lunes, 23 de agosto de 2010

¿La web ha muerto? Pues vamos con retraso...



Claro, llega el bruto de Chris Anderson (el autor de The Long Tail y de Gratis) y suelta en la revista Wired que "la web ha muerto". Y todo el mundo habla de ello, y reflexionan, lanzan ideas, lo llaman visionario o gurú, lo critican, o incluso en un blog afirman que "la web no ha muerto, estaba de parranda", etc. Aunque si lees tranquilamente el artículo, brillante por cierto, resulta que Anderson habla del fin de la web y del crecimiento de las aplicaciones específicas (para móviles, apps diversas, etc). Vamos, que no es que el mundo se acabe, sino que todo se transforma, más o menos.

Una de las gráficas que aparece muestra el uso de internet en Estados Unidos según el tipo de recurso utilizado y la tendencia es clara: la web, como tal, empieza a perder gas.



Y como en este blog enseguida lo asociamos todo con nuestro entorno, nos surgen dos reflexiones:

1. Viendo esa gráfica, en el mundo sanitario todavía no hemos llegado al siglo XXI. Más o menos estamos en el final de los noventa... Si en muchas organizaciones sanitarias, ¡la web ni siquiera ha nacido!

2. Ante la radicalidad de titulares como el de Wired, ¿os imagináis en las revistas científicas habituales un editorial del estilo "Los hospitales han muerto, Larga vida a los centros de alta resolución" o "La atención primaria ha muerto. Larga vida a la salud comunitaria"?

Pues ya que las estrategias en internet en sanidad empiezan a crecer en España, que nadie le diga a los consejeros que la web ha muerto, a ver si les da un soponcio al comprobar que se gastan el dinero en cosas poco útiles y dejan de invertir en TIC. Y a este ritmo, en 2020 la web por fin será historia, se cumplirá lo que dice Chris Anderson y en los servicios sanitarios empezaremos a descubrir... las redes sociales. Pero todo paso a paso, no vaya a ser que nos atragantemos con tantas modernidades.

13 comentarios:

  1. El día que las condiciones de comercialización de Internet y sus dispositivos en España, sea como en otrso paises, tal vez "nazca" Internet aqui... luego ya nos encargaremos de matarla o de suicidarla (que es mas español). Saludos! :-)

    ResponderEliminar
  2. Es verdad, cuando tengamos una web en condicioones, le exigiremos tanto que se tirará desde un séptimo piso.

    Gracias Azu!

    ResponderEliminar
  3. Pero si nosotros tenemos el Gurú por excelencia, no nos hace falta que venga un Chris Anderson a decirnos esto. Ya Julio Mayol nos adelantó en el #1CBS que el blog ha muerto. Lo malo que no salió en titular alguno. Y lo mismo que dices,...a alguno casi le da un soponcio cuando dijo eso, porque perdían el sentido de la vida, como los Monty Python.

    ResponderEliminar
  4. Comparto lo dicho por mi alter ego de la Comision Gestora... y añadiría: ¿Como puede morir algo que en algunos sitios aun no ha nacido?

    ResponderEliminar
  5. Idear una web con cierta gracia, puedo deciros que no es tarea sencilla. Hacer una web con largos textos y 4 fotos sacados de documentos existentes, pintarla bonita y dejar que se quede colgada (en el sentido 1.0 de la palabra) es muy facil. Mis años vividos en la red (y ya van para 15) me han demostrado que los proyectos web sin un plan de gestion y mantenimiento al menos a 1 año vista son un error. De todos modos y para acabar ya que comentario en la playa desde zapatofono no es muy comodo: ahora mas de 1 tendra twitter, FB, canal en youtube y blog, tecnicamente es muy facil, pero ¿Y la chicha?

    ResponderEliminar
  6. Como especialista en medicina familiar "y comunitaria" me interesaría conocer las diferencias (en el plano teórico) entre "Atencion primaria" y "salud comunitaria"... No sea que caigamos en aquello de la eterna reinvencion de la rueda, pero sin que hayamos fabricado ninguna rueda todavía.

