martes, 22 de junio de 2010

A la sombra del copago



Lo llaman de muchas formas, pero el nombre más utilizado es "factura sombra". Es la nota informativa que recibe el paciente con los costes aproximados del uso de los servicios sanitarios y se utiliza para alertar o, al menos concienciar, de lo que cuesta todos esos servicios que aparentemente son gratis para todos.

En el caso de la Comunidad Valenciana, son más de 4 años emitiendo este documento. De hecho, la propia "nota informativa" (ese es su nombre técnico) señala que "es voluntad del sistema sanitario público valenciano el difundir entre sus beneficiarios el coste de la asistencia prestada como una medida de racionalización del consumo de los recursos sanitarios".

Ahora se vende como la antesala del copago (como dicen varios medios), pero si el objetivo es el mismo que el del copago (concienciar), la verdad es que en la experiencia valenciana apenas hemos notado cambios en las pautas de comportamiento del paciente. Además, es muy llamativo que en 2010 aparezca esta idea como algo novedoso cuando hace varios años que se utiliza en algunos servicios de salud. ¿Será que hay muchas iniciativas que se llevan a cabo desde hace tiempo y nadie conoce?

La clave es compartir conocimiento. Es barato, pero debe ser complicado y fácil de olvidar... o eso parece.


9 comentarios:

  1. En eso tienes razón, Miguel Ángel, en Catalunya para las hospitalizaciones se emite al menos desde 1998... y se refleja la cantidad que se factura con tarifas CatSalut que corresponde a la hospitalización... pero aquí también la percepción es la misma, no se hace demasiado caso del documento. :(

    ResponderEliminar
  2. ¿Demasiado caso? No se hace ni p... caso, somos un país latino. Es más, cuanto más has gastado, mayor sensación de gozo en muchos. El concepto solidario es anglosajón, o al menos calvinista: recordemos dónde se funda la Cruz Roja, y de dónde viene el primer sistema público de salud -que copió la España de Franco-Lo del copago (o ticket moderador) se emplea en los países mediterráneos, por algo será.

    ResponderEliminar
  3. lo que no veo es la cancion de Sabina con el tema ;)

    ResponderEliminar
  4. es por el titulo... jajajajaja

    ResponderEliminar
  5. No entiendo que se repercuta una factura a quien no tiene ningún poder de decisión para modificar los gatos que se generan. ("¿Que tengo que pagar diez días de estancia?, yo me hubiera conformado con estar sólo un día en el hospital y que me lo hicieran todo en ese día." "¿Por qué me han puesto este antibiótico tan caro? Ah, es que le pagan a usted el Congreso de este año. Usted perdone." "Mire yo hubiera preferido tener una habitación individual y que no hubieran tardado tanto en hacerme la resonancia, compensaría un gasto por el otro"). El paciente tiene la percepción de que "han" gastado tanto dinero en atenderlo, que quizá "pudieran" haber gastado menos, y no que Él haya generado esos gastos.
    ¿Qué tal hacerle la factura a los médicos sobre lo que se gasta cada uno de ellos en atender a cada paciente? ¿Qué tal hacer una comparativa? ¿Qué tal hacerla pública?
    He hecho recientemente una reflexión sobre la Factura en la Sombra en mi blog, os invito a leerla mianestesista.blogspot.com/2010/06/echando-luz-sobre-la-factura-en-la.html

    ResponderEliminar
  6. ¿Y qué tal querido MiAnestesista si a los profesionales sanitarios se les paga como en UK ya que tenemos una sanidad tan buena con un nivel de inversión ridículo respecto al PIB? Claro, a costa de profesionales mal pagados. Mi solución: NHS, o copago, y si hace falta, sanidad privada. Respecto a lo del pago de Congresos: debería estar prohibido. Y respecto a lo que un médico recete o no, eso pertenece totalmente a la decisión conjunta de paciente y médico. Los pacientes también tienen que mojarse a la hora de tomar decisiones y no decir eso de 'lo que ud. me aconseje'. Porque muchos pacientes no quieren hacerse responsables de su propia salud. P.ej: '¿Fuma usted a pesar de que está diagnosticado de EPOC? Pues entonces se le deja de financiar su tratamiento de la EPOC y lo paga usted enterito todo.'
    Pero en este país ni políticos ni médicos ni pacientes tenemos lo que hay que tener para tomar medidas drásticas.

    ResponderEliminar
  7. El objetivo es concienciar, pero creo que no consiguen mucho...

    ResponderEliminar
  8. Por joder la marrana, que os veo sosos, ¿qué gasto genera emitir la 'nota informativa' ante semejante sin dios?... lo que viene a ser: para qué gastamos en papeles si no cunde.

    ResponderEliminar
  9. Al que se le ocurrió semejante estupidez demuestra un tremendo desconocimiento del ser humano.
    La facturita solo sirve para exibir ante los conocidos lo malita que ha estado por lo mucho que ha costado arreglar lo suyo.
    Por cierto, los fumadores nos hemos pagado nuestras enfermedades con lo mucho que dejamos en las arcas del estado. Creo que deberíais ir mejor contra los gordos que ellos por la comida pagan menos impuestos.
    Las dictaduras siempre son malas y las de la salud también. Yo como medico (con mis debilidades humanas) no me encuentro con la capacidad para imponer nada, aconsejar e informar de los efectos que pueden tener sus malos hábitos, y nada mas.

    ResponderEliminar