miércoles, 19 de agosto de 2009

¿Y si no hay dinero para todo?



El todo gratis tiene un límite, y en Asturias ya han empezado a plantearse como reducir el gasto sanitario. Hace unos días, el Gobierno asturiano tuvo que inyectar 101 millones de euros en el presupuesto sanitario de 2009 para poder garantizar la supervivencia del sistema. De hecho, esta medida se ha tomado para poder pagar los trabajadores de sanidad sin problemas hasta diciembre.

¿Y de qué hablan en Asturias? Ha salido el tema del
copago señalando el Consejero de Sanidad que "En el caso de que se efectuara ese copago, se realizaría en función de las rentas de las personas, para que quien más tiene más aporte".

También se pretende reorganizar la estructura hospitalaria asturiana, especializando solo los hospitales más importantes y avanzando en la reconversión de hospitales en centros de atención sociosanitaria. Para evitar que ocurra lo que se comenta en este
artículo, "¿Es necesario que el hospital de Mieres tenga todos los servicios, cuando el Hospital Universitario Central de Asturias está a nueve minutos?", se pretende eliminar la duplicidad de servicios entre hospitales cercanos, manteniendo los servicios de carácter general.

Otro gran frente de batalla es el gasto farmacéutico. Se va a lanzar una campaña para concienciar al ciudadano sobre el uso de los fármacos y se han planteado dudas sobre el sistema de copago actual sobre medicamentos ("¿Es normal que todos los jubilados, con abstracción de su nivel de ingresos, consuman 300 millones de euros en fármacos bajo la fórmula de gratis total, cuando los trabajadores en paro pagan sus medicinas?"). Respecto al médico, se va a
controlar la prescripción principalmente de los médicos que receten por encima de la media.

La medida final y que más se comentará, sin duda, es la congelación salarial para 2010, que es una de las previsiones del gobierno, ante el problema de financiación que tiene el sistema sanitario asturiano. Teniendo en cuenta que la sanidad pública no ha sufrido ningún tipo de expediente de regulación, ni cierre de centros ni nada similar, ¿asumirá el sistema sanitario dicha congelación salarial como parte de la solución? Tal vez sea el momento para que algunos se den cuenta de la situación, incluso aunque los sueldos sigan subiendo... La vaca ya no da mas leche, así que o se deja de ordeñar o podemos estar en el principio de un cambio radical.

Es el momento de mejorar la coordinación asistencial (primaria y especializada no son mundos separados, se trata de servicios sanitarios, así que nadie se empeñe en separarlos), trabajar con procesos y protocolos (y que se cumplan), reducir la variabilidad de la práctica médica, no dejarnos influenciar por las artes de la industria farmacéutica, mejorar el gasto y gastar eficientemente (no vacunas inútiles, por ejemplo), analizar bien las nuevas prestaciones antes de implantarlas, gestores que de verdad gestionen, mayor autonomía para los centros, incrementar la resolutividad de atención primaria, eliminar cargas burocráticas para profesionales y pacientes, implantar soluciones web para muchos procesos no asistenciales y para control de enfermedades, homogeneizar la cartera de servicios en muchos centros (primaria y hospital), pacto político y social por la sanidad... Estas medidas (y otras muchas que pueden llevarse a la práctica) dependen de los políticos, de los gerentes y de todos los profesionales de cada servicio de salud. El problema es que los sistemas tan grandes favorecen la perversión y es fácil pasar al otro lado, el lado de la comodidad, de la dejadez, de la costumbre.

Como decía
Oteo, "La gran mayoría queremos que el estado del bienestar empiece por nosotros mismos".

4 comentarios:

  1. Sobre el copago ya hemos hablado bastante aquí, y yo, desde mi humilde opinión inexperta, creo que es una muy buena idea. Yo ya funciono con copago en la privada y tampoco es para tanto, puesto que como bien explicas, el copago estaría adecuado en función de las rentas de cada persona. Y lo mismo para los gastos farmacéuticos, aunque aquí creo que las farmacéuticas también deberían colaborar. He dicho.


    pd me encanta la portada del economist, pero mucho más la canción que has escogido.

    ResponderEliminar
  2. Lo bueno que tienen las crisis es que sirven para cambiar las cosas y hacerlas más eficiantes.
    Algun dia tendremos que pensar en actuar también sobre la retribución a los dispensadores.
    http://saludyotrascosasdecomer.blogspot.com/2008/10/del-uso-racional-del-medicamento-y.html
    un saludo

    ResponderEliminar
  3. Una entrada muy interesante Miguel Angel. Credito para pagar la nómina de un servicio público, cierto que la misma puede suponer entre el 60%-70% del presupuesto anual .Creo que todas las comunidades tenemos problemas similares a los de Asturias y lo peor es que ni los profesionales ni los usuarios somos conscientes de la magnitud del problema. En Cataluña (ICS) hace tres mesos corrían rumores , bien fundados, sobre las dificultades para pagar en la nomina de mayo los incentivos anuales de todo el personal, más de 40.000 trabajadores. Si comparamos el capitulo 1 de los años 2004 y 2008 de la misma entidad- Institut Catala de la Salut- el aumento del mismo es de un 40% . A pesar de todo , insatisfacción generalizada. Creo que poca gente es consciente de que semejantes aumentos no seran posibles en muchos lustros y estamos hablando de gastos de personal únicamente. Inclusos sin la crisis de la que hablan los amigos asturianos este gasto sería sostenibel .¿Quien se pone a pensar en inversiones de bienes y servicios, mantenimiento de hospitales construidos hace más de 40 años?- ¿ nadie recuerda los incendios de dos hospitales de Barcelona hace dos años?. Todo esto en un escenario con ingresos menguantes - fuente de financiación de todos los servicios públicos- y necesidades a medio y largo plazo crecientes.
    Como complemento un artículo publicado en la prensa asturiana sobre el mismo tema. Visión de un ciudadano ilustrado.
    http://elcomentario.tv/reggio/%c2%bfde-que-debate-nos-habla-senor-quiros-de-luis-arias-arguelles-meres-en-la-nueva-espana/19/08/2009/

    ResponderEliminar
  4. Ganitas tengo de que se empiece a hablar, seriamente y con visión de futuro, de estas cosas...
    Pero... ¿qué gobierno le pone qué cascabel y a qué gato?. Aquí se legisla a cuatro años vista.
    Es lo que tiene que los "jefes" no tengan un contrato indefinido.
    Quizá los jefes debieran ser técnicos y no depender su trabajo de los cambios electorales (necesarios por otro lado).

    ResponderEliminar