    ResponderEliminar
  7. Excelente entrada, Miguel, muy oportuna. Sagaces comparaciones en el texto. A reflexionar toca...
    Y, a quien corresponda desde la organización de los hospitales, que se consiga aprovechar las posibilidades de la informática y la web (y no que sean, a veces, una losa) en la gestión de los procesos clínicos y mejora de la calidad.
    ¡Cuanta oportunidad perdida!

    ResponderEliminar
  8. Mónica: el tema de la chicha lo hemos comentado muchas veces y es algo que olvidamos. Mucho facebook, mucho twiter y después no hay nada detrás, solo humo. Los contenidos son tan interesantes como las relaciones...

    Julio: era una forma de hablar. También podría haber escrito "Viva la medicina personalizada" o "Viva Vidalio". A lo que me refería es que muchas veces ese tipo de declaraciones tan explosivas acaban provocando un debate con aportaciones y propuestas reales, que es lo que hace falta.

    Javier: si yo te contara...

    A los de la Comisión Gestora: estamos todos en el mismo barco, solo nos falta ser influyentes y hacer cosas (gusten o no gusten a los de muy arriba).

    Gracias a todos por los comentarios

    ResponderEliminar
  9. O quizás sirva para ahorrar tiempo e ir pasando mas rápido por las fases y poniéndonos al día de manera rápida

    (No lo creo pero merece la pena ser optimista ¿no? )

    ResponderEliminar
  10. Quizás no haya entendido bien el gráfico, pero de él interpreto que la web es menos importante de forma porcentual; pero, al haber cada vez más usuarios de Internet, eso no quiere decir que la web se use menos, puede que incluso esté siendo más utilizada.

    ResponderEliminar
  11. Las cosas funcionan así. En ciencia, en sanidad o en política quienes mandan defienden las misas ideas que tenían cuando eran más jóvenes, quisieron innovar y otros mayores no les dejaron hacerlo. Así las cosas van llegando con retraso.
    Una nueva tecnología se incorpora cuando quienes van a utilizarla han crecido o desarrollado su profesión con ella. Cuando mi generación de treintañeros mande en sanidad, allá por el 2020 impondremos las redes sociales, porque eso es lo que nos parece moderno ahora.

    Los jóvenes siempre creemos tener la razón, y probablemente la tenemos, pero cuando alcanzamos un puesto en el cual poner en práctica nuestras ideas resulta que ya no somos jóvenes, y nuestra razón ya no es razonable.

    En un mundo que avanza deprisa hay quien se sorprende de la juventud de los jefes y dueños de algunas grandísimas empresas, o que los consejeros de innovación de estas empresas aún no hayan salido de la universidad.

    ResponderEliminar
  12. Buscando alguna explicación en las neurociencias podrás ver que en la juventud se produce una gran actividad cerebral y más conexiones neuronales a nivel histológico. Las buenas ideas surgen ahí. Muchos que se quejan de la juventud de algunos pioneros de nuestro tiempo olvidan que muchos grandes hombres que forjaron las ideas que marcan el presente, escribieron sus grandes obras antes de cumplir 30 años. Algunos incluso no lograron brillar más en toda su vida que sus obras de juventud. Otros consiguen la madurez lo que empezaron a gestar de jóvenes y después de perseverar. Hay que repasar alguns biografias para ver que innovación y juventud van muy unidos y que el sistema de salud debería prestar más atención a lo que hacen los jóvenes de hoy en día. Los médicos de mañana son esos chavales con granos que juegan a la play, twittean con su móvil y suben fotos a facebook, vídeos youtube y otras.
    No me extraña que en la facultad de Stanford le hayan regalado un i-pad a todos los estudiantes de medicina.

    http://www.portaltic.es/gadgets/noticia-universidad-stanford-proveera-ipad-estudiantes-medicina-20100802165412.html



    http://www.medgadget.com/spanish/2010/08/ensayos_con_el_ipad_para_defin_1.html


    Aquí todavía lo más interesante es debatir si sigue vigente el juramento hipocrático y si hay que cambiar la clase magistral por una más participativa a la Boloñesa.

    ResponderEliminar
  13. Muy buenas las reflexiones Samfrado... La verdad es que sería perfecto mantener esas conexiones neuronales hasta los 60 o 70, no?

    Lo malo es que las ideas "jóvenes" en la administración publica ni se escuchan.

    ResponderEliminar