jueves, 19 de enero de 2012

Lo viejo vale, lo nuevo incumple



Estamos en una época en la que nos encanta criticar y buscar los diez pies a cada gato, y claro, así es difícil avanzar. Lo vemos cada día cuando analizamos desde un punto de vista metodológico las nuevas iniciativas, normas, proyectos, ideas o lo que sea. A lo nuevo se le exige todo, debe cumplir todos los requisitos, ha de llevar el visto bueno del ministro, de la agencia de calidad, del Papa y del Delegado del Gobierno. ¿Lógico? ¿Legal? Puede que sí, pero... ¿y a lo antiguo? ¿le exigimos lo mismo?

Un claro ejemplo es la relación con el paciente a través del correo electrónico. Un tema típico en los foros de debate es analizar si cumple o no con la normativa de protección de datos, y si es legal desde el punto de vista de garantizar los derechos del paciente. Y tanto se analiza que siempre se encuentra alguna pega para ponerlo en marcha. De hecho, las primeras referencias en la literatura científica al uso del email con los pacientes es de finales de los noventa (como el editorial de eMJA "Email: editors, doctors and patients", el artículo de Annals of Internal Medicine "Electronic Patient-Physician Communication: Problems and Promise" o el breve del British Medical Journal "Email contact between doctor and patient").

Sin embargo, nadie analiza y busca pegas o rechaza el uso del fax o la información sobre pacientes ingresados que se ofrece verbalmente en la entrada de los hospitales (¿os gustaría que dieran vuestro nombre y habitación en un hotel?). Son restos del pasado que nadie se cuestiona, o al menos que no desaparecen pese a que no garantizan la confidencialidad.

A los procesos nuevos les pedimos todo, a los antiguos se lo perdonamos. Y seguimos buscando la perfección para el futuro y conviviendo con la ineficiencia y la imperfección del pasado. Igual es que lo malo, con el paso del tiempo se transforma en bueno, o nos acostumbramos a ello y no le damos importancia.

11 comentarios:

  1. Toda la razón. En muchas ocasiones, los prejuicios ante la innovación son la principal barrera para su implementación

    ResponderEliminar
  2. Yo he estado en Sistemas de Información y se han planteado debates tan fariseos sobre el historial clínico y era difícil convencer a algunos cerebros hospitalarios que la historia es del paciente: los criterios paternalistas se enfrentan a las nuevas tecnologías con los miedos que antes ni se planteaban. Totalmente de acuerdo contigo: como siempre dando en el clavo. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Tienes toda la razón. Además a lo nuevo se le pide cumplir con todo esto aún antes de haber empezado a probarlo un poco, para ver cómo mejorarlo. Se exige ver los resultados que tuvieron otros que fueron pioneros, y que por tanto tal vez cometieron errores. Pero no se deja poner en práctica remediando los errores de esos pioneros.

    ResponderEliminar
  4. A mí me enseñaron que "lo mejor es enemigo de lo bueno" y me explico: si tienes un nuevo proceso, una nueva solución, un nuevo desarrollo y es bueno, ponlo en marcha... claro está que podría ser mejor, pero si te esperas a que sea mejor, nunca lo implantarás porque siempre le verás alguna pega.

    ResponderEliminar
  5. Tienes toda la razón.
    Como decía Machado "se hace camino al andar", si no andamos, haremos pocos caminos...
    Excelente reflexión.

    ResponderEliminar
  6. A mi me continúan mandando la información de los pacientes ingresados por fax y, aunque junto a una compañera, hemos hecho una propuesta de mejora, aún estamos esperando a que nos digan algo...

    Mientras lo miran propuse que me enviaran a mi correo institucional los datos, en lugar de por fax, y no les parece seguro. Por favor, que alguien me lo explique!

    ResponderEliminar
  7. "Avanzar, crecer, mejorar....bufff va dejalo que estamos bien como estamos, para que vas a cambiar"...
    al final somos unos pocos los que tenemos que tirar del carro y evangelizar, para iluminar el camino y de paso llevarnos más de una torta. Está claro que alguien debe de hacer el trabajo sucio. No cabe duda, que cuando se innova, y se hacen cambios surgen dificultades de las cuales también se aprende y se mejora.

    gracias por tus palabras @manyez
    @asesoriatecnica

    ResponderEliminar
  8. Como siempre ineficiencia, ineficacia e inmovilismo. Se tiene miedo a lo nuevo.
    Buena la canción eh? :)

    ResponderEliminar
  9. Un ejemplo mas (este tecnológico) de resistencia al cambio. Recuerdo que en una entrada trataste el tema y lo ilustraste con un divertidísimo video con trogloditas poniéndole pegas a la innovadora idea de la rueda:
    - "es que si la tuvieras cuadrada..."

    ¿Por qué una entidad como BBVA puede utilizar herramientas colaborativas de trabajo de Google y las administraciones no?

    Como siempre, magnífica y reflexiva entrada.

    ResponderEliminar
  10. Prejuicios que no nos dejan avanzar, cuanta razón hay en lo que dices. Cada fin de semana, en mi servicio de urgencias de primaria, recibimos la información de los avisos programados a domicilio de enfermería vía fax, además de los pacientes oncológicos en situación especial, la documentación la ve... hasta el apuntador!!! como se suele decir y después no hay ni trituradora de papel. Y por supuesto que no hay informatización del servicio por que muchos piensan en los problemas legales... en fin.

    ResponderEliminar
  11. Por microllevar la contraria, si lo mismo que comentas en el campo de las comunicaciones médico-paciente o de organización de funcionamiento interno lo trasladamos a los medicamentos...
    ¿se exige más a medicamentos nuevos que a medicamentos que llevan siglos con nosotros? ¿pasaría el AAS en su dosis antiinflamatoria ahora los estudios de seguridad?
    Pues es muy probable que fármacos como el AAS no pasara a día de hoy muchos controles de seguridad (en lo que a su dosis antiinflamatoria se refiere), pero en cambio es cierto que la antigüedad sí que nos da una información valiosa: nos enseña cómo de malo puede llegar a ser en condiciones reales. Esto es, en ocasiones el "más vale malo conocido" pero que en el caso de medicamentos puede que el "que bueno por conocer" traiga consigo consecuencias funestas con los pacientes [y ejemplos en los que alegrarnos de no haber pasado con furor a lo novedoso farmacológico -aunque en un inicio tuviera indicios de ser "bueno"- tenemos millones: rosiglitazona, cilostazol, dronedarona, cerivastatina,.... ¿quién sabe si dabigatrán)].

    [por descontado que de acuerdo con el tema del fax -tecnología que nunc debió existir- y otras lindezas que yacen sobre estas líneas-]

    ResponderEliminar