lunes, 7 de noviembre de 2011

En un lugar de Calahorra



Las redes sociales están de moda, las organizaciones hacen lo que pueden por subirse al carro de la web 2.0 pero no ese salto no se basa exclusivamente en abrir una cuenta de twitter, una de facebook y contratar un community manager que dinamice la actividad online.

Asumir que las redes sociales forman parte de la realidad de una organización implica dar un paso adelante hacia la transparencia, hacia la apertura, hacia el respeto y, por supuesto, es fundamental permitir que cualquier blog o red social hable de nosotros. Entrar en el mundo dospuntocero implica hablar y escuchar, pero nunca limitar, prohibir o impedir a cualquier voz que lance sus ideas u opiniones sobre nosotros. A veces algunos entienden dicha limitación en casos de opiniones negativas, pero ¿si la opinión es además positiva tiene sentido prohibirla?

Esto se convierte en un hecho kafkiano si además la voz es interna y pertenece a un profesional de la propia organización. Hace unos días, algo así pasó con nuestro amigo Iñaki (@goroji) que nos anunció que va a dejar de hablar de su organización (Fundación Hospital Calahorra) en su blog Sobrevivirrhé:
"Siempre se hizo desde el respeto, es más, desde la admiración diría yo y con orgullo de trabajar dónde uno trabaja, pero parece ser que no en todos los sitios se ha visto así, y no nos queda otra que dejar de hacerlo."

Pretender en plena era de la comunicación que la voz de la organización sea la única en internet es una idea muy inocente, de hecho esta misma entrada es un ejemplo de que hablar de la Fundación Hospital de Calahorra es tan sencillo como hacer click en "Publicar entrada". El miedo no es buen consejero, aunque tal vez más que miedo, se trate de una decisión basada en el desconocimiento. Algún día rectificarán y se darán cuenta de que tener un empleado con un blog es clave para la comunicación, y más si se trata de Iñaki y su Sobrevivirrhhé. Al fin y al cabo, todo eso del dospuntocero tiene mucho que ver con el concepto del "open leadership", y la transparencia, la cercanía y la confianza son elementos fundamentales

La canción no puede ser otra que un clásico de Tears for Fears: "Everybody wants to rule the world".

20 comentarios:

  1. Que gran verdad es eso que dicen que es en los momentos difíciles cuando los amigos de verdad saben estar a la altura.

    #gracias!

    ResponderEliminar
  2. ¿Hasta que punto la FHC puede hacer eso? No es un blog corporativo del hospital, es un blog personal. Esto puede ser un "efecto Streissand" flipante.

    ResponderEliminar
  3. Es triste, muy triste .... porque una persona como Iñaki lo único que da a su hospital es prestigio, lo de la "ceguera" de las instituciones es penoso .... en fin ....

    ResponderEliminar
  4. Podría entender que alguien (persona, Institución) intentara "callar" a alguien que habla mal sobre ellos en el caso de que las acusaciones fueran falsas.
    Lo de pedir a alguien que no hable de ti cuando lo hace bien, desde el respeto y con orgullo, me parece de gilip***as.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. No hace falta "callar" a nadie para callar a alguien. Basta con meterle miedo, o despedirle.

    Amigos, ganar el derecho a la libertad de expresión tuvo un alto precio en el pasado; y ejercer el derecho a la libertad de expresión sigue teniendo un alto precio.

    Hasta hace pocos años en internet nadie escribía con su propio nombre absolutamente nada. Desde que internet se convirtió en una herramienta de marketing global (incluida la marca "yo 2.0") se ha impulsado la tendencia a publicar tus datos personales y tu foto. Es un curioso fenómeno que los que lleven 15 años en el "ciberespacio" (ya nadie dice ciberespacio) seguro que han notado.

    Por otra parte, Esther, yo no entiendo a los que quieren callar a los que hablan mal de uno. Al final con eso lo único que consigues es rodearte de pelotas y escuchar solo buenas opiniones de tí. Mal asunto si pretendes mejorar.

    ResponderEliminar
  6. Conozco la Fundación Hospital Calahorra porque conozco a uno de sus mejores embajadores. Dicho hospital debería sentirse orgulloso de tener un profesional como Iñaki en su plantilla.

    Tratar de hacer las cosas mejor, apostar por la comunicación, ser una referencia en la red, aportar ideas y contenidos de calidad... no solo mejora la imagen personal del autor, también lo hace de la institución en que trabaja.

    Si los responsables de la misma no son capaces de gestionar bien el talento de sus subordinados quedan en mal lugar, ellos solos.

    Vivimos tiempos de cambio, al final cada cual acabará en el sitio que merece. Antes estas cosas no se "veían". Hoy si.

    Este hecho me impulsa a ofrecer mi apoyo y simpatía por Iñaki a la par que la invitación a sus jefes a ser más inteligentes.

    ResponderEliminar
  7. Lo de siempre: cuando el sabio señala la luna...
    Un abrazo y adelante con la función. Esto no es nada para un tipo como Iñaki. Como leía en TW (y RT) este fin de semana, quien te lastima te hace fuerte, quien te critica te hace importante, quien te envidia te hace grande.

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Iñés por contárnoslo. Iñaki, no le des más importancia de la que tiene; siempre ha habido gente corta de miras, muy roma (me encanta esta palabra). Aprovecha las oportunidades que te da esta situación. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  9. Poco que añadir a lo que ya se a dicho. Iñaki, mucho ánimo, vales mucho y seguro que terminarán valorándote como te mereces. Tiempo al tiempo, pero ha de ser así, estoy convenvida.

