miércoles, 30 de marzo de 2011

Libros de texto saludables



Los hábitos saludables se aprenden desde pequeño, o al menos es la única forma de incorporarlos en nuestro día a día y que se conviertan en una costumbre. Por ello, cualquier comentario o consejo del maestro y cualquier mensaje en un libro de texto pueden hacer más por la salud que una campaña del ministerio.

Por eso se nos quedan los ojos como platos cuando leemos en BMC Public Health el artículo "Are the health messages in schoolbooks based on scientific evidence? A descriptive study", escrito por Inés M Barrio-Cantalejo, Luisa M Ayudarte-Larios, nuestro amigo Mariano Hernán-García, Pablo Simón-Lorda, José Francisco García-Gutiérrez y Jesús Martínez-Tapias (todos ellos profesionales de hospitales andaluces y de la EASP).

Resulta que un 24,6% de los mensajes de salud de los libros de texto no tenían evidencia conocida (según las diferentes guías que se usaron para comparar los libros de texto). Incluso 2 mensajes de los 844 analizados, eran contrarios a la evidencia.

¿Y como se puede mejorar? No olvidemos que la vigente Ley Orgánica 2/2006 señala que "La edición y adopción de los libros de texto y demás materiales no requerirán la previa autorización de la Administración educativa. En todo caso, éstos deberán adaptarse al rigor científico adecuado a las edades de los alumnos y al currículo aprobado por cada Administración educativa". Quizás haya que recordar que es "rigor científico" en materia de salud, por si acaso alguien lo olvida...

5 comentarios:

  1. Ojiplática me he quedado yo también! No me imaginaba que un porcentaje tan elevado de los mensajes de salud en los libros de texto no tuviera evidencia conocida... :S

    Algo hay que cambiar, eso está claro. No sé que os pasaría a los demás pero para mi mis libros de texto del cole eran toooooda la sabiduría que tenía que aprender y tooooodo verdad, verdad de la buena!Y ojo con que dijeran lo contrario! (aunque ¿quién iba a decirlo?, eso ni nos lo planteábamos!)

    ResponderEliminar
  2. Ahora los maestros, con 2 clases juntas en 1 a su cargo, no tienen tiempo de dar consejos, pero claro, la educación es "gratis".

    Y que tengamos los libros de texto con escaso rigor científico ¡en temas de salud! no es un problema mayor, recordemos que la educación es "gratis".

    Pero qué narices, no podemos consentir estas cosas, porque gratis, gratis, no hay nada en esta vida. Y aprovecho para recomendar desde aquí (espero que a Miguel no le importe) la entrada de hoy de Ahí viene la plaga, llamada Copago.

    Recordemos una cosa, ni la sanidad, ni la educación son gratis, así que no nos vendan la disminución de la calidad en estos servicios con eso de "ser gratis". Muchas veces mayor calidad no va unido a mayor gasto.

    ResponderEliminar
  3. Lei hace un tiempo el libro de:
    "¿Está Usted de broma, señor Feynman?" Richard P. Feynman
    Escribe de como se hacian los libros de texto por esa época, te mueres de la risa, os lo recomiendo, no creo que hayamos cambiado mucho a juzgar por lo que comentas.

    ResponderEliminar
  4. Juana, me lo apunto!!! :)

    Pilar, encantada de verte también por aquí!!!! :))))

    ResponderEliminar
  5. Caramba, veo que Pilar apuesta fuerte... ultimamente la veo en todas partes, jajaja... y ojo, que conste, que me encanta, jajaja...

    ResponderEliminar