miércoles, 15 de septiembre de 2010

La objeción de conciencia y sus límites



La objeción de conciencia en la Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo, aparece definida en su artículo 19.2: "Los profesionales sanitarios directamente implicados en la interrupción voluntaria del embarazo tendrán el derecho de ejercer la objeción de conciencia sin que el acceso y la calidad asistencial de la prestación puedan resultar menoscabadas por el ejercicio de la objeción de conciencia."

¿Cuales son los límites de dicha implicación directa en la interrupción del embarazo? En esta noticia de ABC leemos que algunos administrativos de atención primaria, responsables de remitir la solicitud en papel al hospital correspondiente, solicitan ser objetores ya que también están implicados en el proceso. En otros centros, algunos celadores han solicitado no mover camas con pacientes de este tipo. ¿Y si quien reparte las bandejas de comida se saltara a estas pacientes? ¿Acabaremos poniendo una marca al paciente en la cama para que determinados profesionales no lo toquen?

Todo tiene un límite, o al menos debería tenerlo. Es imposible preparar circuitos independientes para las mujeres que decidan voluntariamente someterse a una IVE, o acabaremos volviendo a la época en que los pacientes con VIH tenían una gran etiqueta roja en la historia advirtiendo a todo el mundo que aquella persona estaba infectada.

8 comentarios:

  1. Cada vez que he dicho que estoy de acuerdo con la Ley de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo, no me han pegado dos tiros porque, afortunadamente, ahora no se puede, pero poco les ha faltado.
    Seguramente lo más fácil será subcontratar Clínicas, aunque luego los "acusarán" de que es un negocio, en fin .... el integrismo ideológico es así.

    ResponderEliminar
  2. Posiblemente muchas de las personas que están objetando es porque no quieren participar en un proceso cuyo fin es quitar la vida a un ser indefenso.
    Si hoy escucháramos historias de administrativos, celadores, etc. que no quisieron participar (cumpliendo su obligación) en matanzas en la guerra mundial, hablaríamos de héroes.
    Yo creo que debemos respetar a quien piensa que lo que se está cometiendo es un asesinato y no quiere participar en ello.

    ResponderEliminar
  3. Si uno trabaja a sueldo de la Administración Pública, es decir, cobrando de los impuestos de todos, una de sus obligaciones es cumplir la ley. La objeción de conciencia se puede expresar fácilmente con los pies.

    ResponderEliminar
  4. Entonces la limpiadora no podrá limpiar las zonas del hospital por las que pasen las mujeres que van a una interrupción?
    Ilógico, al menos...

    ResponderEliminar
  5. Si en una fábrica de Nike en Singapur un capataz dijera que iba a objetar ante la contratación de niños, lo echarían.

    Si un médico ginecólogo al que contratan en una clínica de reproducción que experimenta una reconversión del negocio hacia la realización de abortos dijera que va a objetar, le largan y ya está.

    En la pública, afortunadamente, las condiciones laborales son otras, lo que pasa es que se acaba confundiendo la "libertad" (palabra prostituida del año) con otras cosas...

    como ya comenté en un post: ¿si alego ser judío puedo objetar de hacer guardias en sábado?...

    who knows...

    disfruta las vacaciones!

    ResponderEliminar
  6. Si en una fábrica de Nike en Singapur un capataz dijera que iba a objetar ante la contratación de niños, lo echarían.

    Si un médico ginecólogo al que contratan en una clínica de reproducción que experimenta una reconversión del negocio hacia la realización de abortos dijera que va a objetar, le largan y ya está.

    En la pública, afortunadamente, las condiciones laborales son otras, lo que pasa es que se acaba confundiendo la "libertad" (palabra prostituida del año) con otras cosas...

    como ya comenté en un post: ¿si alego ser judío puedo objetar de hacer guardias en sábado?...

    who knows...

    disfruta las vacaciones!

    ResponderEliminar
  7. Este tema siempre ha sido muy polémico y nadie aún ha conseguido ponerse de acuerdo en qué es lo que hay que hacer.

    Creo que, como en la mayoría de las ocasiones, la solución está por una comprensión por ambas partes de la parte contraria.

    Esto es, el ginecólogo antiabortista no debería aceptar un contrato en el que debiera hacer abortos y la parte contratante debería saber que la IVE es una cosa que crea muchos dilemas éticos y que por tanto va a encontrar objetores.

    Los de Salud Laboral cambian a los trabajadores de sitio cuando, por una lesión, no pueden estar en un sitio determinado del hospital. ¿Por qué no se hace algo con los objetores también?

    Estoy harto de que los proabortistas traten de hacer pasar por el aro a los antiabortistas y de que los antiabortistas intenten hacer que los proabortistas sean vistos como infanticidas.

    Firmado: uno que está más cerca de los antiabortistas que de los proabortistas y que, precisamente por eso, no se metió a ginecólogo ni a familiólogo ni nada en relación con IVEs.

    ResponderEliminar
  8. Te entiendo emilienko, pero creo que a determinados niveles sería ya rizar el rizo.

    Un ejemplo: el técnico de laboratorio que pide no tratar sangre de mujeres que vayan a por una IVE; celador que no empujará camas o hablará con pacientes que vayan a lo mismo... Surrealista, creo.

    Gracias a todos por los comentarios. creo que este tema volverá a aparecer por aquí...

    ResponderEliminar