    Miguel, gracias por hacer eco de algo así en tu blog.

    Un fuerte abrazo a los dos!

    ResponderEliminar
  10. Reiterarte mi apoyo en esta situación y como puedes comprobar Iñaki la de mucha gente que esta a tu lado dando fuerza a esta visión. Con el tiempo, tus jefes , los míos y los de los demás se darán cuenta de su error, de no haber apoyado este tipo de vision y de limitarla. En fin, lo dicho, animo y aquí nos tienes a un "click". Gracias Miguel por difundir esta situación.

    ResponderEliminar
  11. Poco que añadir ante lo sucedido.

    Solo me atrevo a plantear un reto a la FHC: Iñaki había iniciado una labor de pedagogía a sus compañeros (internos y externos) intentando explicar una materia tan compleja, tan poco conocida (o mal entendida)como son los temas relacionados con la Calidad y sus modelos (EFQM en este caso).

    A ver ahora como despliegan en su hospital estos conceptos.

    Cuando todo el mundo les ponga cara de no entender ni papa y en consecuencia no se sumen al carro, seguro que se acordarán de Iñaki.

    Los demas, por supuesto. (Viva la diáspora)

    ResponderEliminar
  12. Good to become browsing your weblog once more, it has been months for me. Well this article that i've been waited for so lengthy. I need this post to total my assignment inside the university, and it has exact same subject together with your post. Thanks, excellent share.

    ResponderEliminar
  13. Conocí a Fundación Hospital Calahorra hace casi 10 años. Fueron innovadores en el uso de las tecnologías. Asistí a la primera charla virtual para enfermería y la dieron ellos.
    ¿Qué queda de todo eso?
    Nada...
    Qué pena...
    Ahora quedará en el olvido gracias a la obstinación y a la mediocridad.
    Cuidado, cuando lleguen los recortes y busquéis daros a conocer...
    Quizá sea demasiado tarde, ya os conocemos.
    No olvidéis que la reputación on line existe aunque no queráis "salir"

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. Solo quería aclarar que cuando he dicho que entendería que alguien quisiera "callar" a otro que habla mal de él me refería a falsas injurias o calumnias, tal como pone en el coment. Y cuando hablo de "callar" tampoco lo hago en el sentido estricto de la palabra, sino que me refiero a tomar alguna medida para defenderse de esas acusaciones falsas.

    La libertad de expresión sí, la educación y el honor a la verdad, también.

    Desde luego, como todos sabemos, no es el caso al que se refiere el post, ya que si algo conozco y tenía buena imagen de la FHC era gracias a Iñaki.

    Solo quería aclararlo por si no me había explicado bien.

    Gracias

    ResponderEliminar
  16. Hablar con tu nombre y apellidos tiene un riesgo, que asumimos los que lo hacemos. Las instituciones, dirigidas por personas pueden castigarnos. También lo hacen personas individuales, alguna me sorprende encontrarla criticando la censura cuando amenaza a todo el que se atreve a opinar distinto de lo que el dice.

    El respeto por las opiniones ajenas, ejercido de forma responsable. Darse cuenta que hoy es imparable la libertad de opinión y el acceso a cualquier instancia. Respetar a los profesionales y ciudadanos que ejercen ese derecho y casi ese deber. Esa será la verdadera muestra de progreso. De instituciones y de personas.

    ResponderEliminar
  17. Últimamente se están viendo casos similares a este, en los que es la organización la que quiere asumir todo el control sobre la gestión de su "marca personal" y no permite que sus trabajadores lo hagan, aunque como es habitual, se esté dando una publicidad buena. Yo mismo lo he sufrido en mis carnes por no obtener autorización para la difusión de la imagen corporativa en #videosysalud

    La pregunta que me hago es ¿resulta posible controlar la marca personal? Los que estamos en esto del 2.0 somos los primeros que estamos intentando mejorar la marca de las instituciones sanitarias, aportando, creando canales de comunicación, dando visibilidad, explicando lo que se hace en ellas...

    Pero llegará un día en el que una legión de trabajadores y pacientes, instruidos en herramientas 2.0, decidirán qué tipo de publicidad le harán a su institución, buena o mala. Y ese día las instituciones se darán cuenta de que las redes sociales están aquí para quedarse y harán lo posible primero por seguir intentando controlar algo incontrolable y segundo por ser más transparentes y mejorar su organización.

    Creo que como siempre, lo harán tarde mal y nunca.

    Todo mi apoyo para Iñaki, no saben lo que se pierden...

    ResponderEliminar
  18. Gracias a todos por vuestros mensajes de apoyo. Así las penas son menos penas, jajaja...

    ResponderEliminar
  19. ¿Como silenciar la realidad de la innovación tecnológica?. Me preocupa la situación, no es la única y solo puede responder al desconocimiento y la desconfianza.
    Hago un llamamiento a la cordura y a la reflexión a quien corresponda

    ResponderEliminar
  20. Es bastante penoso que pase esto... o sea que han sido los actuales gestores y no los futuros que puedan entrar...
    Puede haber tenido que ver con los últimos post donde se hablaba del posible cambio de gestores en la Fundación, pero de cualquier manera estas actitudes de los supuestos "jefes" es como tratar de poner puertas al campo... no sirven de nada excepto para cabrear a muchos.

    ResponderEliminar