jueves, 11 de octubre de 2012

Sencillo y útil: ¿enemigos íntimos?


Una viñeta aplicable a muchos entornos... Incluso se puede aplicar al sanitario, por ejemplo a las aplicaciones de historia clínica. Una reflexión al respecto ya la escribió Fran Sánchez en su blog preguntándose en voz alta si sería posible imitar las webs de Facebook o Amazon a la hora de diseñar las aplicaciones de historia clínica electrónica.

El problema es que a veces, lo sencillo no funciona. ¿O podemos unir lo útil y lo sencillo con lo potente? Demasiadas preguntas sin respuesta.


15 comentarios:

  1. Sencillo y útil, me bien a la cabeza el concepto de LEAN. Tenemos que eliminar la grasa de todos nuestros procesos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. siempre pensando en lo mismo, jajaja... La verdad es que el LEAN ayudaría mucho a hacer mejor las cosas

      Eliminar
  2. En una sola de las muestras recibidas, un buen médico de familia me pone en la petición electrónica una orientación clínica del paciente, que modifica la interpretación y el procesamiento de la muestra enviada al laboratorio de microbiología...

    ¿Para una sola de las más de 300 diarias?

    ResponderEliminar
  3. A mi se me viene a la cabeza una reflexión de un directivo de Google:

    "Sencillo no significa simple por que en muchas ocasiones llegar a encontrar la solución más simple requiere mucho tiempo de estudio. Pero en cualquier caso el usuario final necesita que le demos la mejor herramienta para que la pueda utilizar sin ningún tipo de problemas.”

    Útil y sencillo= más eficiente.

    Como bien dice Iñaki, "eliminemos la grasa de nuestros procesos".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En grasa vamos sobrados, y lo peor es que cada dia le ponemos más
      Gracias por tu opinión :)

      Eliminar
  4. En línea con la cita de Vítor, creo que no es incompatible lograr una herramienta potente de uso sencillo. El buen diseño de una herramienta hace que la complejidad esté del lado del sistema y sea trasparente para el usuario, es decir, para lograr diseños muy sencillos como la caja de Google o los interfaces Apple hay mucha complejidad por debajo.

    Los malos diseños, no sólo a nivel visual, sino sobre todo a nivel funcional, lo que hacen es trasladar la complejidad al usuario.

    ¿Qué diferencia Amazon o Google de herramientas como las que citáis? Los usuarios de Amazon o Google se irían a otras webs si dejan de ser útiles y manejables, en cambio las herramientas profesionales tienen usuarios cautivos, que no tienen alternativa, con lo que no hay suficiente motivación para mejorarlas. Total, dirán, si los usuarios se quejan es porque son torpes y todo es muy complejo.

    Otra diferencia que intuyo (realmente no conozco cómo se hacen las cosas, seguro que alguien me ilustra), es que como consecuencia de lo anterior en Apple o Google cuentan con potentes equipos de experiencia de usuario, cuya misión es hacer la experiencia de uso de una herramienta mejor posible. Imagino que las herramientas de historia clínica las hacen entre ejecutivos del órgano competente e ingenieros sin que nadie se preocupe por los sufridos usuarios de la misma, que al fin de cuentas no tienen alternativa.

    ResponderEliminar
  5. mañana escribo post con un caso clínico a tenor de esta idea. gracias por darme pie.

    ResponderEliminar
  6. El problema es que en efecto la experiencia de usuario real no se tiene en cuenta, y lo que es peor, lo nuestro siempre es mucho mejor que lo de otros, y seguro que lo podemos hacer en casa en tres semanas por cuatro perras. Lo de como usuario tener que hacer 400 clicks para introducir cada proceso cuando la medicina a menudo es una conversación (medico-paciente, medico-medico, medico-cuidador, medico-maquina) esperamos y deseamos sea pronto parte del pasado. Otro rollo es cuando todo el mundo se lanza a hacer su propia plataforma total de control y dominación, que pretende tener cautiva (que no cautivar) a la organización. Nosotros en Doctoralia estamos camino de abrir todo en una API para que todo sea más facil, y que cada uno adapte nuestra propuesta de cita online a su realidad. Interesados ya sabéis, http://www.doctoralia.com/partners.aspx
    Un abrazo y bien pensado

    ResponderEliminar
  7. Buenos días
    Me ofrecería a participar en uno de esos equipos de experiencia de usuario.
    Echo en falta la participación de lingüistas en los diseños. Creo que utilizan jerga informática y algunos simplemente no entendemos el significado de la palabra, o no utilizamos la acepción que se espera de nosotros.
    Para acceder a una web de una entidad bancaria que utilizo lo primero que me piden que teclee es "Identificación de Usuario". Yo no entendía si debía teclear mi número secreto, mi DNI o el número de mi cuenta corriente. Resulta que se referían al número de mi tarjeta de crédito. ¿No es más sencillo llamarlo así? Incluso escribir: "Para comenzar teclee el número de su tarjeta de crédito".Hay muchos ejemplos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Hola,
    es cierto que nos complicamos la vida con procesos complejos, con miles de campos, con interminables formularios...Qué difícil lo hacemos todo cuando en realidad el camino más corto sigue siendo la línea recta.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. El problema es que hay mucho 'despotismo sanitario' en el sentido de 'todo para el profesional, pero sin contar con él'.

    Soy fan de la metodología Lean, al igual que Iñaki y Vítor y creo que la mayoría de las veces nos quedamos en una interfaz 'bonita y recargada' que no es nada amigable y nos olvidamos de probar y testear con los usuarios una y otra vez, hasta que demos con la más adecuada.

    Soy consciente de que es muy difícil simplificar la complejidad, pero es que a veces hacemos las cosas complejas pensando que así parecen más profesionales

    ResponderEliminar
  10. Una cuestión importante es que se contrata un producto ya realizado, aunque se puedan hacer modificaciones, en lugar de contratar una empresa que te diseñe lo que tu quieres. Cuando entra en contacto con los profesionales aparecen los problemas....y no se puede rescindir el contrato que se ha realizado a nivel político.
    Otra importante cuestión es el hecho de que no se observe la linealidad cronológica del paciente y la transversalidad de los distintos profesionales, especialidades y niveles asistenciales, convirtiendo la historia clínica en una amalgama de procesos, episodios y formularios inconexos y vacíos de información per se.

    ResponderEliminar
  11. Una cuestión importante es que se contrata un producto ya realizado, aunque se puedan hacer modificaciones, en lugar de contratar una empresa que te diseñe lo que tu quieres. Cuando entra en contacto con los profesionales aparecen los problemas....y no se puede rescindir el contrato que se ha realizado a nivel político.
    Otra importante cuestión es el hecho de que no se observe la linealidad cronológica del paciente y la transversalidad de los distintos profesionales, especialidades y niveles asistenciales, convirtiendo la historia clínica en una amalgama de procesos, episodios y formularios inconexos y vacíos de información per se.

    ResponderEliminar
  12. Esas son ideas que las ponen a trabajar y después valen millones pero para que la repitan es muy complicado
    para la salud

    ResponderEliminar
  13. Aquí faltaría tener en cuenta el presupuesto del que puede disponer Google o Facebook para sus ingenieros y los presupuestos que hay habitualmente para el diseño de aplicaciones sanitarias... Normalmente poco dinero, pliegos a los que se va 'porque hay que ir' y sabiendo de antemano que es imposible hacer un buen trabajo. Al final se invierte una barbaridad de dinero mal planificado para desarrollar herramientas ineficientes porque han estado planteadas desde las prisas y el poco presupuesto inicial.

    ResponderEliminar