martes, 15 de mayo de 2012

¿Dospuntocero eres tú?


Si hacemos una encuesta rápida sobre que esperamos de una web 2.0, lo más citado suele ser la interacción, la posibilidad de una comunicación bidireccional y que no se centre en el clásico texto o documento pdf. De hecho, como dice wikipedia:
Un sitio Web 2.0 permite a los usuarios interactuar y colaborar entre sí como creadores de contenido generado por usuarios en una comunidad virtual, a diferencia de sitios web donde los usuarios se limitan a la observación pasiva de los contenidos que se ha creado para ellos.

Incluso el propio Tim O'Reilly, el culpable de todo, señalaba claramente las diferencias entre las webs clásicas y la nueva web 2.0 en un artículo clave sobre el tema (que se puede leer en castellano en este enlace). Sin embargo, ¿podríamos calificar a las actuales webs que promueven la participación como 2.0? ¿Existe interactividad entre usuarios con los responsables de la web?

Un reciente artículo publicado en Journal of Health Communication titulado "Measuring Interactivity on Tobacco Control Websites" analizó 68 webs para dejar de fumar buscando herramientas de interacción y participación. ¿Y qué se encontraron?
- El 68% incluía contenidos no basados en texto, como galerías de imágenes, vídeos o podcasts.
- El 16% de las webs permitía la conversación a través de foros o blogs con comentarios.
- Finalmente, los enlaces a redes sociales no fueron muy comunes: 25% con Twitter, 22% a Facebook y 16% a Youtube.

Y aún quedan muchas lagunas: ¿cuantas webs tienen vocación de continuidad y disponen de estrategias de respuesta y dinamización? ¿Permitir los comentarios es suficiente? Hay dos elementos que nos encanta repetir y que en plena vorágine solemos olvidar:
- Para dar un paso más y lanzarse a proyectos de web 2.0, es necesario tener una buena base informativa en la web. Una web actualizada es el primer factor de éxito de una web participativa.
- Utiliza herramientas 2.0 cuando las necesites ya que no siempre hay que tenerlo todo. Es decir, no abras una cuenta de Facebook porque todos lo tienen, solo hazlo si lo necesitas.


2 comentarios:

  1. Añadiría una tercera: permitir comentarios no es suficiente, se tiene que establecer un diálogo entre pares, el o los administradores, o los autores deben interactuar con los lectores.

    ResponderEliminar
  2. Querido Miguel,
    Cuanta razón llevas, y lo hemos hablado muchas veces, que para ser 2.0 hay que tener un 1.0 potente, así evitamos el caer en la verborrea compulsiva de algun@s en redes sociales. Me gusta pensar que el 2.0 es la evolución y el camino lógico tras años de publicar y publicar contenidos y servicios para los que no obtenías la opinión "del otro lado". A mí, ahora hasta me gusta que me critiquen y participo en debates sanos que nos llevan a todos un paso más allá.
    Y antes de que abandone las teclas, gracias por el post que ha sido mi inspiración para "O cambias o e cambian" en Miraquebé http://miraquebe.blogspot.com.es/2012/05/o-cambias-o-te-cambian.html

    ResponderEliminar