domingo, 25 de septiembre de 2011

Profeta en su tierra


Pues la verdad es que sí, que faltan lideres o al menos referentes. Y no nos referimos a teóricos, que afortunadamente los hay y muy buenos, sino a profesionales del mundo sanitario que dan un paso más y acaban siendo un referente para el público no especializado. Un ejemplo lo ponía Salvador Casado acerca de Olga Navarro en este comentario a nuestra entrada Comunidades de práctica: otra forma de aprender, diciendo que Olga en Estados Unidos sería celebre.

En España es difícil destacar en un sector como el sanitario. Apenas hay profesionales sanitarios conocidos mas allá de la pura actividad medica, algunos salen en la tele y otros destacan en el mundo literario y de la gestión como el cirujano Mario Alonso Puig. Pero poco mas, y es que en cuanto alguien lanza ideas o destaca por su trabajo, o se le etiqueta en alguna corriente/ideología, o se le ataca, o algo mucho peor: se le ignora.

Sin embargo, en USA como decía Salvador, las cosas son diferentes, y lo vamos a comprobar a través de los libros. Un ejemplo es Atul Gawande, conocido cirujano que ha conseguido que los checklist traspasen el mundo de la cirugía (y de la aviacion). Ha escrito varios libros como The Checklist Manifesto, Better o Complications. Además escribe en The New Yorker sobre temas relacionados con la salud y el sistema sanitario.

Otro caso lo comentábamos hace unos dias en La Otra Orilla, se trata del libro Between expectations (Lessons from a pediatric residency), en el que se habla del MIR y se cuentan las experiencias de un pediatra en su periodo de formación. En España se publicó hace unos años el libro Anatomía de un MIR, muy centrado en las anécdotas que se viven en los hospitales y centros de salud.

Hay mas ejemplos. Weekends at Bellevue es un libro, que incluso ha dado lugar a una serie de televisión, en el que una psiquiatra (Julieta Holland) cuenta historias del mundo de las urgencias psiquiátricas. This won't hurt a bit es el libro de la medico, bloguera y madre Michelle Au y de hecho el subtitulo del libro lo dice todo: My education in medicine and motherhood. Michelle es autora del blog The Underwear Drawer y dibuja las viñetas cómicas Scutmonkey.

¿Y en España? ¿La sanidad vende? ¿O sólo si los libros van en la línea de Anatomia de Grey o House? Hay blogueros que se han lanzado al mundo editorial, como Vicente Baos, Francisco Lupiañez o Jorge Juan Fernández, pero pocos han seguido su ejemplo. Quizás sea el momento de seguir trabajando y escribiendo, aunque si la serie sanitaria en TV más vista en España es Hospital Central, creo que aún queda mucho camino por recorrer.

Nota 1: seguro que nos hemos dejado a muchos blogueros del mundo de la salud que han escrito y publicado libros. Así que nuestras disculpas por anticipado. Por cierto, si conoces algún ejemplo, puedes decirlo en los comentarios.

4 comentarios:

  1. Te recomiendo otro: Salva Pendón. Médico de familia, médico de urgencias en Málaga. Lleva un blog, Miles de piedras pequeñas, donde deja sus relatos y experiencias, muchas veces relacionadas con la sanidad y las urgencias. Las recopiló en un libro (http://megasalva.blogspot.com/2009/11/miles-de-piedras-el-libro.html) y ahora está trabajando en otro. http://megasalva.blogspot.com/2011/09/nuevos-caminos.html

    ResponderEliminar
  2. Bloguera escritora es nuestra amiga Lola Montalvo. Su página es http://lolamontalvo.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Yo no creo que nos falte de nada, más bien creo que en este país tenemos cierta tendencia a tirar por tierra, a infravalorar, cuando no a despreciar, todo lo que hagan o digan nuestros compatriotas .... y así nos va ....
    Han puesto, en los comentarios anteriores, algunos ejemplos que son de gente excelente ¿los apoyamos a tope? .... y dejamos de mirar nuestro ombligo y nuestro espejo ....

    ResponderEliminar
  4. Recomendaría el libro de poesía de Rafa Cofiño

    http://artemiorulan.wordpress.com/about/comprar-el-libro/


    la poesía tiene el poder de hacernos soñar, Rafa lo consigue.

    ResponderEliminar