sábado, 22 de diciembre de 2012

Ryan Adams y Otto: historias de sábado


Empiezan a llegar los días de hacer balance del año, de pensar en las promesas y buenas intenciones del año que está a la vuelta de la esquina. Pero la sensación que tenemos es que 2012 ha sido un año poco equilibrado, más centrado en la forma que en el fondo, sin que lo hayamos saboreado como debemos. Es lo malo de la comunicación del siglo XXI, que de tanto resumir y hacer los mensajes tuiteables, que perdemos la esencia.

Por eso, os regalamos dos trocitos de esencia, para que nadie olvide que hay cosas sencillas e importantes, que duran más de diez segundos pero menos de diez minutos, que realmente nos ayudan a saborear este año, un año duro, pero un año al que hemos sobrevivido.

Empezamos con un libro especial. Nuestro gran amigo Antonio ha escrito un libro para niños que se titula "Otto se muda a Villacuadrado" junto a Helena Écija, que se encarga de las ilustraciones. Está en formato digital y realmente merece la pena (lo hemos comprado y leído, así que os podéis fiar). A vuestra disposición en ibookstore.

Y el segundo trocito, ya para acabar, es una canción de Ryan Adams, sencilla, de las que se quedan sonando cuando acaban. Perfecta para momentos de silencio, como todos los de 2012, que ha sido un año de silencios forzados, de desapariciones y de cambios inesperados. Feliz día

1 comentario:

  1. Si, el 2012 fué un año de inseguridad,miedo,desconfianza,talvez debido a que cada dia nos tenemos que afrontar con las consecuencias de la crisis,y el agobio de la red social.La comunicación en la red social va tan rápido que ya ni pensamos para hablar,pero escribimos y despues pensamos.La esencia de la felicidad es eso,disfrutar de las cosas más simples,porque parece ser que cada dia tenemos más o queremos más pero disfrutamos menos.
    Un saludo!

    ResponderEliminar