lunes, 19 de julio de 2010

¿El fin de la representatividad?



Las corporaciones profesionales (sociedades científicas y colegios) y sindicatos, ¿están dispuestos a dar una opinión objetiva acerca del futuro de la sanidad? ¿Incluso si saben que muchas veces el futuro puede implicar que cambien elementos estructurales necesarios para su propia existencia?

Entonces, ¿que es la representatividad? Las organizaciones tienden a perpetuarse en el sistema y al final acaban representándose a si mismas...


9 comentarios:

  1. El Colegio de Médicos a mí sólo sé que me cobra un pastón cada trimestre. Que han comprado una sede nueva, Y que ya no se llama Colegio de Médicos. Por aquello del 'miembros y miembras', se va a llamar 'Colegio de la Profesión Médica'. ¡Cuánto apoltronado y estreñido mental sobra en este país!

    ResponderEliminar
  2. Pufffff, Miguel, debe ser uno de los posts más atrevidos y a la vez más cortos que te recuerdo. Pocas veces con tan pocas palabras se puede decir tanto...
    Está claro que las SSCC, Colegios profesionales y sindicatos tienen como propio fin la supervivencia de su propia organización, ni siquiera la salvaguarda de sus afiliados/socios (ni que decir que no representan ni son la voz de los colectivos de los que se adueñan).
    Esto sí que es un post "radical", y lo demás son simplezas!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Prefiero tener lectores en mi contra que lectores indiferentes, asi que hoy era el día de "vamos a contar verdades".

    Se que tu has estado en alguna sociedad cientifica y de hecho el actual vice de la semfyc tiene su despacho a 10 metros del mio, pero creo que estas cosas hay que reflexionarlas en voz alta

    Gracias!

    ResponderEliminar
  4. Bien por Miguel!
    Sí, he estado algunos años en la directiva de semFYC. No me arrepiento, todo lo contrario, ha sido una de las mejores etapas de mi vida, he aprendido mucho de mucha gente.
    Y muchas de las cosas que vivo y siento son producto precisamente de esa etapa.
    Ahora me toca otra etapa, donde mi papel es más de socio de a pie, crítico con lo que no me gusta y aplaudiendo también lo que sí me gusta. Me encantaría ver a una semfyc coherente con sus principios, al lado de los socios, fomentando una masas crítica fuerte que lidere el cambio que la AP y la MFyC necesita. Lo creo, sin tapujos. Y creo que semfyc está en disposición de conseguirlo, aunque para ello muchas cosas deberían cambiar, claro...
    Como tu, prefiero pensar en voz alta, y compartir esas reflexiones, aunque muchas veces te cueste disgustos. Al menos no nos escondemos, lo hacemos transparentemente y de forma abierta. Para bien o para mal. La guste a algunos o no.
    Un abrazo, Miguel.

    ResponderEliminar
  5. ¿El fin de la representatividad? Supongo que el principio de la anarquía.
    Nunca hubiera sospechado que miguel se convirtiera en un ácrata.
    Bien está pensar en voz alta ¿pero cual es la alternativa?
    Es curiosos que cuando se "está" todo es maravilloso, los esfuerzos realizados y mal entendidos y poco reconocidos se recuerdan con cariño. Cuando ya no se "está" uno lo ve con más sentido crítico que me parece saludable.
    ¿Y porqué no volver para dirigir las organizaciones con el rumbo que uno cree deben de tener?
    ¿Porqué se escriben post todos los dñias? Pues supongo que para opinar, convencer e influir con tu voz y contribuir a una línea de acción o ¿será mejor para que no exista ninguna acción y que la evolución de los acontencimientos realice su selección natural?.

    ResponderEliminar
  6. Rafa, gracias por tu comentario. Lo de ser ácrata nunca me lo habñia planteado pero creo que mi forma de pensar no va por ahí.

    Además, yo nunca "he estado" en colegios o sociedades. Bueno, solo como humilde socio y pensando lo mismo que escribo en la entrada de hoy.

    Ya me gustaria que con dar opiniones en mi blog, un buen puñado de personas las siguiera y cambiaran las cosas, pero no creo que esto funcione así.

    Intento (y muchos lo hacen) actuar cada día según lo que pienso y creo, pero la rigidez de las organizaciones me impide moverme tipo pez en el agua. E incluso yo, que en parte tengo la posibilidad de mover algunos hilos, compruebo con pesar que dichos hilos estan cortados o tienen cien puntos de apoyo que nunca imaginé.

    Pero oye, que si soy influyente, empezaré a diseñar el mundo como yo estime conveniente, aunque sinceramente no se lo recomiendo a nadie.

    Espero que la selección natural elija el cauce que diseñamos muchos, lastima que seamos como salmones, siempre nadando contra la corriente.

    ResponderEliminar
  7. Pues no te quepa duda de tu influencia.

    Los que te leemos lo hacemos, creo yo, porque tu opinión nos interesa incluso cuando discrepamos de ella. Siempre han existido los líderes naturales y en ocasiones se espera de ellos que bajen del tendido a la arena y den unos pases al berraco. Aunque en esta circunstancia la posibilidad de que te empitonen es algo más que una suposición por que ya se sabe lo que dice el dicho popular "Hubo división de opiniones: la mitad del tendido se cagó en su padre y la otra mitad en su madre" (con perdón)

    El problema es localizar a líderes que tengan un respaldo social amplio y este sólo se puede manifestar a través de métodos imperfectos como es la representatividad.

    Yo siempre opino que la democracia es un desastre, que no sirve para nada, que el sistema parlamentario me da grima, que .... pero no se me ocurre una alternativa menos mala

    ResponderEliminar
  8. Tenemos "demasiada" tendencia a creer que cuando alguien nos representa lo va a hacer mal, a mi me parece una falta absoluta de madurez, es que si representa a mil personas ¿cómo va a dar "gusto" a todas? es imposible.

    ResponderEliminar
  9. Decir en voz alta y pública, lo que comentamons muchas veces en privado,en esta caso criticar el papel de los organos de representación social y profesional, no es cargarse ni atacar el sistema . Es una necesaria muestra de higiene democrática ,imprescindible para la supervivencia de la misma. Si se hace desde una posición de prestigio y liderazgo profesional, mucho mejor. Es el papel que desde hace años , a nivel general , se pide a los intelectuales, medios de comunicación y otros referentes sociales , respecto a la política , las finanzas ... sin que casi nadie entre al trapo. Así nos va .
    Felicidades , Miguel.
    Antoni Agustí

    ResponderEliminar