lunes, 28 de febrero de 2011

La coordinación y las alfombras


Se nos llena la boca hablando de coordinación asistencial, de tender puentes que salven la brecha entre niveles (primaria y especializada), pero olvidamos la coordinación interna y los objetivos comunes. Y antes de coordinarnos con otros, debemos aprender a hacerlo con nosotros mismos.

Si tomamos una organización sanitaria como un hospital o un área sanitaria, es imposible que todo funcione de forma aceptable cuando cada jefe/coordinador dirige a su equipo en una dirección contraria a la de la institución y a la del resto de servicios/equipos. Hay ejemplos muy típicos, y más de uno conocerá otros de su propia organización. Aquí tenéis algunos.

El servicio A solo piensa en crecer para poder quedarse con el residente que acaba este año y es capaz de inventarse una unidad hiperespecializada (que ya existe en el hospital de al lado) para justificar esa necesidad. El servicio B se centra en la alta tecnología y, como no tiene el último equipo que probó en la feria de Dusseldorf de hace unos meses, es capaz de disminuir la actividad solo como medida de presión. El servicio C ha logrado mantener su plantilla pese al descenso de actividad que ha sufrido, ya que muchas de sus tareas se han automatizado, así que prefiere no hablar ni quejarse mucho para que no le quiten a algún profesional (cosa que todo el hospital comenta y nadie dice en voz alta). 


También están los gestores, y los políticos, y las organizaciones diversas que pululan por el universo sanitario y que tienen intereses casi contrarios. Algún día nos daremos cuenta que la satisfacción completa no está garantizada en el sistema para nadie, y que el estado del bienestar NO empieza por uno mismo (como decía Luis Oteo).

En la teoría de la gestión empresarial, lo lógico es alinear los objetivos de todos los grupos internos, o al menos conseguir que estén interrelacionados. Pero cuando cada uno barre su dormitorio, resulta que el salón sigue sucio. Así que, antes de coordinar diferentes niveles, empecemos por lo que tenemos en casa: ¿has probado a levantar las "alfombras" de tu organización? 

8 comentarios:

  1. De verdad, dices una cosas .... que es para dejarte de hablar .... el problema es que tienes toda la razón ....

    Como ya sabes que soy muy pesada (me viene de familia) insisto en que encuentro mucha crítica, y poca autocrítica, mucha exigencia de responsabilidades, a los otros, por supuesto, y poca responsabilidad individual.
    Empezar por nosotro mismos, es la base para que todo funcione correctamente.

    ResponderEliminar
  2. Has dado totalmente en el clavo, Miguel... yo tengo una entrada a medio acabar sobre la dirección por objetivos que encuentra causas y consecuencias comunes con lo que cuentas... como ocurrió con mi antepenúltima entrada, tendré que terminarla ya hoy ;-)

    Es un placer leer a un compañero que va en tu misma línea.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Lo de "para dejarte de hablar" es una típica expresión mia, es como decir que pones "demasiada" realidad delante ....
    Cuando algo no lo quieres ver u oir, lo ocultas o le das la espalda o lo ignoras o .... "le dejas de hablar" .... es solo una expresión, no te pienso dejar de hablar, que me caes muy bien jeje

    ResponderEliminar
  4. El polvo bajo la alfombra de mi especilidad (rehabilitación) es este:

    Por definición la rehabilitación es la especilidad de la discapacidad:
    amputados, lesionados medulares, daño cerebral, parálisis cerebral y de todas las patologías que produzcan una disminución de la función. Eso sí, nos dejamos fuera la discapacidad visual, la auditiva y la cognitiva, ya de entrada. Otras formas de discapacidad de otros aparatos y sistemas podría ser la incontinencia urinaria,o problemas respiratorios y cardiacos (que pueden mejorar con ejercicio.

    Para cubrirlo todo habría que tener un médico especialista en rehabilitación que controlase rehabilitación cardiorespiratoria, suelo pélvico, lesión medular, daño cerebral, gerontorehabilitación, prótesis y ortesis, rehabilitación infantil (parálisis cerebral, artrogriposis, malformaciones congénitas) y etc....

