jueves, 7 de abril de 2011

Lo que diga el juez


La lectura de sentencias judiciales sobre temas sanitarios da una idea de cuales son los aspectos clave del sistema sanitario, o al menos para los que impulsan reclamaciones y quejas.

Una de las últimas que ha caído en nuestras manos hablaba del transporte de muestras biológicas, es decir, de un tubo de ensayo, cerrado y sellado, y metido en un sobre en el que se indica el lugar en el que debe depositarse. Una categoría, representada por un sindicato, decía que ellos estaban demasiado especializados para llevar a cabo esa tarea. Otra categoría, con otro sindicato al frente, señalaba que ellos no estaban preparados para ese transporte ya que requería conocimientos especializados. La tercera categoría en cuestión, con otro sindicato al frente, indicaba que en las funciones que señala la normativa no había ninguna exacta que les asignara dicha función. 

Al final, resulta que llevar un sobre cerrado es una tarea que nadie quiere hacer. Ah, y este tema que describimos llegó al Tribunal Superior de Justicia, con el consiguiente procedimiento judicial. El juez indicó que lo podía transportar la categoría menos cualificada, argumentando que llevar un sobre, tenga dentro lo que tenga, no implica ninguna función especializada.

¿Es necesario llegar a este nivel? ¿Se judicializa demasiado el sistema sanitario? Cuando una decisión no gusta, ¿lo mejor es ir directamente al juzgado? 

8 comentarios:

  1. No pensé que fuera necesario llegar a este nivel, no debería serlo, pero el caso que cuentas tiene delito... en fin, no me extraña que llegara al juez.

    Eso sí, ir directamente al juzgado?! Ufff!!! espero que no sea necesario...

    Un abrazooooo!!!

    ResponderEliminar
  2. Existe miedo, en ocasiones justificado y en otras sobredimensionado, a la denuncia por imprudencia; por excederse en las competencias.

    Esto hace que algunas cosas los profesionales no las queramos hacer a menos que nos lo digan por escrito.

    No hay nada peor que una denuncia por una tarea hacha con buena intención. Es la otra cara de la moneda.

    ResponderEliminar
  3. Triste, pero cierto, desafortunadamente.

    Pasa demasiado que el personal (de cualquier categoría) se la lía con papel de fumar para ciertas tareas... qué casualidad que sean tareas que nadie quiere hacer y siempre la queja va en la línea de "eso no me corresponde", alegando leyes (mal alegadas), aprovechando el desconocimiento de las mismas para generar miedo... ¡y siempre un sindicato de por medio!

    En mi caso, me ocurre mucho con la LOPD... desconocimiento, malas alegaciones y tareas que no se quieren hacer...

    Afortunadamente esto va cambiando poco a poco... transparencia y conocimiento compartido son fundamentales para ello.

    Gracias por la entrada, Miguel.

    ResponderEliminar
  4. Me se otro caso real:
    Respecto la rasurado de los pacientes y ante la desparicion de los barberos de los hospitales publicos: una categoria dice que es demasiado peligroso para ellos y que no estan preparados, otra categoria dice que no les compete porque estan cualificados para otro tipo de cosas. A raiz de esta discusión y a modo de vendeta tras la resolucion del gerente de turno, se han vivido escenas bizarras como llamar al celador de guardia para que mueva una silla vacia 5 metros.
    Por lo menos los pacientes estan entretenidos con estos circos (lease con tono irónico).
    Un abrazo Miguel!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo7/4/11 18:05

    Yo me sé una buena: ¡¡Tener que llamar a una ambulancia para cruzar una calle desde el centro A al centro B y viceversa...!!
    Totalmente ilegal con una silla de ruedas!!
    Lourdes Montiel

    ResponderEliminar
  6. Recuerdo yo, allá por el año 1988, creo que fue en el Hospital Virgen de las Nieves de Granada, que los tribunales tuvieron que dirimir un aspecto ciertamente complejo: las mesas de las habitaciones eran de esas que tiene el tablero y un cajón y luego un espacio para que puede acercarse a la cama, más, en la parte inferior, una repisa.

    Las limpiadoras decían que sólo limpiaban el suelo y las pinches, que sólo limpiaban el tablero de arriba al retirar la bandeja de la comida. Así que el tablero inferior quedaba sin limpiar.

    La cosa fue a juicio y no me acuerdo, la verdad, en qué sentido actuó el bueno del jueza Salomón. Bueno, la verdad, me parece irrelevante (claro que no soy limpiadora ni pinche...)

    ResponderEliminar
  7. En el servicio de farmacia donde yo estoy resulta que no hay celadores sino por cierta herencia hay "mozos de almacén". El problema es que pueden trasladar carros con grandes volúmenes de medicación, cajas, material o cualquier otra cosa pesada sin rechistar, pero no les digas que lleven un papel o un informe junto con esas cosas (una muestra ya ni nos lo planteamos), pues,... ah no, esa carga no es suya!!!

    ResponderEliminar
  8. el eterno debate o la historia de siempre... en mi modesta opinión, algunas categorías debieran refundirse... y aprender lo mejor de los demás... pardiez, que las funciones son de los años 70 y estamos en 2011!!!
    alguien debería ponerse las pilas y echarse al ruedo... como con otras tantas cosas de nuestro querido sistema

    besos

    ResponderEliminar