lunes, 12 de diciembre de 2011

Mírame a los ojos, estoy aquí... Diferénciate


La tecnología, las prisas, el actual modo de trabajar en el mundo sanitario está provocando que olvidemos que el paciente debe ser el centro de todo, el elemento esencial. Y muchas veces ni siquiera hacemos algo tan básico como mirarle a los ojos.

Por ello, un grupo de profesionales sanitarios se ha unido a través de la red para concienciar a todo el mundo y recordar que una mirada puede hacer mucho. La calidad de la asistencia sanitaria no se basa exclusivamente en la tecnología o en los procesos, ya que los pequeños gestos son imprescindibles. Y mirar a los ojos de la persona que tenemos delante es una actitud necesaria.

Mírame, diferénciate es una iniciativa colaborativa que pretende recordar la importancia de la mirada y de los pequeños gestos en la atención sanitaria. Nuestra intención es llegar al máximo número de personas y por ello te solicitamos tu colaboración. Puedes obtener más información de la siguiente forma:
- Twitter: @diferencia_T

En la web puedes conocer algo más de la iniciativa, leer la revisión bibliográfica que se ha hecho respecto de la importancia de la mirada y la cercanía en la relación con el paciente, conseguir el logo y algunas imágenes para difundir la campaña tanto en tu blog como en tu entorno de trabajo, etc.

Además, si quieres que tu centro de trabajo o tu organización se unan a la iniciativa, aquí tienes más información.


Y como siempre, un poco de música para recordar que hoy es el día de las miradas. Y esperemos que siga siéndolo mañana...

9 comentarios:

  1. Espectacular!!! el video solo se merece un post!! me encanta!!

    ResponderEliminar
  2. No me gusta mucho el vínculo que haces entre tecnología y pérdida de valores humanos. No es la tecnología, son las personas que la usan.

    Puede que a algunos manejar el ordenador les parezca difícil, o que tengan tanta inseguridad o tecleen tan despacio que les dificulte la atención al paciente. En mi caso no es así. Gracias a clases de mecanografía tecleo más rápido de lo que me cuesta escribir con boli, la letra es más legible y al final siempre le puedo dar una copia del miniinforme al paciente en cada consulta. Esto no puedo hacerlo con tecnología como el bolígrafo, y me parece más humano. La impresora trabaja mientras hablamos, no necesito mirarla mientras hace su papel (he visto a muchos que no son capaces de imprimir y hablar al mismo tiempo...)

    Por otra parte en mi trabajo en investigación biomecánica como médico rehabilitador utilicé tecnología muy avanzada y cara, con varios ordenadores conectados. Eso no quitaba las bromas con los pacientes, la exploración manual (también hay una recogida de datos más clásica al lado del estudio tecnológico, y precisamente por ser exaustivo para la fría investigación la exploración era más completa). Y todo eso no evitaba que les mirase a los ojos, desde luego. Son pruebas largas, de una hora de duración o más en las que hay que pedir al paciente que haga muchas cosas. Si no lo hiciera con algo de humor y conversando no podrían aguantarlo ni ellos ni yo.

    No es la tecnología lo que deshumaniza. Es la inseguridad de los médicos, sus problemas personales, sus complejos. Algunos compañeros de clase no nos miraban a los ojos a los demás, solo miraban los libros, tenían serios problemas para socializar. Ahora en sus feudos son como pequeños dictadores.
    No es la tecnología, son las personas.

    ResponderEliminar
  3. Samfrado, no creo que la tecnología se la única culpable, claro que no y es cierto que ha traído muchas cosas buenas a la práctica médica diaria. El tener acceso a las pruebas realizadas, consultas de otros especialistas, medicación... con un simple click, es algo que está lleno de ventajas y nadie dice que no.

    Puede que para ti el tener un ordenador en la consulta no suponga dedicar más tiempo a mirar al ordenador que al paciente que tienes delante y espero que sea el final de todo ésto para todos. Pero a día de hoy, cuando muchos médicos no están hechos al ordenador, cuando las historias clínicas electrónicas, la prescripción electrónica... acaban de implantarse en muchos sitios, con programas diferentes que (hasta para el más diestro con la informática) requieren un mínimo período de adaptación, es necesario un tiempo que a veces no se tiene. Como dice Miguel, ésto lleva a que veces casi ni les miremos, o no lo hagamos cómo deberíamos hacerlo, es decir: Atentos a su mirada, a lo que nos están diciendo, a sus problemas... y no atentos a una pantalla (sí, les escuchamos, al menos casi todos, pero cómo realmente necesitan?)

