los consumidores dejemos de comprar por apariencias y lo hagamos por necesidades reales, lo que nos diga el MK sera irrelevante.

    ResponderEliminar
  6. ¡Buenos días! Hoy mi calendario de la Ley de Murphy dice:

    REGLA DE P.K. DICK
    "La realidad es lo que se niega
    a desaparecer cuando se
    deja de creer en ello"

    Buena forma de empezar el día, ¿no?

    ResponderEliminar
  7. comentarista12/5/09 19:54

    a todo se le puede dar la vuelta... y de eso las empresas farmaceuticas saben mucho, mucho, mucho

    ResponderEliminar