lunes, 23 de mayo de 2011

Ideas claras en tiempos convulsos



Y de nuevo los resultados electorales deparan cambios y sorpresas... Unos se van, otros se quedan, y es que las urnas tienen el poder supremo en su mano, nos guste o no. Pero es necesario que todos los partidos analicen que ha motivado que la gente salga estos días a la calle exigiendo cambios en la clase política.


¿Y el sistema sanitario? ¿Los cambios pueden tener implicación a corto plazo? Hemos recopilado unas cuantas ideas (leídas aquí y allá) que los futuros políticos sanitarios no deben olvidar:

1. Cuidado con el revanchismo político y con entrar como un elefante en una cacharrería. Hay gente muy válida trabajando en sanidad, verdaderos profesionales, más allá de los colores políticos.
2. Planifica a algo más que 4 años. Y si hay planes ya existentes, léelos con lupa que cambiarlos de repente puede ser muy negativo para todos.
3. Olvida la polaridad política. Hay vida más allá de los debates de copago y privatización, la salud es mucho más que eso.
4. No crees puestos sin funciones solo para pagar favores. La eficiencia también está ahí: el que no vale, no vale.
5. Rodéate de los mejores, y después mira su color político.
6. No te lances a hacer recortes a lo loco. Hay medidas más efectivas que pueden conseguir un resultado similar.
7. Escucha a todo el mundo, sin dejarte a nadie. El movimiento 15M se refiere a eso, a que la mayoría silenciosa tiene mucho que decir, y a veces incluso deja de ser silenciosa (¿hacen falta pruebas?).
8. No pasa nada si copias de algún servicio de salud de otro color político. Las buenas ideas son buenas independientemente de su origen.
9. Elige muy bien a quien vas a preguntar antes de tomar una decisión. Si siempre te reúnes con los mismos, llegarás a las decisiones que quieren ellos. A más opiniones, mejores ideas: no hay nada de malo en preguntar directamente al profesional, sin intermediarios.
10. Los dos ejes fundamentales del sistema sanitario son (por este orden): pacientes y profesionales. Lo malo es que hay mil elementos que hacen (y consiguen) que lo olvidemos a diario. 

Ah, y por cambios no nos referimos solamente a cambios de color político, sino también a cambio de dirigentes incluso donde se mantiene el mismo partido (es decir, un nuevo consejero). La sanidad no debe ser un arma arrojadiza entre partidos, a ver si se dan cuenta de una vez.


Por cierto, ¿alguna idea más?

14 comentarios:

  1. Un buen decálogo.

    Para capitanear un barco hay que escuchar a la marinería.

    Esperemos que entre todos podamos mejorar la comuniación. Algo tan simple como exponer nuestra postura y escuchar la del otro nos sigue costando mucho.

    ResponderEliminar
  2. Estoy con Salvador, escuchar al otro es algo fundamental que a veces nos cuesta mucho.

    Y no podemos olvidar lo que muy bien dices: "Las buenas ideas son buenas independientemente de su origen"

    ResponderEliminar
  3. Ojalá! escuchar es la asignatura pendiente de los políticos, sería una buena noticia que empezaran a hacerlo. :)

    ResponderEliminar
  4. Yo no lo tengo tan claro, dependiendo de una u otra ideologia el valor de "bueno" varia considerablemente.
    Y sobre escuchar, opino como uds q debiera ser fundamental, pero los discursos de anoche demuestran q ninguno de los destinatarios directos de las acampadas han oido (solo han visto o les han contado algún resumen de la tv).

    ResponderEliminar
  5. Inés Bajo23/5/11 13:05

    La entrada es estupenda, pero me quedo con la foto.

    Cambiar las cosas desde dentro, genial...¿como entramos?

    ResponderEliminar
  6. > 4. No crees puestos sin funciones solo para pagar favores.

    O para tener más gente a tu cargo y ganar poder en la organización. O para hacer crecer "tu departamento". O para aprovechar el tirón de la última moda del "management" (como la "estrategia de crónicos" o "el 2.0").

    Pero vamos, que esto que yo llamo el "síndrome del chiringuito" lo he visto no solo en la empresa pública. La privada, en cuanto alcanza determinado tamaño, está llena de puestos de ese tipo también.

    ResponderEliminar
  7. Razón llevas, de nuevo, pero me temo que el revanchismo lo llevamos muy en los genes en este país. A veces hay que hacer como me decía mi abuelo: contar hasta 10 antes de hacer o decir algo de lo que luego uno se arrepienta.
    Pero pensar así sólo está al alcance de los sabios (aunque sean analfabetos, como lo fue mi abuelo).

    ResponderEliminar
  8. De acuerdo desde el primer punto hasta el último. Sólo matizaría el punto 5:
    "5.- Rodéate de los mejores", a secas.

    A ver si como dice Gerineldo cuentan hasta 10 y nos demuestran su sapiencia.

    ResponderEliminar
  9. Tengan claro señores responsables que los pondrán a parir, va en el cargo, que al final tendrán que tomar una decisión, que tengan por seguro no le gustará a todos, y seguirán poniéndolos verdes ....

    No toque las cosas que funcionan bien y tienen un gasto razonable, y sí, rodéese de buena gente y sobre todo de gente que le apoye, pero que no le pase una, los críticos son los mejores y, curiosamente, los que no suelen dar puñaladas por la espalda .... porque siempre llevan el puñal a la vista .... y lo digo por experiencia.

    ResponderEliminar
  10. Muy bueno, lástima que a un "buen político" lo primero que le vendrá a la cabeza será: - Y si hago todo esto ¿se verá lo bueno que soy?
    Indignante. O no lo creeis así?

    ResponderEliminar
  11. Añadiría: deshacerse de la soberbia que no deja ver, ni escuchar

    ResponderEliminar
  12. Buenas, razonables y sensatas propuestas, Miguel Ángel. Falta por saber si se tendrán en cuenta...

    ResponderEliminar
  13. Dentro de 30 dias veremos como van las cosas... Y lo contaremos

    ResponderEliminar
  14. Me ha gustado y de había quedado esta entrada enterrada en mi GReader.

    Enhorabuena por la valentía de dejar por escrito puntos que dejan a políticos en evidencia, como el número 4.

    ResponderEliminar