martes, 29 de junio de 2010

Otra decepción



Tantos meses esperando y al final... decepción. Ya se ha publicado el Informe de la Ponencia de Estudio de las necesidades de recursos humanos en el Sistema Nacional de Salud, constituida en el seno de la Comisión de Sanidad, Política Social y Consumo (la famosa Comisión que se creó en el Senado) y la sensación es que todo son generalidades y obviedades, sin aportar nada nuevo. Algunos medios se han hecho eco de la aprobación del informe.

Han ido pasando en estos meses un buen puñado de presidentes y representantes de organizaciones profesionales y corporativas, de algunas sociedades científicas, algunos sindicalistas y también unos pocos políticos. ¿Y que ocurre? Claro, como casi todos los comparecientes representaban a colectivos profesionales (la mayoría), pues todos acaban barriendo para su casa.

En resumen, todas las profesiones y especialidades lo hacen bien, son imprescindibles y necesitan crecer. En las comparecencias no se aportan muchas ideas nuevas, ni se reflexiona sobre la actual realidad del sistema, salvo contadas excepciones. La sensación es la de queja constante, faltan más recursos, falta más gente, falta más dinero, pero a mi que no me muevan...

Al menos, algunas de las conclusiones y recomendaciones parece que arrojan algo de luz:

- Los aspectos que generan mayor insatisfacción a los profesionales (médicos, enfermeras, farmacéuticos, etc.) son la sobrecarga asistencial, la poca flexibilidad en las condiciones de trabajo, la baja retribución y una cierta sensación de pérdida del prestigio profesional. ¿Y cómo se recupera el prestigio?

- Aumentando el rendimiento del trabajo, la autonomía de los profesionales y eliminando las tensiones con los gestores. Eso de las tensiones nos llama la atención.

- Desfuncionarizando la profesión médica, flexibilizando el empleo, incentivando el trabajo a tiempo parcial, fomentando la atención en el medio rural. Unas cuantas medidas de fácil implantación... ¿Donde está el camino para llegar a esas metas? La desburocratización, por ejemplo, solo aparece en esta línea: "hay que desburocratizar la atención primaria, delegando en otros profesionales tareas que, por su formación y competencia, pueden desarrollar".

- Evitar incentivos perversos y primar los criterios basados en la evaluación de los profesionales según resultados asistenciales, sobre la investigación y otros factores. Siempre nos gustó el adjetivo perverso asociado al incentivo: ¿quien pervierte a quien?

- La parte de las TIC: Incorporar las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación a la asistencia sanitaria: la historia clínica digital común, la tarjeta sanitaria única, la telemedicina y las distintas modalidades de teleconsulta.

- Sería conveniente estimular la creación de programas de salud desde la atención primaria para utilizar la actividad física y el deporte no competitivo como herramienta de prevención de enfermedades evitables; programas en cuyo diseño colaborarán médicos, enfermeros y técnicos deportivos titulados. ¿Pero esto no se hace desde hace tiempo?

Se habla de hacer atractiva la profesión médica en algunas especialidades concretas, se habla de ratios y de numerus clausus, pero pocos hablan de la naturaleza funcionarial del profesional sanitario y los problemas que ello implica para adaptar el trabajo a las necesidades reales del profesional y del propio sistema.

Un informe extraño, que aporta poca luz a la situación actual.

5 comentarios:

  1. Un paston en hacer 17 HCE y ahora otro pastón para unificarlas. Mi solución: ayer falté por motivos médicos a mi trabajo y como no hay sustitutos, mis compañeros se repartieron mis pacientes sobrecargándoles. Lo que hay que hacer es eliminar batas paseantes. El gerente y el director médicos SON médicos, en caso de necesidad, a ponerse la bata,y a pasar consulta... si es que saben.

    ResponderEliminar
  2. No se porqué, he ido directamente a los párrafos donde se explicaba la dinámica que utilizaron para crear el documento: 28 reuniones entre el 5 de noviembre y el 15 de junio de 2010... 65 comparecientes...
    Qué eficiencia.

    ResponderEliminar
  3. ¿Y no hay ningún apartado que hable de la profesionalización de los directivos sanitarios?

    Si hubiera menos políticos de despacho y más gestores de verdad, ¿quizás las tensiones serían menos?

    Nuestro eterno caballo de batalla.

    ResponderEliminar
  4. Toyalmente de acuerdo con Gerineldo, Pablo P (Felicidades) y por supuesto con Iñaki. Ya tenemos "brindis al sol". Historia clínica única, para el SNS, la podremos consultar y apuntar los de los SME?, y un especialista privado?, eso ahorraría una pasta en repeticiones de pruebas por ejemplo. ¿Llegará?, me temo que al mismo tiempo que el gobierno mundial para acabar con la pobreza...

    ResponderEliminar
  5. Añado otro comentario respecto a las necesidades de prof. en el SNS. PAra el año que viene, si se necesitan 5000 MF, pues se ofertan 5000, y si alguno quiere ser cardiólogo y no le llega la puntuación en el examin MIR, o elige MF u otra especialidad de la que estemos necesitados o se presenta al año que viene y si saca mejor número, que haga cardiología

    ResponderEliminar