jueves, 8 de noviembre de 2012

La estrategia glocal: tan lejos, tan cerca


Las organizaciones grandes tienen la fuerza del tamaño pero el inconveniente de la distancia (física o emocional) entre sus partes. Imaginemos un servicio de salud autonómico, constituido por 4 provincias, 15 hospitales, 128 centros de salud y medio centenar de centros y consultorios de diversa índole. ¿Qué ocurre con las iniciativas de mejora?

Hoy por hoy es muy sencillo poner en marcha nuevos programas a nivel local. Grupos poco numerosos, agilidad y cercanía a los pacientes. Un buen ejemplo podría ser un proyecto de consulta por email con pacientes en atención primaria, algo sencillo de poner en marcha y con muchas posibilidades. Con unos pocos folletos, algún cartel, tecnología básica y gratuita (sin necesidad de contar con la unidad de informática), mucha información en la consulta, mostrador y sala de espera y algo de voluntariedad, seguramente saldrá bien (aunque siempre haya alguien que no se adhiera).

¿Y si ese proyecto lo asumiera la gran organización? Grupos de trabajo, puesta en marcha en algún centro con carácter experimental, algún estudio adicional, visita de algún director general y, si todo va bien, extensión del proyecto a cinco centros más, o incluso a toda la provincia. Por supuesto, una plataforma de mensajería asociada a la aplicación de historia electrónica y mucha mayor seguridad para todos, profesionales y pacientes. ¿Beneficios? Apoyo de la organización, buen diseño y (seguramente) incentivación económica. Integración con el resto de sistemas. ¿Debilidades? Se suele ver como un proyecto decidido arriba, casi sin dialogo. Poca aceptación ya que los proyectos estandarizados no suelen adecuarse a todas las necesidades. Y por supuesto, la pérdida de la motivación que genera la puesta en marcha de proyectos propios.

La duda se ha planteado en muchos foros: ¿merece la pena que los proyectos locales sigan su curso? ¿se dota de libertad de acción a cada centro o área? ¿O mejor dirigir y promover desde la organización central todas las iniciativas de mejora, de forma coordinada? Lo local permite agilidad y una respuesta casi inmediata a la necesidad que se detecta. Lo global implica coordinación, elimina la competencia entre centros y permite que todos ofrezcan lo mismo, sin diferencias (equidad al fin y al cabo).

Quizás las estrategias "glocales" (pensar globalmente, actuar localmente) consigan paliar los problemas de ambas. Aunque sinceramente, es difícil el término medio entre ambos extremos. Además, ¿es positiva la competencia entre centros en el desarrollo de mejoras? ¿Asumiríamos que un centro vecino "copiara" el desarrollo completo de la mejora del centro pionero? Los equipos de trabajo son muy similares a las personas: algunos muy activos, otros más calmados. Pero si eliminamos esa iniciativa local, asfixiamos la creatividad de los profesionales... 

Muchas dudas. Y también muchos fracasos sobre la mesa. 

2 comentarios:

  1. Te veo en mi casa comentando la jugada... http://medicablogs.diariomedico.com/unademedicos/2012/11/11/la-magdalena-glocal-y-los-molinos-de-viento/

    ResponderEliminar