martes, 6 de septiembre de 2011

Cambiando el rumbo de una organización



Cuando las cosas se hacen mal, es difícil rectificar y enderezar el rumbo de una organización sanitaria. Y más aún si los malos resultados se miden en términos de mortalidad y de mala atención al paciente. Un ejemplo muy claro lo tenemos con el Mid Staffordshire Foundation Trust (perteneciente al NHS inglés).

En 2009, un demoledor informe de la Healthcare Comission presentaba un centro hospitalario con una tasa de mortalidad muy elevada, con necesidades de profesionales sanitarios (infradotación de personal) y con historias contrastadas de pacientes que no eran atendidos ni recibían los cuidados básicos de higiene personal.

El tiempo pasa y el centro ha hecho todo lo posible para mejorar su calidad y también su imagen. ¿Cómo? En este artículo de The Guardian dan algunas pistas:
- Incluir alguna experiencia de pacientes (contada por el propio paciente) en la reunión mensual del comité de dirección.
- Revisar las muertes ocurridas en el centro para comprobar si podían haberse evitado, algo así como un "comité de la muerte".
- Crear una cultura basada en los cuidados.
- La medida estrella fue la puesta en marcha del proyecto "Taking patient care to the next level" centrado en crear grupos de mejora compuestos por trabajadores de varias áreas asistenciales, que se dedicaron a proponer ideas que mejoraran la atención al paciente, tanto en procesos como en la estructura organizativa.

¿Los resultados? Mayor compromiso del trabajador, ahorros en la gestión del centro y una mejora de la calidad en la atención al paciente.

¿Hay que esperar a que ocurran estos hechos para actuar? ¿El cambio de cultura debe ir precedido de problemas, errores, catastrofes o mayores tasas de mortalidad? Lógicamente no, pero muchas veces, o algo rompe la monotonía o es imposible mover una organización y cambiar su rumbo.

La canción de hoy también nos sirve para aprender. En la vida cada día hay que dejar un hueco libre para lo que nos venga, que seguro que nos enriquece, aunque al principio duela.

2 comentarios:

  1. ¿Y por qué hay que esperar a estar en el límite malo para conseguir mayor compromiso del trabajador, ahorros en la gestión del centro y una mejora de la calidad en la atención al paciente?

    Ayyy! Cuando le vemos las orejas al lobo!
    Es necesario una buena estrategia de gestión del cambio para conseguirlo e implicación de todos.

    Mer @merbondal

    ResponderEliminar
  2. Hola Miguel Angel:

    Modestamente creo que en el post está la clave de la mejora "el compromiso", no sólo de los trabajadores, es importante que sea de todos.
    El compromiso sólo se alcanza cuando la dirección ofrece autonomía, todo lo que se obtiene con control es simplemente obediencia.
    Para obtenet compromiso, es necesaria una misión y visón ilusionantes, en una organización con cultura de liderazgo, que sea capaz de generar líderes.
    Y sobre todo entender una premisa básica para la cultura de calidad: "La calidad es gratis, el control de calidad no".
    Ahí se encuentra la diferéncia entre hacer lo que le conviene al cliente o hacer lo que nos conviene a nosotros. Si se ejerce control el trabajador mira a la dirección cuando ejecuta su trabajo y claro así le da el c... esto.. la espalda al cliente.

    Gracias Miguel Angel por tu post.

    ResponderEliminar