jueves, 17 de diciembre de 2009

La semana de la flexibilidad



Frases del día a día...

Discutiendo sobre la necesidad de realizar actividades y campañas para mejorar la educación sanitaria de los pacientes y la formación en determinadas patologías de los profesionales, una compañera propuso (entre la ironía y la sinceridad más pasmosa) que ella haría la "Semana de la flexibilidad". ¿Motivo? Las rígidas barreras que ponemos a la hora de atender al paciente, tanto asistencial como administrativamente, y que en ocasiones obligan a que el paciente tenga que dar mil rodeos para ir de una puerta a la puerta de al lado, incluso con demoras de semanas entre una visita y otra. Si es que la mentalidad funcionarial en la sanidad pública sigue siendo parte de la cultura organizativa...

Muchas veces actuamos pensando que el paciente debe adaptarse a las rigideces de la organización y de los profesionales, pero eso puede implicar ir a contracorriente e incluso contra lo lógico. Debemos adaptarnos al paciente y pensar que si pagamos nuestros enfados y mosqueos con él, está pagando los platos rotos el eslabón más débil de la cadena.

Además, como hay todavía gente que hace cualquier cosa por quitarse un marrón de delante, al final, como decíamos, el paciente acaba siendo la pelota que rebota de uno a otro. ¿No es muchas veces la mejor solución la más sencilla? ¿Y por qué no queremos verlo?

Una pena...

3 comentarios:

  1. Me parece un poco vergonzoso que tenga que haber una "semana de la flexibilidad" para que recibas el trato que mereces. Esto debería ser los 365 días del año. Y no me estoy refiriendo a una parte sólo, sino a todos los implicados en la atención sanitaria (profesionales y pacientes).

    ResponderEliminar
  2. Una semana me parece poco.
    Trabajo en un Centro de Salud pequeño, durante algún tiempo fui coordinadora y los usuarios tenían acceso directo a mi, tanto aquellos que querían reclamar sobre algún problema como los que necesitaban una solución que no encontraban; por otro lado los profesionales me envían a aquellas personas que tenían alguna dificultad que ellos no podían resolver. Tengo que confesar que algunos días era agotador el trabajo, sobretodo porque yo no tenía capacidad para reunirme con los jefes y presentar un informe de mejora, y algunos problemas eran muy repetitivos.
    En esos años aprendí mucho, en especial lo importante que era para la atención a las personas ese perfil que yo había asumido; ni que decir tiene lo poco reconocido por la mayoría del equipo,tanto es así que cuando deje de ejercer porque estuve fuera del centro, a las administrativas les falto tiempo para poner normas nuevas, "todo paciente debe acceder a los servicios en nuestro horario" "los horarios están para cumplirlos y nada ni nadie deben hacer excepciones",etc.
    Todavía vienen pacientes para solucionar un problema.!por favor¡, .... necesito agujas para la insulina, estoy viniendo dos semanas seguidas pero nunca llego al horario (la última semana del mes que te han apuntado de 11:30 a 13:00 cuando están ); las personas se justifican, he tenido que acompañar a mi marido, me hago cargo de mis nietos,etc.. y como este mil casos.A pesar que bajo mano intento hacer lo que puedo, por razones de humanidad, a veces les tengo que decir, hace tiempo que me quitaron de"jefa" y ahora no mando nada. Al final me he cansado de que me pongan malas caras todos, unos por mi cambio en la atención y otros por saltarme las normas estrictas.

    Siento la extensión de mi comentario pero este tema me toca la moral; es tan fácil dar una atención resolutiva y con amabilidad que no comprendo como seguimos prestando una atención de alguna forma tan deficiente.

    PD.: Si a este perfil añadimos un análisis de mejora, pues ¡ no me lo puedo creer !.

    ResponderEliminar
  3. Tona, dejando a un lado el debate sobre sanidad pública y privada, ¿crees que tiene que ver el hecho de que seamos funcionarios y muchos con plaza en propiedad?

    la reforma en la sanidad depende de las personas, no de las estructuras. No podemos intentar adaptar la organizacion a los vicios que hemos ido creando sin darnos cuenta dia a dia. Es fácil sacar lo bueno pero muy dificil cambiar las actitudes y comoportamientos de la gente.

    Gracias por tu aportación, Tona. En nuestro entorno, la gente de los SAIP intenta hacer mucho en esa línea, pero les ponen muchos obstáculos.

    Saludos!

    ResponderEliminar