viernes, 3 de diciembre de 2010

La teoría del rival más débil



La historia que da pie a esta entrada es real y ocurrió hace años. Un grupo de profesionales se reunió en un hospital para arreglar la demora que se producía en el alta de los pacientes, ya que hasta las 12 del mediodía o incluso más tarde no empezaban a irse a su domicilio (incluso a las 17 horas se iban pacientes). Este problema suele tener varias causas que afectan a diferentes colectivos: hora de pase de planta, cambios de turno, procesos mal definidos, etc.

En aquella reunión se comprobó como la jerarquía existente en las organizaciones sanitarias (no tan marcada como la militar, pero casi) invitaba a echar la culpa al "rival más débil" asociado históricamente a cada grupo profesional (los tópicos entre médico/enfermería, enfermería/auxiliares, etc.). Al final, el equipo de limpieza del centro resultó ser el que tenía la "culpa" de todos los desaguisados relacionados con las altas, además de la dirección del centro que también se llevó su parte.


¿Y tan útil es tener a mano un rival supuestamente débil? Un ejemplo reciente lo encontramos en las declaraciones oficiales de algunas corporaciones profesionales que para desburocratizar la actividad sanitaria, la única solución que proponen es que esas tareas las hagan otros profesionales. Es decir, desburocratizar para delegar la tarea, no para cambiarla. Y para eso, siempre suponen que hay un rival más débil que la asumirá.

Quizás la necesidad de tener a un "rival más débil" contra el que cargar las tintas en momentos críticos sea uno de los obstáculos para implantar una cultura de trabajo en equipo, ya que en equipos de verdad no cabe esta actitud (en estos últimos se prefiere "perder el tiempo" buscando soluciones) . Pero los tiempos están cambiando y ahora la debilidad no se mide por la jerarquía, sino por la capacidad (o incapacidad) de generar ideas y de ponerlas en marcha. Y muchos están temblando ya que el más débil ahora puede ser otro...

13 comentarios:

  1. Si estás pensando en la SEMFYC, yo te digo que estoy hasta los coj... de los apoltronaos de la SEMFYC. Serán médicos además con poca carga asistencial. Y encima yo no estoy de acuerdo con su documento sobre el copago. Creo que me voy a ahorrar unos euros al año. ¿Para qué sirven las macro sociedades científicas si no hay ningún tipo de debate interno y publican documentos de 'expertos' de los que muchos asociados no estamos de acuerdo?

    ResponderEliminar
  2. No es de hace años y lo sabes, Miguel Ángel, es de esta misma mañana seguro, en tu hospital, en el mío, en el CAP de la esquina... "el mejor amigo del hombre es el chivo expiatorio" dice alguien por las radios de la mañana. Puede que sea humano intentar poner cara y ojos a los problemas, y a veces incluso acertaremos, pero eso no nos conduce a la solución: ACTITUD positiva, HUMILDAD, sentido de equipo, lo sabemos pero nos lo ponen difícil

    ResponderEliminar
  3. Pues yo me quedo, sin duda, con la última frase. Se que no es mia pero con tu permiso me la quedo. Como estamos casi en Navidad me lo pido, por si algún día se cumple. Gracias por animarme un poco el día ;)

    ResponderEliminar
  4. La cosa no es fácil, para que un equipo funcione tienen que estar muy claros los objetivos, esto hace más fácil que cada uno cumpla sus funciones y si surgen problemas resolverlos sin que se enquisten. Ahí está el problema fundamental, que los objetivos muchas veces ni se conocen y menos se comparten.

    La jerarquía yo la entiendo como responsabilidades en la organización y lo que nos encontramos muchas veces son posiciones de poder político, sindical, etc.

    No podemos estar hablando de cambios y que estos afecten al rival más débil que no siempre son las limpiadoras, es más complejo. Ejemplos tenemos muchos y afectan a todos los estamentos profesionales.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. esta teoría concuerda con otra clásica llamada echar balones fuera.

    mientras pensemos en el sistema sanitario como una cómoda con cajones independientes ningún cambio de base podrá hacerse.

    es necesario cambiar el ángulo de visión y comprobar que todos los cajones ya no están cerrados, alguien los puso en el suelo y son igualmente útiles y accesibles.

    tratar de hacer lo mejor posible el trabajo por parte del personal asistencial debe ir de la mano de una gestión justa e inteligente de los recursos.

