martes, 30 de marzo de 2010

Un ejercicio de valentía



La gente que no solo dice sino que se lanza a la acción, merece todo nuestro apoyo y admiración. Hoy os dejamos con el ejercicio de valentía que ha supuesto el dossier de propuesta de autogestión para equipos de atención primaria realizado por diversos profesionales de Plasencia (Cáceres) y publicado en el blog Salud y Otras Cosas de Comer. Aquí tenéis el documento completo:

Robando ideas del NHS y del modelo catalán, utilizando el formato de las unidades de gestión clínica y buscando asumir ciertas actividades que debería realizar atención primaria y que se pierden en el limbo de los servicios de salud, este equipo ha elaborado un modelo llamado Xerte centrado en la autonomía organizativa, en la fórmula de la gestión por parte de los propios profesionales y en una definición clara de objetivos como base del servicio a realizar.

Los inconvenientes son claros y el propio documento los recoge. Tal vez la negativa o la aceptación total ante sus propuestas no sea la mejor solución pero algunos aspectos si que son muy interesantes para su aplicación inmediata. Por ejemplo:
- Personalidad jurídica para cada centro o cada área de salud o como se llame la organización. Sigue siendo curioso que para obtener ayudas FIS, los centros públicos tengan que montar una fundación o necesiten la "ayuda" de otros tipos de entidades paralelas.
- Presupuesto más ágil y flexible. Los centros públicos ahorran en personal y... ya está. ¿Por qué no descentralizar el presupuesto de verdad? Si el resultado del ahorro revierte en el propio centro, hay más motivación por parte de los profesionales.
- Contratación asociada a las necesidades. Algo que choca con la legislación actual, pero que de alguna forma debe resolverse. La asistencia sanitaria y la inmovilidad no se suelen llevar bien, y en la actualidad modificar las plantillas es un proceso duro y difícil.

Y para que después no digáis que no hablamos de lo malo, uno de los escollos que vemos es que los equipos de trabajo son muy heterogéneos y como casi siempre, de cada diez, 2 tiran del carro, 3 miran, 3 esperan y 2 tiran en dirección contraria. Algo así como la teoría de la innovación de Rogers. Esto complicaría mucho la puesta en marcha ya que no todos quieren apuntarse a un modelo tan innovador y los modelos mixtos (unos profesionales sí, otros no), al final tienen un lastre que acaba llevándolos al fracaso.

Esperaremos a que nuestros amigos de Salud y Otras Cosas de Comer cuenten más cosas del proyecto. Tal vez el futuro se parezca un poco a eso que escriben... Como decía Borges: "El futuro no es lo que va a pasar, sino lo que vamos a hacer"

1 comentario:

  1. Gracias, Miguel, por hacerte eco de la propuesta.
    En la medida que el proyecto se vaya enriqueciendo de aportaciones de la gente que se muestre interesada en ella, iremos aportando más detalles. Lógicamente, no todo lo necesario para implementar un centro de estas características está incluido en el dossier, por muchas páginas que tenga. También debemos conocer el grado de impregnación y aceptabilidad de la iniciativa entre el colectivo de profesionales sanitarios y la propia administración, lo cual está por ver. Me temo que esto es sólo el comienzo de una carrera de fondo...
    Encantado de haberte visto el otro día. Se me hizo corta tu estancia, hubiese deseado haber hablado más tiempo.
    Abrazos

    ResponderEliminar