martes, 9 de agosto de 2011

Salud y sanidad: cuestión de enfoque


En la última mesa de debate del II Congreso de la Blogosfera Sanitaria, Javier Padilla recordaba que el sistema sanitario solo aporta un 10% de mejora a la salud de la población. Este dato, que ya habíamos visto en el blog del gran Rafa Cofiño, nos hizo reflexionar y empezamos a escribir, casi de forma automática.

Puede que la sanidad (entendida como el sistema sanitario o los servicios sanitarios) solo aporte ese 10% a la salud de la población, pero hay dos elementos que diferencian ese factor de otros: el tiempo y la individualización. La sanidad aporta beneficios cortoplacistas (hernia operada, infección resuelta, etc.) mientras que otras mejoras, desde una perspectiva de salud pública, aportan beneficios más a largo plazo. Y en temas de salud, el ciudadano medio prefiere el ahora al mañana. En cuanto a la posibilidad de comprobar los resultados en primera persona, la sanidad es bastante personalizada y eso siempre se percibirá mucho mejor que las mejoras macro que benefician a todos (preferencia del beneficio individual al colectivo).

Esto nos recuerda a la típica discusión de presupuestos en un centro sanitario: pocos jefes de unidad verán bien invertir en una reparación de la red de aguas y muchas veces preferirán que su propio servicio crezca en tecnología o en personas. La ley del beneficio palpable: prefiero tocar a oler. Algún día nos daremos cuenta que tan importante es el tratamiento urgente como la planificación y la actuación a largo plazo. Quizás sea un problema de perspectiva, ¿o no?

Como curiosidad final, las carencias puramente sanitarias (falta de camas, falta de especialistas, falta de tecnología) tienen mucha facilidad de acceso a las portadas de los medios de comunicación. Otros problemas de salud no tanto, y además los resultados a largo plazo no suelen vender mucho. Así es la vida.

3 comentarios:

  1. el gran porcentaje de dinero invertido, está invertido en el sistema sanitario, siendo que el tema que genera más morbimortalidad en nuestros paises, son los hábitos de vida y enfermedades no transmisibles.

    Porque no invertir en politicas de prevención y educación? Son tremendamente costo/efectivas, y atacan un grave problema sanitario. Pero no son buenas para el noticiero, no parecen tan importantes como una cirugia con la ultima tecnologia. Pareciera poco creible que cosas tan simples hagan tanto bien a la salud de las personas. Para que hacer que las personas bajen de peso, o que dejen el tabaco, cuando podemos darles medicamentos y operaciones?

    Porque no invertimos en los determinantes sociales de salud? si todos tenemos claro que una sociedad más equitativa tiene mejores estándares sanitarios?

    Hay tantas cosas mal en la forma de hacer las cosas, que ya no se que pensar.

    Buen tema Miguel

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Y añado:
    Colocamos aparatos estupendisimos en ubicaciones viejisimas .... hacemos salas de espera en sitios sin aire acondicionado y, lo que es peor con pocas o nulas posibilidades de que se pueda poner algo "decente" .... y no sigo que estoy de vacaciones y ayer me fui de copas (sin acohol eso si jajajaja) con unos amigos tuyos y mios .... no es por darte envidia ....

    ResponderEliminar
  3. La preferencia del beneficio inmediato frente a los beneficios futuros, por mucho que estos últimos puedan ser superiores, es algo que parece propio del ser humano (o al menos de nuestra sociedad). Lo que pasa es que justificar la distribución de los presupuestos y la toma de decisiones solamente en este hecho es dejar que los que tienen que tomar decisiones en el largo plazo escurran el bulto ("no, es que la gente prefiere beneficios a corto plazo").

    ...

    Si los demás no cambian la visión al menos nosotros tendremos que dejar claro que sí que la hemos cambiado...

    un saludo!

    ResponderEliminar