    ResponderEliminar
  6. Para poder ocuparse de otras cosas, lo primeo es hacer uno mismo un buen trabajo.
    Cotidianamente en mi hospital, me encuentro con gente que se pasa el día quejándose y echando culpas, esa gente es el centro de los problemas, generan muchos más de los que resuelven, me parece que hay mucha "crítica" y poca "autocrítica" ....

    Y si mal no recuerdo, David ganó a Goliat .... por si a alguien le sirve de referencia.

    ResponderEliminar
  7. Totalmente de acuerdo con el análisis. Digno, por otra parte, de ir directo a las viñetas de Dilbert.

    Me quedo con la frase de Juana: hay mucha crítica y poca autocrítica en las organizaciones y empresas. Así lo único que se consigue es un eterno bucle de quejas sin que nada cambie...

    ResponderEliminar
  8. Mientras la información se utilice como "arma de poder", las organizaciones seguirán siendo cubículos estancos (los chismorreos de pasillo son los peores). Si hay problemas TODOS y TODAS deben de saberlo. La implicación viene por el conocimiento exacto de lo que sucede y por hacer partícipes a los demás. No es más tonto el de menor categoria profesional, ni más listo el de la cúspide... La mayoría de las veces 4 ojos ven más que 2. JuanOdM.

    ResponderEliminar
  9. Vaya, una entrada con "agujero en el tiempo"...

    Y ahora que hago? si la comento seré un pelota del liderismo 2.0 y sino...

    En fin, la anécdota ilustra bien la alocución pero la mejor fras es como dice Alain la de Juana; por eso empiezo por mí.

    No se puede permanecer 'encofrado' en un despacho pensando que se posee todo conocimiento y verdad, dilucidar conflictos no es hacer de juez y hasta el buen ambiente más pintado se acaba si no se dan respuestas en las situaciones de presión.

    ¿Cómo se puede mejorar un proceso asistencial (alta) si no están en la misma mesa y al mismo nivel todos los implicados y los que están no tienen un objetivo común sino el cuidar de su parcela?

    ResponderEliminar
  10. ... tienes razón Juana, "los que más se quejan son el centro del problema", y además no sé porque casi siempre se salen con la suya.
    Es difícil cambiar estas actitudes y comportamientos con los instrumentos que tenemos, a final de mes nos pagan a todos lo mismo, además si estas personas llevan más años que tú trabajando incluso les dan más días de fiesta.

    ResponderEliminar
  11. Mi experiencia es que terminan marginados, ignorados o peor .... la Vida coloca todo en su sitio .... tarde o temprano coloca todo en su sitio .... a veces con una crueldad que asusta.
    Pero a lo mejor es solo mi experiencia.

    ResponderEliminar
  12. El caso es de libro de gestión sanitaria: no es culpa de nadie, porque es culpa de todos -menos de los limpiadores, (¿por qué no rompemos moldes?)-. Un procedimiento claro simplifica el problema. Otra cosa es que nadie quiere "cargar con otro mochuelo", ni nadie se atreva a imponer sentido común. Llegados a este punto, es cuando se demuestra lo bien que negocian unos y otros, porque es preclaro que el alta la firma el médico. Si una vez firmada, el problema es de gestión del alta, hay dos caminos. El plan A se ha hecho toda la vida, es un pulso con el/los colectivo/s beligerantes (que se lo pregunten al Gobierno con los controladores). El plan B es innovar, introduciendo sistemas electrónicos que automaticen el proceso desde el alta médica, y en efecto, intentando que parezca una iniciativa grupal, implicando a todos los agentes. Llegados a este punto, mi aportación: No se puede minimizar el poder de la resistencia al cambio. Las cosas tienen un momento y un lugar, y a veces hay que saber esperar una crisis agazapado para resolver un tema, y pedir recursos para esa herramienta que pide Tona, pero también para que todos los agentes acepten la herramienta como SU herramienta. Estoy con Juana que probablemente el tiempo deja en fuera de juego al que se quiere quedar fuera del juego, pero eso no es inmediato, y a menudo no tenemos tiempo de sentarnos a la puerta de casa y ver pasar el cadáver profesional del "no-amigo"...

    ResponderEliminar
  13. No siempre delegar es escurrir el bulto. A mí me parece bastante lógico que el trabajo burocrático y adinistrativo lo realice fundamentalmente personal administrativo.

    Lo absurdo es que lo tenga que hacer el personal sanitario, cuyo cometido es otro. Delegar es en muchas ocasiones lo correcto.

    ResponderEliminar