miércoles, 2 de febrero de 2011

Larga es la espera para el que espera



Las listas de espera son uno de los "peajes" que debemos pagar en los sistemas de salud como el español, o al menos eso nos dicen siempre. La frase clásica es: "aquí no paga dinero, pero paga con tiempo de espera". Pero claro, ante una intervención quirúrgica, ¿deben esperar todos lo mismo? ¿no deberían existir factores diferentes a la prioridad médica y al tiempo en la lista?


Últimamente se habla de priorizar las listas de espera, de intentar incluir más factores diferentes a la mera antigüedad en la lista y a la gravedad de la enfermedad o del paciente. De hecho, existen informes en España al respecto como este documento sobre lista de espera para cirugía de catarata, artroplastia de cadera y artroplastia de rodilla o este sobre  priorización de pacientes en lista de espera de reproducción humana asistida.

El Sergas (Servicio Gallego de Salud) ha tirado la primera piedra y ha anunciado que en los casos de pacientes con la misma patología y estado de salud (no los preferentes o urgentes), se incluirán como criterios de priorización: situación laboral del paciente (se operará antes al trabajador en situación de IT que al jubilado), situación familiar (si vive solo, si dependen otros familiares de él), la "funcionalidad" (es decir, el nivel de independencia del paciente), etc.

Un paso necesario y polémico, como cualquier cambio. Realmente hay muchos factores importantes que ayudarían a priorizar, pero como siempre, nunca llueve a gusto de todos. ¿Consideras necesario un cambio en el actual sistema? ¿Que criterio incluirías?

10 comentarios:

  1. Mi humilde opinión es que la priorización es indispensable. Ya hace tiempo que se aplica en los servicios de Urgencias mediante los sistemas de triaje. No es lo mismo un motivo de consulta, ni una edad ni una situación que otra, de forma que la espera no puede ser el orden de llegada.
    En cuanto a las intervenciones quirúrgicas no urgentes, aunque quizá sea una medida impopular, creo que habrá que tomar decisiones similares. Primero plantearse la necesidad real de la cirugía (hay gente a la que parece que le encanta pasar por quirófano -en mi propia familia tengo algún ejemplo-) y segundo la priorización. En el triaje que se hace en Urgencias, los pacientes pasan por orden de gravedad -entendiendo la gravedad desde diversas perspectivas-. Sin embargo los sistemas suelen ser inteligentes para que tampoco uno con menos gravedad se espere eternamente (ya que siempre acaba llegando un paciente "más grave"). Supongo que habría que aplicar algún sistema de este tipo para que no se opere gente en 2 semanas mientras haya alguien esperando 5 años. Equilibrio difícil...
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. En Catalunya se está creando un nuevo sistema de gestión de la demanda de lista de espera, basado en sistemas de información.

    Hasta ahora, el sistema recogía y visualizaba la demanda.

    En breve, el sistema recogerá en base diaria las peticiones de cirugía, y en función de la lista de espera que haya en los hospitales de la región, distribuirá la demanda en base de cercanía geográfica a los diferentes hospitales, por grado de ocupación de la LE.

    En este caso, no se atienden (o no se tienen en cuenta) criterios como edad o estado laboral.

    Si es cierto, y es tendencia creciente, que en operaciones no urgentes, la población en edad de trabajar y con puesto de trabajo, pide salir de la lista de espera, probablemente por miedo a perder el puesto de trabajo... a principios del año pasado ya hablé de ello en un post, en el que reflejaba que en admisiones de un hospital de BCN y en otro de ámbito rural, el comportamiento de este segmento de población en LE quirúrgica era el mismo.

    ResponderEliminar
  3. Nuñez Feijo sigue dando caña... al menos se moja.

    ResponderEliminar
  4. Opino que simplemente deberían dejar de existir.No deberíamos permitirlas.Siempre generarán problemas irresolubles.Y no me refiero a operaciones innecesarias ni cuento las urgencias hospitalarias en las que habría que contar otras variables. Hablamos de personas que necesitan una intervención, cualquiera que sea. En este caso, elijamos el criterio que elijamos, serà injusto, aunque sea simplemente porque ningún criterio contemplará la subjetividad de cada persona,que al final es lo que produce que dos personas con la misma intervención,una pueda esperar dos meses sin problemas y otra incremente su patología y empeore.
    Otro día podríamos hablar de las clases de listas de espera según el proveedor sanitario que tenga el paciente...muy lamentable.

