viernes, 11 de septiembre de 2009

Los preenfermos



Al final, la economía se resume en oferta y demanda. Y en la gestión sanitaria, todo puede reducirse a dichos términos, tan concretos y tan amplios a la vez. Una oferta centrada en producir servicios sanitarios, en crear nuevas unidades, en ampliar la cartera de servicios, en no pasarse y mucho menos quedarse corto, en llegar a todos (equidad), en gastar de forma adecuada (eficiencia), etc. Respecto de la demanda, todo es diferente: el paciente demanda asistencia sanitaria pero es el médico el que decide el tratamiento y prescribe los medicamentos necesarios.

Sin embargo, ¿quien traza la línea que va de estar sano a estar enfermo? ¿A partir de que nivel de colesterol podemos definir que alguien tiene hipercolesterolemia? ¿Por qué esos niveles cambian y además parece que los niveles que hace años eran normales ahora son muy malos?

Este
artículo de El País ("Usted no está sano , está preenfermo") comenta esa frontera, la del ciudadano que ya no sabe si está enfermo, debe cuidarse o sencillamente está totalmente sano pero mejor si toma determinadas pastillas para prevenir. El artículo habla de hipertensión, diabetes, osteoporosis, etc y recuerda como son los grandes estudios financiados por laboratorios los que frecuentemente modifican los parámetros que separan la enfermedad de la salud:

Y así surgió hace seis años el concepto de prehipertensión. En 2003, un panel de expertos de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de EE UU elaboró el informe JNC7 que definía como prehipertensos a las personas con cifras de tensión sistólica de 120-139 o diastólica de 80-89. Así, de la noche a la mañana había millones de enfermos o preenfermos susceptibles de ser tratados. Hasta 2003, se consideraba que las personas con cifras de 120-129 de alta y/o 80-84 de baja tenían una tensión normal, y las personas con 130-139 y/o 85-89 tenían una tensión normal alta.

En principio, los prehipertensos no precisan fármacos (salvo quienes tienen otros factores de riesgo). Sin embargo, "esta nueva visión de la hipertensión arterial ha tenido tanto predicamento que la revista New England Journal of Medicine [la más influyente en medicina] ha llegado a publicar un trabajo sobre el tratamiento de la prehipertensión arterial", dice Alberto López García-Franco, médico de familia del centro de salud Doctor Mendiguchia Carriche de Leganés (Madrid).

2 comentarios:

  1. Muy bueno ese artículo del país. Da mucho que pensar...

    ResponderEliminar
  2. Sí, gran artículo. Por fin un poco de periodismo de valor y calado.

    ResponderEliminar