lunes, 18 de enero de 2010

Alternativas en época de crisis



Imagina una situación de crisis financiera muy complicada en un país con un sistema de salud de cobertura universal, público y gratuito. Imagina que esa crisis obliga al Gobierno a reducir el gasto sanitario para evitar una situación de quiebra financiera.

El Gobierno presenta tres alternativas:
- Reducir la cobertura excluyendo del derecho a la asistencia sanitaria gratuita a determinados grupos de personas.
- Reducir los servicios que se ofrecen a todos los ciudadanos.
- Cobrar por algunos servicios en determinadas circunstancias.

¿Que eliges? El New England Journal of Medicine presenta una situación similar llamándola aritmética incómoda. Buena definición para una situación complicada... ¿Qué es lo menos malo?

11 comentarios:

  1. Imagino, imagino... y no es nada bueno! Una situación complicada, pero antes que excluir a determinados grupos de personas... yo elegiría cobrar algunos servicios (aunque claro, es otro tipo de discriminación: si no pagas, no te atiendo, o no tienes tal prueba...) o reducir servicios (que habría que ver cuáles, y a quiénes se deja sin parte del trabajo...).
    En fin, es difícil, sí, comprometido y complicado.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué maldad haciendo esas preguntas! Y ¿por qué no se pueden elegir dos de tres o las tres?. Si hasta los seguros de coche lo hacen. Y que el paciente contrate lo que quiera. Y que determinados pacientes tengan todos los derechos.
    Una Sanidad que derroche menos.
    Y que comparta gastos extras.
    Sin quitar lo básico.
    Creo que es posible.

    ResponderEliminar
  3. Yo cobraría algunos servicios, y me parece que se derrocha mucho en muchas cosas que no son precisamente básicas.
    Estoy de acuerdo en que es posible.
    Hay otro tema "delicado" ¿le exigimos responsabilidad a la gente que no se cuida? (fuman, beben, se drogan ....)
    ¿Qué responsabilidad?
    En Gran Bretaña lo hacen ¿es justo?

    ResponderEliminar
  4. A la primera y a la última estoy radicalmente en contra.
    ¿Reducir servicios? Pues depende qué, cómo, a quién...

    Sé que tu también, así que yo trataría de implementar sistemas más eficientes.

    Y si hace falta dinero, sacarlo de otros lados. Incluso subir impuestos (especialmente los del tabaco, alcohol y coches)

    ResponderEliminar
  5. Obviamente ninguna de las tres. Todas suponen una reducción de derechos a los españoles.
    Que recorten de otros servicios. Que cobre menos el Rey, la Iglesia o los representantes del Estado... seguro que eso último ni se plantea...

    ResponderEliminar
  6. b o c, pero la opcion primera no.

    ResponderEliminar
  7. La primera opción sería impensable, todo lo que implique "excluir" debe evitarse. La segunda y la tercera en realidad son similares, puedes reducir servicios o cobrar por algún otro, pero a final estás restringiendo la cobertura sanitaria a la población. Debería haber una cuarta opción, cualquier otra que permita redigir partidas prepuestarias de otra índole en beneficio de una sanidad universal.

    Un saludo,
    Iñaki González.

    ResponderEliminar
  8. Yo también elijo la c. El problema es quién determina qué cobrar y con qué criterios

    ResponderEliminar
  9. La escena es inventada, y las opciones son solo algunas de las posibles. pero o cambian las cosa,s o cabaremos con este tipo de disyuntivas.

    y lo peor de todo, tal vez acabe eligiendo el menos indicado.

    gracias por vuestros comentarios!

    ResponderEliminar
  10. la c creo que es la mas adecuada...todos sabemos lo mucho que se derrocha y se abusan de determinados recursos porque son gratis...

    ResponderEliminar
  11. Hay otra estupenda alternativa: hacer una evaluación previa a tomar cualquier opción y considerar otras. Por ejemplo, analizar la cantidad de costes estúpidos que se pueden evitar por falta de calidad en miles de procesos en la administración pública. Evitar duplicidad de tareas, crear sinergias, etc. En defintiva, mejorar la utilización de los recursos.
    Si se les da más recursos a quienes no saben gestionarlos la situación no se soluciona jamás.
    El problema no es falta de recursos, sino falta de calidad en la gestión y eso no se arregla con una ninguna de estas alternativas.

    ResponderEliminar