    ResponderEliminar
  5. Raúl de Simón2/2/11 10:51

    En Madrid , hace años se priorizaban determinadas citas de pruebas o derivaciones a especializada con este mismo criterio de presentar situación de IT o no. La asociaciones de pacientes denunciaron esta medida argumentando falta de equidad y se les terminó dando la razón. Además, utilizar la IT como criterio de prioridad puede pervertir el sistema y hacer que los pacientes vean un claro beneficio adicional por estar en IT al margen del reposo terapéutico.

    ResponderEliminar
  6. Quienes hayan leido alguna vez mi blog, igual han leído una entrada donde yo comentaba que el SESCAM miente descaradamente en la lista de espera en su propia web u otra entrada en la que les explicaba a los pacientes como acogerse a la Ley de Garantías del SESCAM que se incumple sistemáticamente: 15 días para 1ª consulta de casi todas las especialidades, 7 días para pruebas diagnósticas, incluído TAC o RM y 90 días para cirugía programada no urgente. Utópico, falso y demagógico. Yo afirmo, porque tengo a mis pacientes delante cada día, que esos plazos no se cumplen nunca en el SESCAM, pero claro, si no haces por escrito tu reclamación de la Ley de Garantías, no sale en las estadísticas. Y además sólo se puede presentar en la Of. provincial de Prestaciones del SESCAM, es decir, sólo los de las capitales a lo mejor presentan su solicitud para acogerse a esa Ley. No se atreven a que desde cualquier CdeS se pudiera tramitar dicho derecho, porque 'se les desbordarían las peticiones'.

    ResponderEliminar
  7. Un amigo mio (urólogo y con muchos años de experiencia) decía que el 70% de la operaciones eran innecesarias, no se si eso es verdad, pero tendríamos que plantearnoslo ....
    ¿De verdad hace falta operar a media humanidad? .... a mi hay algo que me suena raro, pero a lo mejor es que soy rara .... que no lo descarto.

    ResponderEliminar
  8. En las circunstancias actuales de crisis económica, está claro que las medidas de choque para disminuir las listas de espera, como derivación masiva a centros concertados o realización de jornadas extraordinarias, no pueden perpetuarse en el tiempo. Por lo que no habrá más remedio que priorizar adecuadamente. Creo que el SERGAS ha dado un paso importante, pero es un paso en un camino minado. De entrada, la distinción entre jubilado o activo, a igual estado clínico, pudiera ser anticonstitucional.

    Creo que la priorización es absolutamente necesaria pero debe ser consensuada con los profesionales, pacientes y la sociedad en general, además de ser transparente. Finalmente, cabe la posibilidad que al final del proceso de priorización, los pacientes con una puntuación muy baja hagan poner en duda si realmente la intervención quirúrgica es necesaria.

    ResponderEliminar
  9. Realmente hace falta priorizar pero el que pase detrás seguro que critica, demanda y gana algun juicio. Nunca llueve a gusto de todos y muchas veces para evitar estos problemas, el legislador prefiere no mojarse.

    Al final Galicia será el banco de pruebas experimental de la reforma sanitaria.

    ResponderEliminar
  10. Hay un curioso estudio español(se puede ver en: http://www.ief.es/documentos/recursos/publicaciones/revistas/hac_pub/179_abad.pdf), aunque muy limitado en su muestra (es un estudio basado en la técnico de "grupo nominal") y que toma como ejemplo una intervención quirúrgica concreta (prostatectomía con hiperplasia benigna de próstata) que compara los criterios de profesionales sanitarios, pacientes y población general. Hay, naturalmente diferencias entre los tres grupos, pero promediándolos se obtiene una escala de importancia; de mayor a menor: molestias, gravedad, limitaciones para trabajar, limitaciones en la vida cotidiana, tiempo de espera, patologías coadyuvantes y antecedentes familiares

    ResponderEliminar