martes, 22 de mayo de 2012

El salmón y el colchón de latex: una aproximación



Las organizaciones complejas y con pocos cambios, es decir, que mas que transformarse se dedican a evolucionar lentamente, tienen una particularidad curiosa: cualquier cambio, por leve que sea, puede tener consecuencias inesperadas en cualquier persona o proceso que nadie ha tenido en cuenta a la hora de planificar el cambio en cuestión.

El paso del tiempo y la adaptación por inercia o costumbre acaba construyendo una cultura organizacional poco escandalosa, basada en el día a día, centrada en la comodidad y en la rutina. Ademas, muchas de esas relaciones formales se basan en acuerdos tácitos informales con poca validez legal pero con total validez real: es decir, el poder de la costumbre. Por ello, y dado que dicha forma de trabajar no estaáen ninguna guía y no existe un mapa de procesos real que incluya todas esas relaciones no oficiales pero influyentes, al final el cambio acaba siendo un salmón: que aunque pueda parecer que está en mar abierto, realmente sube el río a contracorriente.

Por ello, en cualquier organización grande, poco acostumbrada a los cambios, mas centrada en transformaciones legales (a golpe de decreto) que en estrategias y modelos de gestión, toda decisión debe ser analizada con lupa, para evitar que nos cataloguen de elefante en la cacharreria.

Ah, curiosamente, y dada esa capacidad de absorber los cambios, salvo transformaciones radicales, estas organizaciones los acaban asumiendo y poco a poco vuelven a su estado anterior. Esta cualidad es semejante a la de los colchones de látex que después de modificar su forma, y cuando dejan de recibir presión, vuelven a su estado habitual.

Por ello, el efecto salmón (nadar contracorriente sin saberlo) y el comportamiento colchón de látex (que vuelve a su posición después de sufrir un cambio) son dos elementos que la gestión sanitaria publica debería tener en cuenta antes de elaborar cualquier planificación o estrategia.


5 comentarios:

  1. "Ademas, muchas de esas relaciones formales se basan en acuerdos tácitos informales con poca validez legal pero con total validez real: es decir, el poder de la costumbre." Como dice una gran amiga mía, "costumbres hacen leyes".

    ResponderEliminar
  2. estaba pasando por aca y lei tu comentario yy estoy mas que de acuerdo con tus palabras las costumbres hacen a los pueblos

    ResponderEliminar
  3. Sobre resistencias quizas deberiamos de reflexionar nosotros mismos como personal sanitario, de gestion..., si estamos dispuestos al cambio, a asumir nuevas formas de trabajo o si realmente estamos mas comodos en nuestras zonas de confort, realizando y desarrollando un trabajo q no nos obliga a realizar ningun sobreesfuerzo,salvo el propio de la tarea encomendada. Y por supuesto, con quejas a terceros... ejemplo de comunicacion y actitud pasiva. El ser humano es acomodaticio, sus posturas tanto fisicas como comportamentales y de conducta son dificiles de cambiar, y mucho menos a golpe de decreto. Quizas uno de los grandes errores es no hacer participe al personal q esta realmenmte implicado en el trabajo, conociendo el paño o quizas el sempiterno intento de sacar un redito politico, ya sea ante la sociedad o ante el propio partido. La culpa de la crisis en sanidad no es de q alguien se lleve un rollo de papel higienico a su casa... hay q mirar mas arriba---- o mas abajo, dependiendo de por donde salga la mierda.

    ResponderEliminar
  4. Miguel,
    Mucho más latex que salmon... La mayoria de nuestras organizaciones más pendientes de cumplir la norma que la eficacia .....y cuando el contrato tácito se incumple bellum erga omnen y todo vuelve a su estado natural. En fin sugiero sinónimos del sindrome de Latex : Levitan, Lampedusa, procrastinación
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. @VirgiForero Virginia24/5/12 23:14

    Es curioso, pero precisamente leo esta entrada y me acuerdo que en el hospital donde trabajo, se necesitan ahora salmones que naveguen a contracorriente, ya que se avecinan cambios que pueden tener consecuencias inesperadas. Precisamente son esas formas de trabajar de manera rutinaria y en comodidad las que ocasionan que se descuiden ciertas cuestiones que debían ser evitables, y como muestra un botón: http://www.diariosur.es/v/20120524/malaga/elevan-afectados-bacteria-carlos-20120524.html
    Buen post. Un saludo

    ResponderEliminar