martes, 15 de marzo de 2011

Prioridades



La actualidad política nos trajo hace pocos días dos ejemplos de políticos que han tenido que pasar por el hospital: Esperanza Aguirre y Alfredo Pérez Rubalcaba. En ambos casos, ademas, han elegido la sanidad pública. ¿Y que ha ocurrido? Críticas de todo tipo, media España opinando sobre si se han seguido los mismos pasos que con un paciente normal, periodistas buscando la polaridad de siempre y algunas organizaciones sacando sus eternas proclamas por si esta vez cuelan.

Lógicamente, el sistema debe atender primero al que mas lo necesita, sea por el criterio que sea. Sin embargo, las prioridades no siempre atienden a criterios objetivos. Y aunque parezca lo contrario, la realidad no está tan lejos, y no solo con famosos o políticos...

Este vídeo de Anatomía de Grey es bastante esclarecedor.

10 comentarios:

  1. Muy bueno y totalmente cierto!!! Los recomendados existen y son muchos más de los que se piensa la gente. Lo de Esperanza Aguirre y Alfredo Pérez Rubalcaba son sólo dos ejemplos de recomendados "famosos". Si bien es cierto que es de ellos de los que nos enteramos...

    En estos 2 ejemplos hay que añadir el caos que supone que sean personajes públicos, sobre todo en temas de seguridad... Estoy alucinando con todo! Admito que no es tan fácil venir cuando se trata de un tratamiento prolongado... Y si nos ponemos en el caso de que lleguen a la urgencia con una sepsis como le pasó a él... en fin, claro que se le da la prioridad que a todo el mundo. De eso no tengo ningún tipo de duda.

    Pero luego están todos los recomendados: "la mujer del jefe, el padre del jefe, el tío de..., la hermana de..." Hay muchísimos y no sé si me gustaría estar en su pellejo. Conocéis el "Síndrome del recomendado"? Pues existe y es más común de lo que parece...

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo con Tere, el síndrome del recomendado tiene alta incidencia y prevalencia. Cuidadín, cuidadín al que le pille !!!

    ResponderEliminar
  3. A mucho menor escala a todos los que trabajamos en un hospital nos puede pasar en un momento dado que necesitemos atención hospitalaria... ¿y qué pasa entonces cuando es el de RRHH el que está tumbado en la camilla?

    Pues yo, por si acaso, procuro evitarlo y voy al hospital que me corresponde por zona geográfica y no al que trabajo... y sabeis qué, que me encanta ser uno más, un paciente anónimo, y creo que no me han tratado ni mejor ni peor por eso.

    Ahi queda eso, jajaja...

    ResponderEliminar
  4. Es que me llamó mucho la atención como algunos trabajadores de la sanidad pública alzaban su voz cuando ellos son los primeros que tienen ese trato de favor...

    Gracias por los comentarios!

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Mmmm bueno en gran parte estoy de acuerdo que quien tiene padrino se bautiza, pero en el ejemplo que pones el Seatle Grace es un hospital privado :)

    ResponderEliminar
  7. Yo reconozco que he tenido que recurrir a la bata blanca en el ingreso de mi hijo para conseguir un antipirético pautado "si fiebre" (pero la temperatura solo se mide cada 8h), para llamar al médico de guardia en una urgencia por la noche, para que se admistrara el ventolín pautado cada 6h que la enfermera decía era cada 8 (estuve mientras escribian el tratamiento)... No es tan fácil

    ResponderEliminar
  8. Es cierto, no es fácil, pero al igual que Iñaki voy al hospital que me corresponde y evito ir donde trabajo...

    Todo tiene sus ventajas y sus inconvenientes y es complicado, eso sí, evito decir que soy médico, cuando pasé todo lo de mi padre fue él quien lo dijo y hasta los últimos meses no aproveché el trato de favor que podía tener por ser médico que encima había estudiado allí... Pero admito que gracias a eso, cuando estuvo un mes en la UVI, pude estar más tiempo con él que el resto de mi familia (sin abusar, por supuesto, una UVI es una UVI...) pero es de agradecer y no cambiaría ni uno solo de esos minutos de más que estuve con él por nada del mundo (todo gracias a ese "trato de favor")

    ResponderEliminar
  9. Lo reconozco, a mí no me gusta que alguien se plante en mi consulta y lo primero que me suelte es "soy compañer@", principalmente para saltarse tiempos de espera en cosas que no son urgentes.

    Cuando algo es urgente, lo es, seas quien seas, pero estoy totalmente de acuerdo con la afirmación que realizas de que "las prioridades no siempre atienden a criterios objetivos". Pero es lo que hay, pasa en todos los colectivos, y por qué no en el nuestro.

    Una cosa es "beneficiarse" de nuestra ocupación (en el caso de MsConcu yo hubiera actuado exactamente igual) y otra bien distinta es "echarle cara al asunto".

    Imagino que habréis visto la famosa carta de la limpiadora del hospital público que atendió a E. Aguirre. Os dejo el enlace por si acaso (http://misaludnoesunnegocio.net/actualidad.php?c=1&more=1&p=5529&pb=1&tb=1), y que cada uno saque sus propias conclusiones.

    ResponderEliminar
  10. 'El síndrome del recomendado' o 'soy de la casa'. Ufff... la de historias que podríamos contar sobre esto, buenas y malas.

    ResponderEliminar