miércoles, 6 de febrero de 2013

La hache que no queria ser muda


El juego de poderes en el sistema sanitario acaba dejando poco espacio para salirse del camino que entre todos se traza para evitar que nadie roce el terreno de otros. Por eso los que intentan cambiar las cosas, o seguir un camino diferente, lo acaban teniendo muy difícil y finalmente son reconducidos por la mismísima inteligencia colectiva a un punto de encuentro común, con un espacio (controlado) para hacer locuras que no consigan cambiar nada.

Como cantaba Ruben Blades, "si naciste pa'martillo del cielo te caen los clavos". Y en el mundo de las organizaciones sanitarias pasa algo parecido, el destino está escrito, parece que todas las señales apuntan en la misma dirección, y cualquier giro inesperado acaba mal. Y no hablamos de protocolos asistenciales ni de modelos sanitarios públicos o privados, sino de funciones, de trabajo en equipo, de poder mal repartido, de relaciones entre colectivos profesionales, de luchas internas. En definitiva, de costumbres arcaicas que siguen siendo el centro de la cultura.

La resistencia ha llegado a límites insostenibles, todos quieren ganar y nadie quiere cambiar (ojo, no hablamos de perder), nadie se atreve a nadar en mares de riesgo e incertidumbre. Y solo hay reacción cuando tiemblan los cimientos, cuando vemos que el iceberg es más grande que nosotros. Y las razones y la evidencia no existen, nada es lógico, y el análisis riguroso y objetivo desaparece. Julio Mayol habla de algo parecido en su blog y lo titula de una forma muy llamativa: "Si no se te levanta".

El problema es que después del iceberg, cuando la política vuelva a dejar tranquilo al sistema sanitario, todo volverá a ser como siempre. O no...


3 comentarios:

  1. Siguiendo con el toque musical del post de hoy "hay señales que indican otra dirección..." Quizás sean las menos, pero algunas hay. Prueba de ello es esta reflexión.
    Me quedo con el "o no final"
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Muy gallego el "O no"

    Desde mi puesto de trabajo contemplo a diario escenas del tipo "eso no lo hago que no me toca" "eso no lo pone en el reparto de tareas" "yo en mi espacio y si tienen prisa que programen menos..." o aquellas dantescas situaciones en las que, basándose en los 'santos' estatutos las muestras de laboratorio necesitaban 2 personas para su transporte: La TCAE para la muestra y el celador para el volante... y así tantas...

    Hace poco lo tuiteé y sé que me grajea pocas simpatías pero ¿a cuantos "eso no lo hago" es equivalente un ERE de fin de semana? porque pasaremos de este extremo a ese si no hacemos algo coherente por salvar la asistencia sanitaria pública CAMBIANDO y asumiendo que podemos hacer más de lo que ahora hacemos...

    ResponderEliminar
  3. Hola si es cierto esto ocurre a menudo y crei que en muchos lugares es donde pasa esto, en mi trabajo nadie va a alla de sus responsabilidades

    ResponderEliminar