jueves, 30 de diciembre de 2010

Reflexiones sobre el gasto farmacéutico


El día 28 de diciembre, el Diario Oficial de Galicia publicaba la Ley 12/2010, de 22 de diciembre, de racionalización del gasto en la prestación farmacéutica de la Comunidad Autónoma de Galicia.

Una ley sencilla, de pocos artículos, pero que pretende transformar un sistema complejo como el de prescripción farmacéutica en base a estos elementos:
- La creación del Catálogo priorizado de productos farmacéuticos, que el artículo 3 señala que "estará formado por los principios activos, con sus respectivas presentaciones, que respondan al precio menor recogido en el Nomenclátor oficial de productos farmacéuticos financiados por el Sistema Nacional de Salud".
- La Xunta solo financiará (con algunas excepciones) los medicamentos prescritos siguiendo el citado catálogo.
- Reinversión en la mejora del sistema. La Disposición Adicional Segunda indica que la Xunta de Galicia reinvertirá los ahorros derivados de las medidas en la mejora del sistema sanitario público, especialmente en la atención primaria. Eso sí, solo "si la situación económica lo permite".
- Se pretende conseguir la "prescripción de aquella alternativa terapéutica más eficiente y segura para una misma afección". Entre otros objetivos, se busca la ordenación de la visita médica, la prescripción por principio activo, etc.

Y si la medida para promover el ahorro es tan sencilla aparentemente, ¿que problemas acarrea? El sector farmacéutico ya ha lanzado sus críticas como podemos leer aquí, el Ministerio duda de su legalidad ya que cree que "vulnera el principio de igualdad de los pacientes al acceso a la prestación farmacéutica" y está pensando en interponer un recurso contra la ley. Finalmente los distribuidores tampoco están de acuerdo. Quizás por eso las cosas sigan en todas partes exactamente igual, porque casi nadie quiere moverse cuando le ve las orejas al cambio.

El principal argumento utilizado en contra de la Ley es que los pacientes gallegos estarán discriminados al no poder acceder a todos los medicamentos financiados por el sistema. Pero entonces, si el catálogo incluye al menos un medicamento de cada principio activo, ¿que problema puede haber? ¿Es la solución correcta o debemos caminar hacia otro lado? A fin de cuentas, el SNS es un gran comprador de medicamentos pero no el único, y también puede elegir que paga o que deja de pagar, es decir: libre prescripción pero financiación de algunos medicamentos. 


Antes de acabar, mañana día 31 publicaremos nuestros 10 momentos favoritos (o hechos o personas o eventos o lo que sea) de 2010. Y el 2 de enero (domingo), el resumen del año con los 12 enlaces que más nos han gustado de todos los que aparecieron en los resúmenes de Salud con Cosas de este año que ya huele a The End.

9 comentarios:

  1. Muy interesante. Me sorprende la poca capacidad que tenemos para asumir gastos en relación a nuestra salud. Un día le dije a un paciente que mientras le pasaba una medicación que necesitaba por la inspección se la comprara y puso el grito en el cielo. El tratamiento costaba lo mismo que pagaba por ver el canal +.
    Me parece muy bien que se defina que pagamos desde la seguridad social y los excesos o caprichos los pague cada uno. Lo ideal sería que de verdad lo que se ahorre se gaste en mejorar otras áreas de la sanidad.

    ResponderEliminar
  2. Creo que el problema es que muchos pacientes tienen interiorizado que ya pagan lo suficiente y todos los añadidos son un abuso a su bolsillo. Pero por otro lado, si bien la medida me parece correcta por parte de la administración para racionalización del gasto, de esta forma el consumidor final no seinvestigaciónría sólo la administración, si no también el usuario, con su capacidad de aportar la diferencia en el precio y con ello nos vamos un poco más allá y entre otras cosas me pregunto ¿ no sería justo entonces que la ley de publicidad de los medicamentos cambiase, no quedando restringida la publicidad a aquellas recogidas como publicitarias?.
    Es cierto que el ĺa sanidad pública no es el único consumidor de la industria farmacéutica, pero si un grueso importante y no tenemos que olvidar que a pesar de todos los reproches que se le puedan hacer, este sector deriva mucho dinero a la I+D+I y que hoy en día en el global de nuestra economía sería un punto importante a tener en cuenta.

    ResponderEliminar
  3. En Andalucía siguen estando financiados (a cargo de la Junta), medicamentos que quedaron fuera en la regulación del vademecum que se hizo a nivel nacional a finales de los 90. Eso sí atenta contra la universalidad, pues pacientes de Extremadura o Castilla La Mancha ven como ellos tienen que pagar medicamentos que en la comunidad de al lado sí se financian. Con un dinero que sale todo del mismo lugar: los impuestos se recaudan a nivel nacional y se reparten por comunidades.

    La salvedad es que Andalucía no ha recibido más dinero para financiar esos medicamentos, sino que ha tenido que recortar de otro lugar donde también hacía falta, pero no es lo que se ve. La idea que queda es que "yo pago impuestos y no me dan la receta, pero al vecino sí".

