martes, 29 de marzo de 2011

Negociación sindical abierta: ¿truco o trato?


Parece que la casualidad ha querido que el tema del liderazgo abierto en sanidad sea recurrente estos días. La semana pasada hablamos a un grupo de directivos de las posibilidades de las herramientas 2.0, y ayer lunes se publicaba en Diario Médico una tribuna de opinión titulada "Liderazgo abierto en sanidad" que hemos escrito con Fran Sánchez y que podéis leer en este enlace

Hablar de transparencia, de colaboración, de innovación y de visibilidad, en teoría no debería provocar ningún rechazo, pero hubo un pequeño debate en la clase que merece la pena contar aquí. El origen fue un pequeño caso práctico basado en una negociación con los sindicatos.

En los hospitales es habitual aprobar normas de régimen interno que afectan a todos los trabajadores y que se negocian con los sindicatos por parte de la dirección. Lo habitual es que se prepare un texto por cada parte, se negocie (revisar los puntos de desacuerdo) y se apruebe finalmente un texto definitivo. ¿Por qué se negocia con los sindicatos? La ley atribuye a estas organizaciones la representación de los trabajadores y por ello aunque la norma vaya a afectar a 3000 trabajadores, se negocia con sus representantes, un ejemplo más de la democracia representativa que define nuestra sociedad.

Sin embargo, ¿podría utilizarse algún tipo de herramienta 2.0 para mejorar esta negociación? La propuesta que se lanzaba en la clase era la de publicar en la intranet del centro sanitario el texto original (o sus premisas básicas) para que cualquier trabajador pudiera comentar, alegar, criticar o proponer lo que estime conveniente. Con una herramienta tipo foro, web de ideas o documento colaborativo sería posible, y el coste sería de cero euros.

Aunque parezca descabellada la idea, en el ámbito estatal y autonómico es habitual que los borradores de las normas se publiquen para que cualquier ciudadano pueda alegar (aquí un ejemplo). La ley lo permite, e incluso obliga a ello, hasta con normas que después son objeto de negociación con organizaciones representativas (como los sindicatos o las organizaciones empresariales).

¿Y que ocurre en sanidad? Tras plantear dicha propuesta a ambas partes (en el curso y en el hospital), las respuestas fueron de rechazo en su inmensa mayoría. Los sindicatos sostienen que representan al trabajador y que la administración solo puede hablar con los representantes, ya que entonces el sindicato perdería poder. Los directivos lo suelen ver bien, pero no dan el paso por miedo a los sindicatos y a su reacción, que suele ser muy mediática.

¿Alguien se anima a ser el primero? En breve tendremos más noticias, que estamos en fase de experimentación... Al final, el poder y el miedo siguen limitando cualquier cambio. Una autentica pena, sin duda.

9 comentarios:

  1. Muchas gracias por una entrada tan genial, Miguel.

    La idea me parece brillante... si al final todo el mundo va a terminar sabiendo lo que va a contener ese teórico documento... ¿por qué parirlo en secreto? ¿Así cómo pretendemos que no se generen sentimientos de desconfianza?
    Además, miles de ojos verán más que unos pocos... sobre todo, se tendrán en cuenta todos los puntos de vista.

    Yo he oído que "no se puede gestionar con la verdad... que los sindicatos nos comerían"... ¿de verdad los sindicatos son tan malos? ¿De verdad nosotros somos tan buenos? Y, de ser así, ¿por qué no hacer las cosas de manera transparente y que cualquiera pueda juzgar por sí mismo?

    Sinceramente, no me lo explico... ¡necesitamos una actualización 2.0 ya! Para algunos va a ser un cambio importante, porque parten del 0.0 más absoluto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Creo que los motivos de negarse a ese nuevo sistema son obvios: el miedo a una sociedad participativa, con capacidad crítica y de decisión Con honrosas excepciones, los que negocian suelen hacerlo para mantener su posición , sus prebendas y su poder, y generalmente poco les importa el objetivo común
    En la política tenemos el mayor exponente de todo ello y no estan dificil pedir opinión a la sociedad con los medios actuales.

    ResponderEliminar
  3. Yo creo, como vosotros, que el uso de cualquier medio para difundir información y recoger opinión siempre mejora el resultado, y si se puede usar la intranet, mejor que mejor, pero voy a poner dos "peguillas":
    Para empezar casi ningún trabajador tiene acceso a las intranets de los hospitales. Me juego una paella que no llega al 10% el personal que visita diariamente la intranet.
    Y para acabar, recoger y modificar un texto en colaboración es mejor a condición de citar bibliografía y plasmar EVIDENCIAS, pero si se trata de cuestiones de opinión....creo que es mejor tener muy clarito a quién se le han de pedir cuentas.

    ResponderEliminar
  4. Es cuestión de no tener miedo y ser totalmente transparentes. Que todos opinen enriquece cualquier documento, pero sobretodo es una prueba mas de que 2.0 es mucho mas que tecnología.
    Como dice Carme, TOD@S tienen que tener garantía de acceso.

    ResponderEliminar
  5. Gran entrada MAestro!!
    Solo una puntualización por aquello de que nosotros hemos estado (y aun estamos aunque en menor medida) del lado sindical: las pegas también las ponen los gestores de turno cuando las propuestas vienen desde el otro lado de la mesa...

    No sabria decir de que lado son peor las pegas...

    ResponderEliminar
  6. Yo voy más allá, supongamos que la idea surte efecto y se hace realidad. Hoy por hoy se puede gestionar moderadamente los comentarios y opiniones en la red porque no son muchos los que se mueven en el 2.0, pero ¿cómo se gestiona algo para 2000 trabajadores opinando todo el mundo con intereses tan diferentes? A veces unas medidas benefician a unos en mayor o menor perjuicio de otros. En mi unidad gestiono 12 personas y aún siendo un número bajo y contando con su opinion en cada cambio es muy difícil complacer a todo el mundo.

    ResponderEliminar
  7. Carmen: no me refería a tener en cuenta los comentarios de 2000 personas en todo lo que digan, pero al menos que tengan la oportunidad de votar, opinar, hablar, etc. No quiero pasar de la nada al todo, pero hay un término medio que puede ser muy útil.

    Gracias!

    ResponderEliminar
  8. Andoni: hay indeseables en ambos lados. Hay grandes gestores y sindicalistas, y tambien otros que buscan su bienestar en un entorno donde muchos se pelean por el anillo, jeje. El problema es que se pelea por cosas que no tienen fundamento (en ambos casos también), exigir por exigir, sin más.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo3/4/11 02:43

    Puesto a decir también se podían elegir democraticamente, y entre los trabajadores de los Centros, a los Supervisores o Directivos del Hospital... Si es una pena.

    ResponderEliminar