viernes, 25 de marzo de 2011

Algo falla en lo sociosanitario



Todos hablan del paciente crónico y de atención sociosanitaria, y los datos no dejan lugar a dudas. Esta tabla, extraída de McKinsey Quarterly, nos muestra cuanto cuesta atender a los pacientes crónicos en un sistema sanitario, y además especifica el coste de algunos de los problemas más habituales. Por eso en todos los informes de estos dos últimos años para mejorar la sostenibilidad del sistema siempre se habla de mejorar la atención a los crónicos.


La duda viene ahora: ¿creamos una organización dedicada a los crónicos? ¿Modificamos el actual sistema incidiendo o creando nuevos dispositivos? ¿o revisamos los actuales procedimientos y vemos en que pueden fallar? Solo un detalle: en la cronicidad, el aspecto social es básico y sin embargo la coordinación entre servicios sociales (dependientes de ayuntamientos, diputaciones o comunidades autónomas, según el caso) y sanitarios sigue siendo deficiente. Quizás este debería ser otro punto de partida en el análisis de la cuestión. La palabra "sociosanitario" casi parece una ironía hoy por hoy.


7 comentarios:

  1. Crear una nueva organización?
    Cielos, no!
    Ya existe una, pero se nos olvida con demasiada frecuencia, se trata de "usarla" que está deseando dejarse.
    Se llama Atención Primaria.
    Sesenta años después y no nos creemos a San Beveridge todavía: "From the cradle to the grave".
    Hoy espero hacer amigos con el comentario. Buen viernes a todos.

    ResponderEliminar
  2. Por supuesto que NO hace falta una nueva organización, mi frase era irónica. Pero creo que primaria no desarrolla todo su potencial en el aspecto social del paciente, y los servicios sociales del ayuntamiento tienen sus programas propios, poco coordinados con primaria.

    En Finlandia, cuando estuve, la continuidad asistencial con servicios sociales era muy buena, y se notaba la diferencia.

    ResponderEliminar
  3. Miguel, si la AP no desarrolla todo su potencial en el aspecto social del paciente, qué decir entonces de la AE.

    Y claro que la coordinación entre servicios sociales y sanitarios sigue siendo deficiente. Pero cómo pretendemos coordinarnos con otros (serv. sociales) si no somos capaces de coordinarnos entre nosotros mismos (Primaria y Especializada). De todos es conocido el menosprecio de la AP realizado desde la AE, pero bueno, eso es otro tema.

    Lo último, no nos podemos comparar con Finlandia... en nada. Vamos varios pasos por detras de ellos (veáse el ejemplo de la educación, por no tocar siempre el tema sanitario) y para acercarnos a su nivel tenemos que mejorar en muchísimos aspectos...

    ResponderEliminar
  4. > para acercarnos a su nivel tenemos que mejorar en muchísimos aspectos...

    Empezando por los salarios, y por la duración de los contratos, donde Miguel tiene ciertas responsabilidades.

    ResponderEliminar
  5. Juan Quintana. MF26/3/11 02:07

    Tema jugoso para el debate. Efectivamente la atención al paciente crónico se lleva realizando desde siempre. Desde lo que conocemos como AP. Desde hace unos años nos liamos con modelosKaiserPermanente, OMS...pero no acabamos de decir bien alto "si el 80% de las veces el paciente es atendido en AP, vamos a trabajar ese campo". El médico trata de resolver los avisos a domicilio por teléfono (o hacerlos porque "no se los ha podido quitar") porque suponen dejar de hacer otras tareas que tendrá que postponer, la trabajadora social está inmersa en los papeles para dependencia y prestaciones varias. Y no hablemos de hacer actividades grupales o comunitarias ¿cuándo?, ¿a qué precio- léase demora y consiguiente penalización de la empresa-?
    El sistema no puede funcionar a base de voluntariedad de sus profesionales (como me gusta la atención domiciliaria me programo visitas aunque sea a las 3 de la tarde; el hospital me pilla de paso de casa, voy a visitar a doña Luisa que ingresó ayer; vamos a juntar a todos mis pacientes con artrosis y vamos a hablar entre todos, ya recuperaré la consulta esta tarde...)
    Agendas y cupos bien dimensionados, correcta distribución de tareas, adecuada motivación de los profesionales... y ellos solos explotan todo su potencial. La Medicina de Familia y la AP han cambiado mucho en 30 años, pero en general seguimos sin confiar en ella.

    ResponderEliminar
  6. Lo interesante es vivir como en la calle el acceso a los servicios sociales no existe. Ahora en época de crisis están cerrando hogares de acogida de indigentes, y cuando alguno aparece en el municipio que sea en seguida los municipales lo consideran paciente sanitario (etílico, con lesiones en la piel, presunto delirio -unos cuantos son esquizofrénicos mal controlados-...). El paso siguiente es ambulancia, a urgencias y del box a la calle, porque el indigente se escapa. El sistema público no está preparado para integrar servicios sociales y sanitarios. Perdonad, pero alguien debía decirlo. En cambio, lo sociosanitario al menos está enfocado (otra cosa es que los sociosanitarios concertados estén cobrando en Catalunya con 6 meses de demora, pero esto es otra historia).

    ResponderEliminar
  7. Rafa Cofiño29/3/11 20:56

    -Orientación hacia un paradigma de determinantes sociales de salud.
    - Dejar de hacer cosas en el sistema sanitario para poder hacer otras bien dentro del sistema sanitario.
    - Y sobre todo poder hacer otras mejor dentro del sistema de salud (social, economico, educativo...).
    - Limitar innovaciones tecnológicas que lo único que sirven es para hacer posturitas galácticas.
    - Suprimir chorradas. Dejar de investigar memeces.
    - Ser tajantes con la basura medicalizadora y el marketing farmaceutico que al final se infiltra en la toma de decisiones (a todos los niveles).

    ResponderEliminar