martes, 2 de marzo de 2010

Los mercaderes y las jerarquías


El tiempo pasa pero los escenarios permanecen...

Ejemplo 1: Ya hemos hablado varias veces que la actual organización sanitaria española (estructuras directivas, jerarquías intrahospitalarias, sistemas de provisión de puestos, etc) está basada en normas de finales de los años setenta y principios de los ochenta. Han pasado casi 30 años y todo sigue igual, con algunos cambios tan ligeros que apenas se perciben. ¿Será esta década la de los cambios de verdad?

¿Y si alguien de verdad empieza a tirar ladrillos y tabiques y cambia la distribución interna en el ámbito de la sanidad pública? ¿Y si se promueve un movimiento abierto y sin intereses ocultos para lanzar ideas tipo "esto solo lo arreglamos entre todos" como comentábamos el domingo? Algo fundamental a tener en cuenta: puede que el cambio no sea cómodo ni fácil a corto plazo, y seguramente lo mejor para el sistema y para el paciente no sea lo mejor para el profesional. ¿Aún así alguien se apuntaría?

Ejemplo 2: El otro día leíamos una entrada en el blog "Salud, dinero y amor" sobre los procedimientos de marketing de los visitadores médicos (que también comenta Camilo en su Medicina Código Abierto). Un sistema de promoción de ventas algo arcaico, más basado en regalos (sí, sabemos que son memorias USB o bolígrafos o libros o portátiles, pero son regalos al fin y al cabo), pago de desayunos o comidas/cenas que se disfrazan de eventos de formación, que en la transmisión de información clínica o terapéutica de utilidad para el profesional. Pese a lo que quieran demostrarnos, la entrega de folletos a todo color con información en ocasiones sesgada (como muestra, un botón) no es precisamente ser objetivo y científico. Y lo que más rabia da, es que ese tipo de promoción todavía funciona, y muchos les siguen el juego a los promotores/vendedores... y así es fácil conseguir el objetivo final, que no es otro que aumentar la prescripción de un medicamento concreto, caiga quien caiga.

¿Y si el político correspondiente se atreviera a limitar la presencia de visitadores médicos en horario de trabajo? ¿Y si hicieran públicos los datos de lo que reciben los profesionales de los laboratorios como en otros países? Aunque también podemos ir por otro lado, por el lado de los profesionales que rechacen estas prácticas, aunque es difícil a corto plazo porque están muy generalizadas. ¿Y si sustituimos esa promoción por formación real sobre medicamentos y productos sanitarios y sobre nuevos principios activos o sobre medicina basada en la evidencia? ¿Cómo era aquello que decían en la biblia de expulsar a los mercaderes del templo?



6 comentarios:

  1. Muy valiente, como siempre. ¿Preparado para recibir algún que otro tirón de orejas? Estoy seguro que sí, sigue así, alguien tiene que decir las verdades de este sistema.

    ResponderEliminar
  2. Yo me apunto a lo que haga falta, sabiendo que la Sanidad es un terreno de "ultraconservadores" y que los cambios son lentos, muy lentos ....

    ResponderEliminar
  3. Buff!! El que dé este puñetazo en la mesa y consiga que no le corten la mano será mi héroe!!

    ResponderEliminar
  4. En España ya se hizo hace algunos años, al menos en bastantes CCAA, lo de limitar los visitadores en horario de consulta, ¿no? No con poca polémica, creo recordar. Parecía el fin del mundo que les dijeran que sólo podían ir ciertos días de la semana, a ciertas horas, y a ser posible que quedaran con varios médicos a la vez y no "uno a uno".

    Y la cuestión que nadie responde es, ¿qué puñetas pintan ahí?

    ResponderEliminar
  5. Creo que esa pregunta se responde por el hecho de que es ahí donde tienen el negocio.

    La industria "maneja" bien las claves de la oferta y la demanda y sabe que es en las relaciones cortas donde "se corta el bacalao". Desde luego para ellos es una inversión muy fuerte tener tantos visitadores y si apuestan por ello es porque es ahí donde está el rendimiento. Si no estás ahí, estás fuera del mercado.

    ResponderEliminar
  6. Yo soy de la Industria Farmacéutica, espero que nadie se eche a temblar ;).

    Pues claro que el modelo de visita médica es arcaico. Es realmente del siglo pasado: ponga usted ejércitos de vendedores a repetir mensajes. Lo sorprendente es el éxito que ha tenido, gracias a ...los médicos, oiga.

    Actualmente la industria se retuerce y estruja por encontrar una nueva piedra filosofal, un nuevo modelo comercial, pero para mi la pregunta que todos nos deberíamos hacer es: "cómo entre todos mejoramos la salud de los ciudadanos con una buena calidad y a un coste eficiente?". Y parte de eso tiene que ver con la formación y actualización de los profesionales sanitarios y el acceso a la información. Me sorprende que la entrada y los comentarios carguen las tintas contra la industria y los visitadores en lugar de reflexionar sobre cómo se forman los médicos después de salir de la facultad.

    Saluditos desde el lado oscuro ;).

    ResponderEliminar