viernes, 26 de febrero de 2010

Mundo real


Un miedo que siempre nos anda rondando... ¿Creará todo este mundo 2.0 una sociedad llena de silencio? Los extremos en todo son malos, pero temer que ocurra algo parecido a lo que cuenta la viñeta de Geek & Poke tiene bastante sentido, cuando tras el silencio uno dice al otro: "Chatear en el mundo real es bastante duro".

¿La telemedicina o las consultas online harán que los profesionales acaben perdiendo el contacto con el paciente? Y en el caso del resto de profesiones, ¿ocurrirá lo mismo? Una reunión por videoconferencia puede solucionar mil problemas, pero a veces es necesario sentir, un valor que no debemos descuidar y que las actuales tendencias sociales pueden dejar de lado.

Y aunque no tenga mucho que ver, encontramos en Microsiervos (ellos la vieron en The Economist) esta cita de W. J. Stillman, periodista, sobre la influencia negativa del telégrafo en su profesión en 1891. Ahora podríamos entenderla como la relación entre el concepto de la inmediatez del 2.0 y el tratamiento superficial de la información:

"America ha transformado el periodismo de lo que era, la expresión periódica del pensamiento, el registro de las preguntas y respuestas de la vida contemporánea, en algo que recoge, condensa y asimila las trivialidades de la existencia humana, […] la enorme prisa con la que nos tomamos todo, ayudada por el fuerte deseo del periodista de no ir ni un día por detrás de su competencia, hace que juzguemos sin pensar. Hace que no tengamos tiempo para profundizar, ni en general deseo de hacerlo."


5 comentarios:

  1. Mi marido hizo una reflexión en su blog a cerca de esto del 2.0 bastante crítica.

    http://jgoms.blogspot.com/2009/12/breve-reflexion-acerca-del-conocimiento.html

    Mientras tanto, la vida pasa a toda velocidad. A ambos lados de la pantalla. Ahí es donde estamos atrapados.

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante debate, que creo que además irá a más según la telemedicina tenga más porcentaje de penetración de uso (cosa que no dudo).

    Por cierto, creo que estamos mezclando telemedicina con web 2.0, el concepto social con servicios por Internet. Creo que es interesante el separar ambos conceptos, porque no son lo mismo ni tienen el mismo enfoque.

    En mi opinión no necesariamente ha de perderse para nada la relación médico-paciente. Ciertamente esto me lleva a una reflexión más profunda que la actual: Necesitamos de verdad el contacto físico con el médico? Hasta qué punto? Puede ser tomada como una relación profesional sin más? E incluso debe ser así?

    En otro orden de cosas, debemos tener presente que estamos comenzando en estas cosas. Seguro que experimentaremos, fallaremos, habrá gente que se pase del "teleservicio", etc. Como en todo proceso de aprendizaje. Pero sin duda, son excitantes la cantidad de retos y oportunidades que se abren.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Yo ya lo comentamos ayer en Twitter, creo que todas estas tecnologías añaden opciones apasionantes, pero creo que no debemos olvidar nunca, pese al ritmo frenético de vida, el valor del contacto cara a cara y del TIEMPO para comunicarse de verdad con otra persona.

    Para que eso no se pieda -o se recupere- me temo que hace falta más que usar bien el 2.0, hablaríamos de cambiar la mentalidad y los horarios de todo el país...

    ResponderEliminar
  4. ¿Os dejaríais tratar por un médico que no os ha visto nunca? Yo no.
    ¿Puede ser tomada la relación médico-paciente como una relación profesional sin más? No lo creo.
    ¿Queréis que os trate un ordenador? Yo no.

    "El valor del contacto cara a cara y del TIEMPO para comunicarse de verdad con otra persona." Para mi un valor importantísimo

    Y estoy de acuerdo, too esto es fascinante a pesar de todo.

    ResponderEliminar
  5. Javier: la intención de este post es que no olvidemos que detrás de tanto 2.0 (o detrás de la telemedicina) hay personas...

    Alain: tanta velocidad no la aguanta nadie, ni siqwuiera la sociedad, no? Mira los movimientos slow!

    Juana: gracias por la referencia. Muy interesante y además tiene mucho que ver con el tema de hoy.

    Y claro que es fascinante!

    ResponderEliminar