miércoles, 29 de diciembre de 2010

No fumes en la puerta


Ya está a punto de publicarse la temida/esperada reforma de la Ley 28/2005, de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco. Uno de los aspectos que se comenta en los centros sanitarios es la nueva redacción del artículo 7 (el de las prohibiciones) que en su apartado c) establece la prohibición de fumar en "Centros, servicios o establecimientos sanitarios, así como en los espacios al aire libre o cubiertos, comprendidos en sus recintos".

Los temores para profesionales y familiares aparecen en esta noticia del Diario de Navarra (del que hemos sacado la foto que encabeza la entrada). Tanto los familiares de pacientes como los profesionales sanitarios deberán alejarse del "recinto". A partir del 2 de enero de 2011 todo será diferente.

Ahora empezarán las delimitaciones: ¿que es "recinto"? ¿hasta que punto exacto se prohibe fumar? ¿acabará esa imagen tan "peculiar" de los centros sanitarios con el grupo de profesionales con bata blanca (y a veces verde, ejem ejem) fumando en la puerta del centro? Y que quede claro: ya era hora...

8 comentarios:

  1. Hoy parece ser el día de los dos temas más recurrente en mi vida personal: el deporte en el blog de @goroji y el tabaco en el blog de @manyez. Pues bien, como exfumadora comprensiva que soy con los fumadores (que os recuerdo son enfermos con una adicción que no pueden abandonar, y quien no haya fumado nunca esto no lo entiende)creo que además de obligarlos a alejarse del recinto hay que obligarlos a iniciar su proceso de deshabituación. Esconder el problema a 500m no es la gran solución. Decidirse a abandonar el tabaco no es fácil y es una decisión estrictamente personal, sí, ya pueden decirte que es malo, que molestas, que causas daño a tu alrededor, lo que sea, tú estás enfermo y tu único interés es conseguir la droga: el cigarrillo. Así, mejor trabajemos en "ayudar" a los fumadores en su travesía (durísima y larguísima) para ser ex-fumadores.
    Hace 6 años que no toco un cigarrillo y lo que más he ganado es libertad: ya no soy esclava del paquete de Marlboro y puedo hacer aquello que me apetece sin sufrir lo indecible por encender y pegar la calada a mi ansiadísimo Marlboro.
    Ah, Miguel, quede aquí mi despedida 2010 para entrar en el 2011 con mucho, mucho, coraje y seguir leyendo tu siempre bienvenido blog.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo con Mónica. Quiero dejar de fumar y no he encontrado más que trabas en el camino. Llevo más de un mes esperando que me llamen de la unidad anti-tabaco de mi centro de salud. Al final, después de preguntar en 8 farmacias, he conseguido que me vendan el Champix sin la receta y voy a empezar a tomarlo. En fin, creo que esa ley debería proponer soluciones más contundentes para ayudar a que la gente deje de fumar en vez de apartarlos a 500 metros...
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Pues yo también he repensado eso de que se tienen que ir fuera del recinto.
    Mi hospital tiene bastantes zonas al aire libre, en el interior del recinto, mis compañeros-adictos se salian allí a fumar, se va a liar una en enero .... a veces (como decía @Antonio Pamos en su blog) me siento intolerante.
    Estoy de acuerdo con Mónica, la adicción es difícil de quitar, un experto en sustancias como Excohortado, dice que la nicotina es lo que más adictivo que ha probado jamás y, ese tipo ha probado de todo.

    ResponderEliminar
  4. En mi centro se van a fumar al garaje.

    ResponderEliminar
  5. Pues l@s profesionales tendrán más o menos alternativas para fumar y, en unas malas, son personal del hospital y "deben" seguir las normas del mismo.

    Yo veo más un problema en l@s usuari@s del sistema. Habrá una mayoría que seguirá la norma sin más pero, ¿qué hacemos con el que no quiera?
    Un compañero mío (subdirector también), tras identificarse, le pidió a una persona que fumaba en la puerta que dejara de hacerlo y recibió un "¡vete a tomar por culo!" como respuesta... ¿dejamos entonces a l@s que tengan mala pinta o sean maleducad@s? ¿Tendrá que intervenir el personal de seguridad? ¿Las fuerzas del orden? Porque a multar a los coches mal aparcados vienen... ¿vendrán a esto otro o aprovecharán las visitas para ayudarnos a que se cumpla esta norma?

    Y, estoy de acuerdo contigo, Miguel Ángel, ya era hora...

    ResponderEliminar
  6. No soy fumador por lo que no me he preocupado de leer la ley con atención, aun y todo creo que los lugares donde son permitidos los cigarrillos son los centros penitenciarios, los psiquiátricos y los centros geriátricos, lo que no deja de ser una paradoja ya que por ser permisivos con unas personas a las que impedir fumar les seria mas dañino que el permitirselo, se perjudica a otras a las que también el tabaco puede perjudicarías mas que a las usuarias de los centros sanitarios en los que se tendrán que alejar la 500 metros.
    Ya digo que no conozco exactamente las normas en estos centros, alguien puede aclararme como podrán fumar ?
    Si es al aire libre, yo tampoco veo algo tan escandaloso aunque es mi opinión, que pensáis?

    ResponderEliminar
  7. Espero que en poco tiempo nos resulte extraña la imagen que encabeza este post, tanto al menos como nos resultan ahora los ceniceros llenos de colillas en las oficinas.

    ResponderEliminar
  8. Ójala que pase lo que dice batanero.

    No hay cosa a la que le tenga más manía que al tabaco... Será por la profesión que he escogido y concretamente la especialidad que hago, no lo sé..., pero no paro de ver las consecuencias que puede tener y me siento impotente cuando, por mucho que insisto en lo malo que puede llegar a ser (a veces describo lo que veo en mi día a día...)no consigo nada más que cosas como: "Sí, pero Fulanito mira, tiene 80 años, lleva 60 fumando Ducados y está estupendo!" "O tal otro no ha fumado en su vida y mira cómo ha acabado..." Es entonces cuando me enfado, les digo que no saben lo que dicen, pero siguen sin hacerme ni caso... como mucho se ríen por mi inútil insistencia... :(

    Es cierto que dejar de fumar es difícil, y mucho, y estoy de acuerdo en que tenemos que ayudar a los fumadores en ese duro camino que tienen antes de convertirse en ex-fumadores. Será largo y duro pero creo que vamos en buena dirección, confío en que con la nueva ley, no sólo los fumadores vayan dejando de serlo sino que los más jóvenes no empiecen nunca... Cuando veo a un chic@/niñ@ de como mucho 13 años fumando como si tal cosa se me cae el alma a los pies... :(

    ResponderEliminar