miércoles, 12 de diciembre de 2012

Cambios y miradas #diferencia_T #carnavalsalud


Hoy se cumple un año desde aquel primer día de Mírame, Diferénciate. Casi 16 meses desde aquella entrada inicial que marcó el punto de partida en el blog Cuidando. Nuestra intención es hablar de la iniciativa para responder a alguna de las tres preguntas que se proponen desde su web: 
¿Qué ha significado para tí esta iniciativa? ¿Crees que ha promovido cambios? ¿Consideras que proyectos de este tipo, nacidos en la redes, pueden incidir en el mundo analógico?

Nuestra opinión acerca de la iniciativa tiene el sesgo derivado de nuestra participación activa desde el primer día en su desarrollo, puesta en marcha, etc. Pero aún así, queremos hacer una serie de reflexiones sobre distintos aspectos, ya que este tipo de iniciativas son un aprendizaje en si mismas. Además, hemos tenido la suerte y la oportunidad de trabajar en un equipo con grandes profesionales (y amigos) lo que facilita el trabajo y hace que la cooperación sea más sencilla y potente.

El primer aspecto que queremos comentar es el uso de herramientas 2.0 para la elaboración y difusión de la iniciativa. Quizás ese sea el principal cambio con las iniciativas de hace 10 años: la facilidad para trabajar en equipo. Discutir ideas a través de skype, desarrollar textos en un documento de GDocs, dropbox, compartir imagenes en flickr, toma de decisiones rápida basada en whatsapp, recogida de opiniones en el blog, difusión rápida a través de redes sociales, etc. La capacidad y potencia de estas herramientas ha sido una de las fortalezas de la iniciativa y es casi la "culpable" de que la organización de los equipos de trabajo, las decisiones, el desarrollo de la propia iniciativa (textos, fotos, web, etc) pueda realizarse entre personas que no se han visto nunca, trabajando por un mismo objetivo, a distancia, conscientes de que nadie es más importante que nadie.

Por otra parte, se ha hecho un gran trabajo dirigido a "vender" la iniciativa, a comunicar lo que queremos conseguir, a explicar en que consiste esta idea, y para ello se han utilizado todos los medios a nuestro alcance. Concursos, entrevistas, premios, hashtags virales en twitter, vídeos, participación en jornadas, carteles, mapas de adhesiones, fotos, canciones, participación de famosos, etc. Todo vale y con todo se da un paso más. Esta apuesta clara por la comunicación ha sido uno de los grandes aciertos de la iniciativa.

La estructura de difusión que se utilizó partía de una web central (con wordpress) en la que se colgaban todos los documentos, se difundían todos los mensajes, se publicaban posts, avisos, etc. Toda la documentación para adhesiones, participación y otra información está disponible en la web. desde textos a carteles. Por otra parte, se ha intentado que toda la difusión en redes sociales (facebook y twitter principalmente) incluyera un enlace con la web para así evitar errores y problemas con los mensajes y su exactitud. Asimismo, se elaboró una presentación sencilla en powerpoint para que cualquier profesional pudiera realizar una sesión en su centro de trabajo presentando la iniciativa.

Finalmente, un elemento no tan visible pero muy importante ha sido el científico. Antes del lanzamiento oficial de la iniciativa se elaboró un estudio y una revisión bibliográfica sobre la cercanía y la humanización en la atención sanitaria, ya que se consideraba que el rigor y la evidencia debían impregnar los mensajes y los carteles de difusión. 

La experiencia de colaborar y trabajar en equipo ha sido muy estimulante. Desde el principio se planteó una división funcional del trabajo, con una persona responsable de cada área para intentar que siempre hubiera un interlocutor claro en cada tema. Quizás el mundo 2.0 es más amigo de la no-organización y de la toma de decisiones al estilo asambleario, pero en grupos grandes es fundamental contar con algunas personas que coordinen el trabajo y las ideas. 

Sin embargo, la parte de los cambios provocados por esta iniciativa en los profesionales y organizaciones es algo menos positiva. ¿Acaso con una iniciativa online podemos cambiar comportamientos? En el caso de Mírame, Diferénciate contamos con un problema añadido: no hay una evaluación clara sobre su impacto, principalmente porque su medición sería muy compleja y casi imposible. Pero podemos hacer algunas consideraciones al respecto:

- La difusión del mensaje no implica que el profesional que lo reciba cambie o adapte automáticamente su comportamiento. Por ello, este tipo de iniciativas (si realmente quieren conseguir el cambio) no deben quedarse en la difusión y dar un paso más.
- Una de las claves es unir una difusión global a través de redes sociales y la acción local, a través de organizaciones, profesionales, unidades asistenciales, etc. Quizás hay un exceso de confianza en la difusión de hábitos basada en la comunicación del mensaje y esto no siempre es así, ya que el cambio real no se consigue sólo con un impacto. El cambio en los profesionales tiene un componente de cercanía, de comunicación con los pares, de influencia del entorno de trabajo; y hasta ese nivel es muy difícil llegar a través de internet.
- Otro elemento que ha podido minar el desarrollo de la iniciativa es que el voluntarismo tiene fecha de caducidad. En un grupo tan numeroso como el de esta iniciativa, y teniendo en cuenta que todo se ha basado en la inteligencia colectiva y en el trabajo voluntario de todos los participantes, existe un momento en que la dedicación empieza a no ser la misma.  El cambio exige un trabajo a largo plazo y quizás la intensidad para un profesional que colabora de forma voluntaria y no retribuida no es constante, y por otra parte, no es posible exigir una dedicación mínima a alguien que colabora de forma voluntaria.
- Sobre el cambio de comportamiento y las herramientas online, os dejamos con dos presentaciones que hemos elaborado al respecto. La primera es sobre promoción de la salud 2.0 y la otra sobre osteoporosis y hábitos saludables.

En resumen, y respondiendo a las preguntas iniciales: 
- Para nosotros ha sido un honor y un autentico placer poder colaborar con Mírame, Diferénciate. El trabajo en equipo con profesionales como los que integran la iniciativa siempre enriquece (y más con un maestro de ceremonias como Serafín, que ha sdo un verdadero líder). Además, como ya hemos comentado, es una gran forma de aprender.
- Respecto a la promoción de cambios, quizás se haya conseguido recordar algo tan básico como la cercania en el trato al paciente, pero creemos que el cambio es más difícil. 
- Los proyectos colaborativos 2.0 pueden tener una incidencia moderada en el mundo analógico, pero si bien los medios de comunicación pueden hacerse eco, el cambio de comportamiento y de cultura de trabajo necesita de otras herramientas.

Nota final: gracias a todos los que habéis colaborado, participado o ayudado con la iniciativa Mírame, Diferénciate. Como decía Mafalda, si no fuera por todos, nadie sería nada.

1 comentario:

  1. Enhorabuena por la iniciativa

    Aún sigo preguntándome por qué a los profesionales de la salud nos cuesta tanto ser amables y sonreir.

    http://risareinasofia.wikispaces.com/FOTOS
    (Mayo/2011)

    ResponderEliminar