martes, 13 de abril de 2010

Menos mal que los economistas no son médicos



Cuando eramos pequeños (algunos), existía un ente horrible llamado el coco que servía para que los padres consiguieran cambiar el comportamiento de los pequeños. Y funcionaba, al menos hasta que comprobabas que el coco no venía nunca.

Con todo lo que hemos leído de la reforma de Obama, nos hemos dado cuenta que el coco allí es la "European-style socialized medicine". Si leemos entre lineas, casi parece que los anti-reforma amenacen con la llegada de los comunistas y en parte parece que incluso deba empezarse con una caza de brujas al más puro estilo McCarthy.

En esta entrada de BetterHealth, podemos observar los argumentos de los que no quieren parecerse a los europeos en nada. ¿Y que argumentos utilizan? Dicen que prefieren medicina individualizada, atención directa al paciente, altísima tecnología, etc. Debe ser que en Europa no tenemos nada de eso. Además, ¡allí incluso algunos piensan que hay una conspiración contra la reforma!

Lo mejor es el origen de la entrada, que además le da título: "Me alegro de que los economistas no practiquen la medicina". Y el dilema que plantean es el típico: los economistas lo vemos todo como datos, números y estadísticas; los médicos lo ven todo como personas, sentimientos, etc. Eso sí, ¿también tenemos la culpa de esos datos tan espantosos de la sanidad en USA? No vamos a defender la figura del economista en sanidad (que no queremos perder lectores!), pero no somos tan malos como pintan, sólo que cada uno ve las cosas desde una perspectiva propia.

Para cerrar por hoy el tema de la reforma, nos quedamos con la perspectiva que utilizan en esta entrada de "Saving money and surviving the healthcare crisis": ¿para ti los servicios sanitarios son un privilegio o un derecho? Según lo que pienses, así opinarás de la reforma sanitaria de Obama.

1 comentario:

  1. Un derecho, sin duda. No podemos arriesgarnos a que sean un privilegio...

    ResponderEliminar