    Generalmente nos quejamos de que lo que nos remiten nos deja en un punto vergonzoso entre traumatología y reumatología:
    Desde luego está la discapacidad temporal producida por la rigidez articular tras una cirugía por fractura o las limitaciones de una prótesis de cadera o rodilla. También la discapacidad de un brote de una enfermedad reumática. DESDE LUEGO que eso es patología de rehabilitación pero lo que tenemos es: lumbalgias, cervicalgias, hombros dolorosos, tendinitis, esguinces y dolores migratorios multiples persistentes e insistentes junto a plurimultitotalgias tipo fibromialgia.

    Estamos saturados por esa patología más fácil "de dolor aquí, dolor allí" y nos quejamos por ello. Pero a la vez esta bien tener mucho trabajo fácil que no te obliga ni a pensar.

    La verdad es que es mil veces más fácil ver una lumbalgia que ver un mielomeningocele o un amputado bifemoral. Básicamente, nos quejamos, pero en realidad !es genial que los pacientes sean fáciles¡. Si tienes privada de rehabilitación es mil veces mejor tener a alguien con dolor cervical crónico que alguien con un daño cerebral. Los primeros mejoran y empeoran espontáneamente de forma que siempre van a venir a por más tratamiento. Además: son muchos.

    En la pública: fuera fibromialgia.
    En la privada: que todos los dolores crónicos incurables se acerquen a mí, que les voy a cobrar todas las semanas.

    En la pública: desearía tener una unidad de lesionados medulares, otra de suelo pélvico, dedicar un día a la semana a ver solo niños con discapacidad. Pero son pacientes que no llevan solo 15 ó 20 minutos, es pedir que me tiren más trabajo encima.

    Así: me quejo de que primaria solo me envíe lumbalgias, pero a la vez me alegro de que hoy solo haya lumbalgias y no tenga ningún caso difícil que me obligue a sacar mis libros y comerme la cabeza con qué hacer.

    Luego los fisioterapeutas dirán: los médicos rehabilitadores no me aportan nada. Y lo que temería es que tuvieran razón, cuando solo veo patología simple.

    ¿Pondrías a un oncólogo a revisar todos los bultitos que probablemente son lipomas? ¿Pondrías a un neumólogo a ver catarros o a un cirujano general a ver diarreas simples? NO. Pues en mi especialidad estamos viendo cosas de primaria y dejando a nuestros verdaderos pacientes: personas con discapacidad, sin atender. Harían falta unidades especializadas, pero no hay interés ni en primaria ni en especializada. Significaría más trabajo y trabajo más difícil para los especialistas.

    ResponderEliminar
  5. Todo es verdad pero también lo es que en una empresa de 2000 personas nadie sabe los objetivos generales, no tiene unas funciones establecidas, no esta informado, no tiene claro si lo mejor es trabajar poco y no dar guerra o intentar mejorar y buscarte conflictos. Es verdad que algunos servicios se inventan el trabajo¡pero quien les deja!si se duplican funciones ¡dónde está la supervisión!. Si el modelo es sálvese quien pueda la responsabilidad es de la gerencia. Cuando sepamos que quiere la responsabilidad será compartida hasta entonces ¡sálvese quien pueda!

    ResponderEliminar
  6. Hacer una unidad superespecializada.

    Quería comentarte sobre lo de crear una unidad superespecializada dentro de una especialidad. Como médico general te sonará raro.