    También soy médico (oncóloga radioterápica), y, aunque la HC electrónica creo que es algo que tiene muchas ventajas, estoy harta de problemas porque se me cuelga, no arranca, las imágenes no se cargan... Por eso, cada vez que tengo un paciente citado, intento ver todo antes de recibirle, para dedicarle todo el tiempo a él, a escuchar lo que tenga que decirme y explicarle el tratamiento, las pruebas que hemos de pedirle, explorarle... Tomo anotaciones sobre lo que me falta y luego, con el paciente fuera, cuando ya no tengo más pacientes, lo escribo todo en condiciones. ¿Lo hago bien? No lo sé... es cierto que no le doy un informe en el momento sino al final del tratamiento... Pero a día de hoy es mi forma de intentar humanizar la consulta. Espero mejorar, eso sí, pero no a costa de quitarles esos detalles que tanto ayudan a nuestros pacientes.

    Pero me ha encantado tu reflexión, a mi modo de verlo no es la tecnología, no, sino la tecnología en manos de las personas, personas que no están preparadas o requieren un tiempo para compaginarlo todo.

    Siento el rollo! gracias por darme qué pensar!

    Tere

    ResponderEliminar
  4. Tere, ojalá te tocara a tí el Sr. Pérez de mi historia.

    ResponderEliminar
  5. Mi hilo argumental iba en la linea del que expone Tere. Claro que son las personas, pero la adptación a los nuevos sistemas de historia clinica y demás estan provocando que se pase mas tiempo mirando la pantalla que al paciente.

    Te pongo tres ejemplos al respecto:
    - Articulo en The New York Times de septiembre de 2011: "When Computers Come Between Doctors and Patients"
    http://well.blogs.nytimes.com/2011/09/08/when-computers-come-between-doctors-and-patients/

    - Entrada del blog de Kevin MD: http://www.kevinmd.com/blog/2009/03/do-computers-interfere-with-doctor.html

    - Otro artículo de opinión del New York Times (2009): http://www.nytimes.com/2009/03/06/opinion/06coben.html

    - Artículo publicado en JAMIA: "The patient and the computer in the primary care consultation"
    http://jamia.bmj.com/content/18/2/138.abstract

    Es un poco la idea que había detrás de la referencia que hice a la tecnología.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Lo entiendo, pero no me gusta que se termine relacinando causa y efecto:
    tecnología=deshumanización.

    También hay que ver los casos en los que la tecnología hace que la cosa sea más cercana. Por ejemplo pacientes siguiendo blogs de sus médicos, o que reciben información de sus consultas por SMS.
    Hablar con tu abuela por Skype y verla es mucho más humano que por teléfono y mucho más cercano que solo por carta.

    Solo defendía que no puede ser causa-efecto. Tecnología no es igual a deshumanización. Somos las personas.

    ResponderEliminar
  7. Hola, queríamos darte la enhorabuena por tu blog y además
    ofrecerte nuestro servicio gratuito de intercambio de
    banners con el que conseguirás más visitas aún para tu blog.
    Puedes informarte sobre nuestro servicio en:
    www.simban.site50.net

    ResponderEliminar
  8. enfermero9 Gracias!!!! muaks!!!!

    Miguel, me alegro haber sabido cuál era tu idea... (después de haberme metido sin preguntar...)
    Un besote!

    ResponderEliminar
  9. Aunque los ejemplos que expones y la bibliografía que citas son abrumadores no hay que olvidar que toda la campaña se apoya en la tecnología para tratar de divulgar un mensaje humanizador. Somos las personas, no la máquinas ni la tecnología. Depende de cómo la usemos. También es buena forma esa de teclear cuando el paciente ha salido, si tienes tiempo. Y desde luego es buena idea en una consulta de oncología donde los sentimientos están a flor de piel. Desgraciadamente no podemos fiarnos de nuestra propia memoria. Es la típica reflexión sobre lo agradable de las terapias alternativas: el terapeuta alternativo te escucha más, te toca más y no dedica su tiempo a escribir ni mirar pruebas de imagen. Y sin embargo es imprescindible para nuestro trabajo. ¿Conoceís programas informáticos como Dragon Naturally Speaking. reconocen la voz para convertirla a texto en el acto. Tal vez en el futuro toda la historia se recoja sola transcribiendo toda la conversación directamente y automáticamente, sin tener ni que escribir ni teclear. ¿Cómo sería eso?

    ResponderEliminar