jueves, 20 de octubre de 2011

¿Hacia una jerarquía colaborativa?

La dificultad de la cultura de trabajo basada en el 2.0 es unir la tradicional jerarquía con las nuevas redes de colaboración. En el blog Internal Comms encontramos un interesante gráfico de David Armano (el autor del famoso dibujo de la cultura del paraguas y tazón de cereales), que explica claramente la diferencia de ambos sistemas.


¿Crees posible unir o combinar ambas culturas? ¿Que receta propones para ello? Tal vez uniendo ambas formas de trabajo, lleguemos pronto a una jerarquía colaborativa, con jefes que tengan autoridad formal y además permitan el trabajo y la conexión interdisciplinar a través de redes informales. ¿Suena bien? 


Para acabar, os dejamos con la tesis 50 del Manifiesto Cluetrain dice precisamente: "Hoy en día, el organigrama está hiperenlazado, no jerarquizado. El respeto al conocimiento práctico resulta más importante que la autoridad abstracta."

3 comentarios:

  1. Es muy difícil que los que tienen un puesto alto en cualquier organización, acepten que lo que están más abajo se pongan a su nivel.
    El "poder" es "adictivo" y algunos están "enganchadas" ....
    Creo que en esto como en muchas otras cosas, hace falta tiempo, que a la gente que tenéis menos de 40 ó 45 os dejen llegar a puestos de "poder" real, no olvidemos que las organizaciones las hacen las personas y, los prejuicios y las creencias son muy difíciles de suprimir.
    Por ahora, demasiados jefes tienen "poder", que no autoridad .... el poder se ejerce, la autoridad te la dan los demás ....

    ResponderEliminar
  2. Juana,

    Dudo sea una cuestión de tiempo. En una organización donde el poder no se acompaña de autoridad (jefes ineptos), los que tienden a ocupar puestos con poder son los cínicos (el cinismo los jefes sin autoridad lo confunden con lealtad).

    Puede observarse claramente en las dinámicas de nuestros partidos políticos actuales. Los honestos o críticos son rápidamente expulsados, solo quedan los cínicos. Creo que ocurre lo mismo en otras organizaciones que he conocido, incluyendo sistemas públicos y grandes multinacionales privadas.

    Jefes cínicos construyen organizaciones cínicas.

    ResponderEliminar
  3. Ufff. difícil. Pienso como Juana, nos han educado para se competitivos, y en los puestos de trabajo más.
    Como siempre digo, ser jefe es fácil, ser líder no. Así que, hasta que no haya más líderes en las empresas y menos jefes, jefecillos y jefazos, remodelar las estructuras organizativas será complicado. Aprovechar las sinergias, difícil y trabajar de manera colaborativa, los de arriba y los de abajo, simplemente imposible.
    Aunque aún sueño con un mundo mejor...:)

    ResponderEliminar