    No se trata de hacer una unidad de algo que ya está en otro hospital cercano. Se trata muchas veces de hacer una superespecialización de algo que no hay o que no existía antes en ún área determinada. No se trata de dedicarse "solo" a eso que me gusta más. Se trata de que teniendo el mismo trabajo y consultas que otros especialistas además saque tiempo para ver una patología concreta por la que tengo más interés porque revisando la literatura y tras haber visitado centros en otros países o en otras regiones me doy cuenta de que en mi área eso no se trata o se trata de forma insuficiente o no se trata bien. Para el gerente es una putadita abrir una atención a unos pacientes que antes no recibían tratamiento o vagaban de consulta en consulta sin saber cuanto sufrimiento y cuanto gasto se producía. Hay que demostrar que se evitará tiempo de hospitalizacióin o que se reducirán las complicaciones de estos pacientes. O hay que demostrar que en los países civilizados esa patología si tiene tratamiento y no se deja al paciente sin más recurso que el médico de primaria (que no tiene por qué saber tratar la artrogriposis, saber prescribir fármacos para una metabolopatía rara o prescribir ortesis para enfermedades neurodegenerativas raras. Para el paciente es una bendición.
    Para el resto de compañeros especialistas es fuente de envídias: en vez de dedicarte a lo general como todo el mundo tú tienes algo en lo que demuestras que te gusta tu trabajo y sacas tiempo para formarte y dedicarle parte del tiempo de trabajo. A todas horas hay que mostrar que además de ver al mismo número de pacientes de consultas generales ves a otros 20 de la superespecialización que has estado desarrollando aumentando tu propio trabajo. Es decir: trabajas más aún, y si consigues más recursos de la gerencia es porque con datos objetivos la unidad está solucionando el problema de muchos pacientes mejor y de forma más eficiente que el dejarles ir de especialista en especialista hasta que se aburran o esperar que el médico de primaria sepa solucionarlo todo.
    Sí, con una unidad superespecializada los 5 días de formación que todos tenemos legalmente en la pública los dedicas a un congreso internacional en un lugar apetecible. Sí, aveces apareces en la prensa. Son la parte visible de un trabajo personal. Una parte visible que otros profesionales , más de primera trinchera, no disfrutan; pero no por ello es menos merecido. Pienso que no es algo por lo que haya que odiar a un compañero especialista sino más bien estar orgulloso de que en tu área de salud haya personas que destaquen a nivel internacional en alguna cosa dando más calidad de vida a algunos pacientes.
    Tú me diras: ¿por qué unos sí y otros no? Tienes toda la razón. Pienso que en realidad no debería haber ni un solo especialista que además de hacer lo general de la especialidad no tuviera una superespecialización. Y pienso que esas superespecializaciones deben hacerse en función de la demanda y del beneficio que se pueda esperar de la intervención especial. Y pienso que debería ser apoyado este tipo de trabajo extra. Y con esto no quiero quitarle mérito al que atiende a 100 pacietes con una simple gripe frente al que opera un cáncer de pulmón de localización atípica.

    ResponderEliminar
  7. Más allá del "revele su rollo", creo que en todas las empresas de todos los sectores existe poca empatía, porque el ser humano es extraordinario (quién lo duda, lo dicen por la tele) y yo mas, y por tanto YO me merezco todo lo mejor. Como a un@ le miden de acuerdo con ciertos parámetros, la máquina que hace PING es tan importante como dar buen servicio. Por otra parte, como cantaba Brassens, a la gente no le gusta que uno tenga su propia fe: el equipo debe rendir por encima de las individualidades, y las empresas nos pagan para hacer un trabajo, no el trabajo que creemos debe realizarse. Si no nos gusta, se coge el portante (como yo mismo hice). Sobre los objetivos, en la privada lo importante es que la gente acuda (y si cree que lo haces bien, repita y sea "prescriptora") por un tema de sostenibilidad, y si la gente cree que les tomas el pelo, no viene y se cierra (la de chiringuitos que he visto cerrar...). En la pública, a veces parece que el objetivo de ciertos compañeros sea ahuyentar los pacientes (y ahora con la crisis, lo veremos más que nunca), cuando en realidad es cuando debería ponerse en tela de juicio si realmente sirve para algo el servicio que se dá. Como oí una vez, si te das cuenta que no aportas nada, búscate un trabajo, porque tus jefes se darán cuenta tarde o temprano... Así que en todo caso, miremos todos nuestra alfombra, porque también puede ser que la levante algún Mañez... o que se la levanten a él (la alfombra, digo, malpensados... ;-P)

    ResponderEliminar
  8. Bueno Mañez... tras nuestra conversación sobre este tema el otro día he de reconocer que no tenía claro por donde ibas, ahora sí. Pero siento rebatirte.... porque una cosa es la CONTINUIDAD DE CUIDADOS (enfoque paciente) y otra COORDINACION ENTRE SERVICIOS (enfoque profesional).
    En función de a quién pongamos en el centro de nuestra atención realizaremos o una u otra cosa. El enfoque debe ir de la mano de la Continuidad de cuidados del paciente y de la coordinación interservicios e interprofesionales.
    .......bona nit

    ResponderEliminar