    Valentía gallega. Ojalá se tomase la misma decisión desde el Ministerio.

    ResponderEliminar
  4. Ligero problema: p. ej. la AEMPS acaba de aprobar (boletín Nov 2010) una nueva 3ª indicación sólo para Plavix, Iscover y Clopidoprel Winthrop y no para el resto de Clopidogreles genéricos. Yo como médico, tengo la ficha técnica del medicamento para 'defenderme legalmente' si cometo un error médico. Por tanto, de momento, no es lo mismo Plavix o Iscover que Clopidogrel genérico. Y por tanto, ¿cómo van a solucionar la diferencia de precios? De verdad, ¿en la AEMPS los inteligentes los tienen escondidos y los mediocres dirigen la Agencia? Vivimos en una república bananera. Yo ya me fío más de mi farmacéutica de mi gerencia, que del 'pez gordo' de la Farmacia de los Sº centrales del SESCAM, que es, sin ánimo de ofender, sino sólo de calificar, un incompetente. Lo mejor de todo es que guardo sus emails, que si los publicara tipo 'wikileads', se le caería la cara de vergüenza.

    ResponderEliminar
  5. No es tan sencillo. Puede que medicamentos con mismo principio activo contengan diferentes excipientes y no produzcan el mismo efecto en todos los pacientes. Si no eres uno de esos pacientes a los que les produce efectos adversos, perfecto. Pero si por alguna razón, difícil de demostrar, te cambian el tratamiento por un genérico que no te da el mismo resultado, los pacientes se ven en un calvario para que les vuelvan a recetar la medicación no genérica. Particularmente, he visto algunos casos. Por no hablar de los puestos de trabajo que se están perdiendo en la industria farmacéutica a raiz de decretos ley como el pasado 08/2010 (la famosa reducción del 7.5% en el precio de algunos medicamentos). Sin ánimo de defender a las Farmacéuticas, tantas veces faltas de ética, ni a la AEMPS, símplemete reflexionar que se soluciona un problema y se crean otros.

    ResponderEliminar
  6. Al final, queramos o no, el sistema de financiación de medicamentos se renovará. Me parece justo financiar la presentación más barata de un mismo principio activo, incluso se podría dar un paso más adelante y financiar el principio activo de cada familia terapéutica más eficiente, igual que hacemos a nivel hospitalario, pero esto es más utópico. Es verdad que hay que limar el tema que comenta Gerineldo de diferentes indicaciones en mismos principios activos, afortunadamente son pocos casos en los que se presenta esta situación, pero en cualquier caso inaceptable para la posterior gestión. El tema que comenta Amparo de los excipientes es muy recurrido en el sector “pro-marcas” pero hoy por hoy no hay ninguna evidencia científica, además quiero pensar que se ponen cauces apropiados por parte de las agencias reguladoras para controlar esto, los excipientes que se usan para elaborar medicamentos se conocen a la perfección. Es una teoría que no comparto.
    Lo que más me preocupa de todo esto es lo que se ha comentado que cada CCAA hace la guerra por su cuenta en cuanto a estas medidas, propiciando un claro caso de desigualdad e injusticia. El tema del acceso a los medicamentos se debe abordar a nivel nacional, además todo sería mucho más eficiente , no hay nadie en ese “santo” ministerio que se dé cuenta de esto. Quiero pensar que si, el problema es que el tema de las transferencias autonómicas está tan enmarañado y politizado…

    Feliz año

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Es estupendo que sólo se financien los medicamentos más eficientes, pero cuando uno lo piensa un poco se pregunta si no tendría más sentido financiar los más efectivos.

    En otras palabras financiar lo más barato versus financiar lo que tiene más impacto real en la salud.

    Hay medicamentos eficientes pero que, debido a efectos adversos, problemas en la administración u otras cosas, la gente no los toma y no son efectivos.

    En fin... espero que en la comisión que decida qué financiar y qué haya sanitarios con experiencia real.

    ResponderEliminar
  9. No se creen ni ellos que van a ahorrar 100 millones de euros al año.. 1386 millones de de las antiguas pesetas al més..
    Cada vez se prescriben más medicamentos genéricos, y sin embargo la factura siempre ha ido en aumento.
    Podemos prescribir un antihpercolesterolémico que es 20 céntimos más barato que otro. El problema es la novedad que presenta un medicamento para el colesterol junto con un antihipertensivo, por decir una mezcla, que es más caro que por separado, pero que es distinto a los medicamentos por separado, que va a seguir financiado, y que es prescrito en especializada. Que es donde se produce la prescripción inducida que provoca un aumento progresivo del gasto..
    POr cierto, ley 12 de 28 de Diciembre. En el parlamento de Galicia han estado todo un año para hacer doce leyes..
    En el resto de parlamentos parecido..
    Es esta España "por 17" la que ha provocado la situación en la que nos encontramos : 17 parlamentos, 17 servicios de salud todos distintos, 17 sistemmas educativos, y en definitiva 17 clases políticas que viven de que las cosas no se arreglen.
    Feliz año.

    ResponderEliminar