viernes, 23 de julio de 2010

El día sin...

Un clásico en la relación médico-paciente: no tome esto, reduzca aquello... Y al final, pasa lo que pasa:


La viñeta la hemos visto en
Krautsuppe

5 comentarios:

  1. Si es que lo prohibimos todo... y prohibir es 'mu' malo.

    ResponderEliminar
  2. A mi tampoco me gusta lo de prohibir, prefiero educar, es verdad que es un proceso más lento, pero mucho más efectivo.

    ResponderEliminar
  3. A veces depende de quién tienes enfrente, y eso es una de las cosas buenas de los trabajólogos y trabajolocitos (DUE´s del Trabajo), que nuestra población diana es estable y los conocemos, vamos, como trabajar en un pueblo de 900 hab. en mi caso.

    ResponderEliminar
  4. Yo no creo que prohibir y educar sean cosas contrarias. Lo contrario de prohibir es permitir, y hay ciertas cosas que no se deben permitir.

    Así que legislemos lo que creamos y eduquemos al mismo tiempo, que se puede.

    Pd: tu y yo que no bebemos ni fumamos... menos mal que tomamos café :P

    ResponderEliminar
  5. O sea, no fumáis, ni bebéis, si tomáis café y ¿cometéis algún otro pecado? jajajajaja no se yo, tanta "perfección" jajajajaja

    ResponderEliminar