sábado, 11 de febrero de 2012

Casualidades cotidianas


Instantes especiales que se repiten, miradas cómplices casi desconocidas, canciones y coincidencias... Y pedir un deseo, como dice la canción. El jueves, Manel fue uno de los protagonistas (involuntarios) de la tarde en el Cibernarium, junto con las armaduras, y las sonrisas.

Sábado de música, volviendo a los orígenes.

4 comentarios:

  1. Tengo que añadir, que fue brillante tu aportación a la jornada...
    Aquí tienes una nueva seguidora...
    Felicidades!!!!
    Maite

    ResponderEliminar
  2. Fue una presentación impecable, Miguel. Y una idea fantástica tu asociación de ideas con las canciones de Manel.
    De todas formas, para mi lo mejor fue poder darte unos abrazos y descubrir que tras un perfil, un blog o un avatar que saca la lengua hay una PERSONA cercana, generosa y cariñosa. Has cambiado mi concepto de gurú y me encanta!
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  3. Miradas cómplices y sonrisas. Presencia cercana con ganas de silencios y conversación. Horas vividas intensamente. Ganas de más ;))

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar