martes, 13 de septiembre de 2011

¿Y que fue de Google Health?


El 24 de junio de 2011 Google anunciaba oficialmente que abandonaba la plataforma Google Health, un proyecto de historia clínica electrónica que muchas entidades habian adoptado para sus trabajadores o asociados. Han sido 3 años de vida desde su lanzamiento público (2008) y 5 años desde las primeras pruebas (2006), pero todos nos hacemos la misma pregunta: ¿por qué?

La competencia ya ha lanzado el anzuelo a los usuarios de Google Health, y así Microsoft ha ofrecido la transferencia de datos a su plataforma Microsoft Health Vault. Sin embargo, es muy llamativo que Google abandone un proyecto que tanto había dado que hablar.

Google Health intentó aprovechar un hueco en el mercado ofreciendo algo que todos los expertos en salud e internet pedían y proponían: la posibilidad de intercambiar datos de salud y de tener accesibles los datos en cualquier momento. Lógicamente, el objetivo final desde un punto de vista comercial tenía una doble dirección: (1) que las grandes corporaciones, aseguradoras e incluso hospitales subcontrataran el servicio de historia clínica a Google; (2) intentar conseguir algún beneficio con los datos de salud de los usuarios. ¿Que pasó? Las empresas prefieren desarrollar su propio sistema y por otra parte, los pacientes confían más en webs como Patients Like Me o Cure Together. ¿Tal vez un error en el plan de negocio? ¿Google no supo colocar en el mercado su producto? El ciudadano medio desconfía de la cesión de datos a grandes empresas y prefiere esperar a que su proveedor de servicios sanitarios le proporcione dicho sistema.

Otras voces criticaron el carácter cerrado de la plataforma e insinuaban que si hubiera sido una plataforma open source, el futuro de Google Health tendría otro color. Incluso algunos artículos lo decían alto y claro: "trusting proprietary health software vendors or services with critical health data is a bad idea".

Quizás Google conocía bien el modelo pero se adelantaron a su tiempo, y no lograron ganarse la confianza del público. Además, llegaron a tener los datos, pero ¿qué podían hacer con ellos? Además, el sistema sanitario de USA no es precisamente un entorno agradable para hablar de compartir datos, cuando la realidad es la existencia de proveedores fragmentados que ni siquiera se plantean que sus sistemas puedan "hablarse".

En el blog de Harvard Business Review apelan a la naturaleza poco dospuntocerica de Google Health, algo que suena extraño en una compañía así. En su entrada "What Google's Quiet Failure Says About Its Innovation Health", lo dicen muy claro:
Simply put, Google Health was never a true Web 2.0 application. Google Health didn't get better the more people used it. Google didn't get smarter every time someone made a link or search. Google certainly didn't 'immediately act on that information' to improve the Google Health user experiences. The real heart of Google Health certainly wasn't a harnessing or harvesting of 'collective intelligence.'

Seguramente Google no entendió que si la gente cede sus datos de salud, quiere obtener algo más, pero Google Health no ofrecía nada. No había visualizaciones, ni gráficos, ni posibilidad de conectar con otras personas con la misma enfermedad (al estilo Patients Like Me), ni foros para aprender ni información de valor añadido. Una buena idea con un mal desarrollo, o un negocio que no entendían. Seguro que en breve atacan de nuevo...

Nota: la viñeta inicial es de Geek And Poke.

1 comentario:

  1. La verdad es que a mi me gustaba bastante Google Health. Fue toda una sorpresa el que lo dejaran. Pero entiendo que una empresa como Google no ha llegado a donde está por no saber enfocar sus esfuerzos. Ellos mejor que nadie sabrían que GHealth no estaba yendo bien del todo (o como esperaban, en términos económicos).

    Aún así, tenemos cosas buenas que nos ha dejado GHealth... un buen interfaz, su trabajo por los estándares (CCR, sobre todo) y el enseñarnos que hay otro camino para compartir nuestra información de salud. Estoy seguro de que otros cogerán el testigo y continuarán la senda.

    Lo que sí es una pena es que ya no tengo excusa para trabajar en Google :P

    Un abrazo.

    ResponderEliminar