sábado, 19 de febrero de 2011

Espacio denso


La comunicación suele implicar transparencia y muchas veces es fácil adivinar que hay detrás de una palabra, de un gesto o de una frase. Pero otras muchas, no se sabe que se esconde, y encuentras reacciones inesperadas, impredecibles, y poco agradables que descolocan inicialmente y sirven paradójicamente para "colocar" a cada uno en su sitio.

Lo más curioso es que esto ocurre en la vida real, en la vida digital, en las empresas e incluso en las familias. El tipo de relación es lo de menos, los papeles se repiten y esos comportamientos aparecen en cualquier momento. Nosotros preferimos opinar y aportar razones que disparar sin motivo a "todo lo que se mueve". Pero debemos ser raros...

Y como es sábado, pues toca música en saludconcosas. Y en un entorno tan raro, nada como hablar de espacios diferentes de la mano de Piratas... "inmenso segundo dulce intermitente"


4 comentarios:

  1. Gracias (mientras intento clarificar el espacio ;-D)

    ResponderEliminar
  2. Yo también soy raro, más bien rarísimo: disparo al que no se mueve. Porque mi visión de la vida, del día a día, me hace que vea mucha injusticia: esa minoría de apoltronados que no se mueven. El resto de apoltronados, al menos de hacen lo que les dicen que hagan, aunque sean prescindibles, pero eso no es culpa de ellos.

    ResponderEliminar
  3. Una primera cosa que aprendí hace muuuuuuucho:
    "La envidia no reconocida es muy destructiva"

    No creo que merezca la pena decir mucho más ....

    ResponderEliminar
  4. Lo bueno de las reacciones que no esperas es que ponen cada uno en su lugar y te permite reconocer por fin a la persona que se ocultaba delante tuyo.
    Las mascaras se caen, por eso es preferible vivir sin ellas. Aun a riesgo de que te partan la cara.
    Un abrazo

    ResponderEliminar