jueves, 25 de marzo de 2010

Operaciones y quirófanos



Siempre que preparamos una entrada sobre de procesos o sobre gestión de operaciones en organizaciones sanitarias, nos acordamos del blog Salud y Gestión que ha publicado sobre estos temas algunas entradas imprescindibles. Y hoy hablamos precisamente de operaciones en el área quirúrgica.

A través de Diario Médico, nos enteramos de la reciente publicación en BMC Health Services Research de un interesante artículo titulado "Effectiveness of a Surgery Admission Unit for patients undergoing major elective surgery in a tertiary university hospital" por parte de diversos profesionales del Hospital Universitari de Bellvitge.

Uno de los problemas básicos en la gestión de procesos en las áreas quirúrgicas, es la presión de urgencias y el hecho de que la mayoría de los pacientes ingresan la víspera por la noche en las cirugías programadas. Por ello, y para mejorar la estancia media de los procesos y tener alguna cama libre adicional para posibles ingresos urgentes durante la noche, el Hospital de Bellvitge creó una unidad de recepción para pacientes quirúrgicos programados: los pacientes ingresan la mañana del mismo día de su operación (no la tarde anterior, como es habitual) y se preparan para la intervención en butacas con ayuda de un equipo de enfermeras formadas a tal efecto.

El beneficio para la organización es evidente: menos número de cancelaciones por urgencias no programadas, disminuye la estancia media y el paciente pasa menos tiempo en el hospital.

Un tema importante, que comentan en el artículo, es que no hay razones clínicas que impidan que el paciente ingrese el mismo día de la operación (con excepciones muy concretas). Hay varios estudios al respecto muy interesantes, como esta revisión ("Day of surgery admission for cardiac surgery compared to day before admission"), este artículo ("Same-day admissions and other cost-saving strategies for elective aortoiliac surgery") o esta interesante aportación económica ("Changing the admission process for elective surgery: an economic analysis").

4 comentarios:

  1. En ese campo los anestesista somos los auténticos gestores. En mi hospital La Salud de Granada estuve luchando durante mucho tiempo para realizar un ingreso precoz a primera hora de la mañana y me hicieron caso. Los beneficios son evidentes. Cuando las compañías, además, reconocen el derecho del paciente a pasar por la consulta de anestesia el proceso se agiliza mucho(que por desgracia no es así y todavía hay compañía que derivan a los pacientes a consultas de preoperatorios llevadas por internistas). El no poder ver al paciente en la consulta de anestesia conlleva el tener que realizar el consentimiento informado en la puerta de quirófano, terminar de evaluar si el proceso de preparación se ha realizado adecuadamente (pacientes de prótesis que son enviados sin pruebas cruzadas, etc- los internistas no tienen por qué saber preparar a un paciente para cirugía y las compañías los obligan para "abaratar gastos" y lo único que hacen es aumentarlos) y prepara, a bote pronto, la técnica anestésica (cuando no, rechazar al paciente o cambiar la técnica). etc.

    ResponderEliminar
  2. De hecho, en cirugía ambulatoria viene el mismo día, pero ya me puedo imaginar el caos de la programada:
    - ¿Está usted en ayunas?- al abuelillo, que apenas sabe leer.
    - Bueeno, sí, sólo me tomé un vaso de leche con un platito de fabada a las cuatro de la mañana, para aguantar, ya sabe...
    Diossssss.

    ResponderEliminar
  3. Las estancias más cortas son buenas para el paciente y para el hospital.
    De verdad ¿es tan difícil trabajar en equipo y organizarnos? ....

    ResponderEliminar
  4. No es tan difícil. La solución la tienen delante y no nos ven. El día que nos aprovechen a los anestesiólogos para gestionar los quirófanos podemos salir todos ganando. Mientras tanto, ellos se lo pierden.
    En algunos hospitales ya se empieza a hacer. Quirófanos multifuncionales y anestesistas gestionando.

    ResponderEliminar